Inicio > Salud > Cafeína podría significar un problema para diabéticos

Cafeína podría significar un problema para diabéticos

Consumir el equivalente a cuatro tazas diarias condujo a grandes aumentos en los niveles de glucemia

Una investigación reciente sugiere que la cafeína contenida en esas tazas diarias de café podría acarrear problemas de azúcar para los diabéticos.

En un grupo pequeño de diez diabéticos, los niveles de glucemia aumentaron en ocho por ciento cuando tomaron pastillas que contenían la cantidad de cafeína que hay en cuatro tazas de café.

"Tenemos razones para creer que el consumo de cafeína, cuya fuente más común es el café, podría ser perjudicial para los pacientes de diabetes tipo 2 y podría dificultarles que mantengan el control apropiado de sus niveles de glucosa", aseguró James Lane, autor del estudio y profesor de psicología médica de la Duke University.

Aunque algunas investigaciones han sugerido que los antioxidantes del café podrían prevenir la diabetes en las mujeres, las pruebas de laboratorio han cuestionado si la cafeína altera la capacidad del organismo para procesar la glucemia. "Queremos demostrar que lo que hemos visto en el laboratorio sucede en la vida real cuando la gente lleva vidas normales", aseguró Lane.

En el nuevo estudio, los investigadores implantaron un sensor diminuto en el abdomen de diez pacientes diabéticos que no usaban insulina. El sensor dio seguimiento a los niveles de glucemia durante un periodo de 72 horas.

En el transcurso de varios días, los pacientes, todos bebedores de café, alternaron entre tomar placebos y 500 miligramos de cafeína diarios en cápsula. Ese nivel de cafeína es igual a cuatro tazas de ocho onzas (237 ml) de café.

En los días en que consumieron las píldoras de cafeína, los niveles de glucemia de los pacientes aumentaron en ocho por ciento, en comparación con cuando tomaron los placebos. La glucemia aumentó también después de las comidas, sobre todo después de la cena, cuando aumentó en 26 por ciento.

Hay un par de explicaciones posibles, según Lane. Una de ellas, es que la cafeína podría interferir con la transferencia de glucosa de la sangre a las células del organismo, lo que aumenta los niveles de glucemia. Otra posibilidad, dijo, es que la cafeína podría estimular al hígado a liberar glucosa cuando no es necesario.

Un investigador que estudia el café asegura que el estudio tiene algunas limitaciones. Por un lado, examina los efectos durante un día, no a largo plazo, aseguró Rob van Dam, científico investigador de la Facultad de salud pública de la Harvard. Por otro lado, "debería tenerse en cuenta que los efectos de la cafeína en cápsulas no se pueden interpretar directamente como los del café que contiene cafeína, pues estudios anteriores han hallado efectos menos pronunciados del café que contiene cafeína sobre la glucemia, en comparación con la cafeína aislada", agregó.

¿Qué se puede hacer? Lane sugirió mantener bajo control el consumo de café. "Valdría la pena que los diabéticos que consumen café traten de eliminarlo durante un tiempo para determinar si la glucemia mejora", aseguró Lane. "Simplemente es algo que podría mejorar la diabetes".

El café descafeinado también podría ser la solución. De hecho, van Dam aseguró que un estudio anterior había demostrado que el café descafeinado en realidad reducía los aumentos en la glucemia después de que la gente consumía alimentos dulces. "Por ende, podría ser útil para los diabéticos tratar de cambiar al café descafeinado y determinar si mejora el control de su glucemia", dijo.

Consumir el equivalente a cuatro tazas diarias condujo a grandes aumentos en los niveles de glucemia
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 6524 veces