Inicio > Salud > Cansancio Crónico ( síndrome de Mobbing, Psicoterrorismo o Hostigamiento Laboral )

Cansancio Crónico ( síndrome de Mobbing, Psicoterrorismo o Hostigamiento Laboral )

El cansancio, antes de transformarse en un síntoma es un signo o señal de algún tipo de exceso en la actividad, ya sea física o mental. Ante su presencia, moderar la actividad, bajar el ritmo y descansar ayudará a evitar su agravamiento

Muchas personas son capaces de tolerar la sobreactividad, y el cansancio resultante de la misma, sin desarrollar trastornos en su salud física. Sin embargo, nadie está exento de padecer un estado de cansancio crónico.

El cansancio como síntoma tiene lugar cuando su magnitud es tal que dificulta continuar con una tarea o imposibilita llevarla a cabo en el caso extremo. Tener menor o mayor cansancio depende de la intensidad y del tiempo de evolución del mismo.

Todos conocemos la sensación de cansancio después de un esfuerzo físico prolongado o luego de un período de trabajo intenso. Este tipo de cansancio es normal y transitorio. Si persiste en el tiempo de manera prolongada, limitando la actividad normal y alterando el estilo de vida de una persona, entonces se convierte en un tipo de cansancio extremo y anormal.

Consideramos al cansancio como una vivencia subjetiva que en su forma de expresión depende del contexto sociocultural en que la persona está inversa. Cuando el cansancio es de corta duración, siempre es mejor tolerado que si el cansancio es permanente. Esto ocurre tanto a nivel biológico como también en los niveles psicológico y social.

Los efectos y las consecuencias que el cansancio causa en la capacidad del sujeto para seguir haciendo las tareas cotidianas repercuten tanto en el sujeto como en su entorno inmediato.

En nuestra cultura la actividad está sobrevalorada y queda poco margen para reconocer los excesos de cualquier tipo. Esto se transforma en presión social y en estrés físico y emocional, que no hacen más que exacerbar el cansancio como síntoma.

Prevenir el cansancio crónico exige:

- Comprender la vivencia de cansancio extremo como algo ajeno al ritmo de actividad normal.
- Replantear que se puede y que no se puede hacer en forma continuada, en el día a día.
- Reconocer los propios límites y respetarlos o no de acuerdo a las particulares necesidades que el cuerpo y la situación planteen en cada momento.
-Desarrollar estrategias para manejar mejor las situaciones que puedan llevar al agotamiento.

El modelo para la prevención del cansancio crónico que propongo considera el desarrollo de habilidades para aprender a manejar las situaciones de estrés que llevan a la sobrecarga de la actividad. Para ello se tendrán en cuenta los factores biológicos, psicológicos y
socioculturales que intervienen. Se evaluarán las respuestas cognitivas y comporta mentales para elaborar los ajustes y cambios de la conducta necesarios.

El mobbing

La palabra engloba una gran cantidad de acciones y actitudes de violencia grupal psicosocial que se ejerce contra las personas, lo que crea situaciones de hostigamiento psicológico en cualquier institución. Éste se manifiesta en forma de conflictos interpersonales.

No se trata de la bronca individual que pueda tener una persona con otra. Los expertos aseguran que es un tipo de violencia social que ponen en marcha personas cuya firme voluntad es destruir a otra. Y, en efecto, la persona agredida acaba más o menos destruida si llega a identificarse con los comportamientos y valores que injustamente se le atribuyen.


El cansancio, antes de transformarse en un síntoma es un signo o señal de algún tipo de exceso en la actividad, ya sea física o mental. Ante su presencia, moderar la actividad, bajar el ritmo y descansar ayudará a evitar su agravamiento
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 8661 veces