Inicio > Salud > ¿Por qué volvemos a engordar?

¿Por qué volvemos a engordar?

Para perder las libras de más y no volver a recuperarlas, hay que corregir las malas costumbres de los cinco grandes responsables del sobrepeso: el cerebro, que regula las grasas de los tejidos y controla el estilo de alimentación que nos hace engordar, y los cuatro órganos digestivos, cuyos desequilibrios son capaces de estropear los resultados del mejor programa para adelgazar.

Si bajaste de peso, no bajes la guardia: cuando se ha llegado al peso deseado muchas veces se vuelven a recuperar en poco tiempo las libras perdidas, debido a los "saboteadores internos". Para evitarlo, hay que enseñar al organismo a adelgazar y no volver a engordar, reeducando la mente y el cuerpo.

"Cuando terminamos un tratamiento para adelgazar en que las alteraciones endocrinas que causan el exceso de peso han sido corregidas, los malos hábitos vuelven a instalarse y hacen que se vuelva a engordar", explica el doctor José Luis Cidón Madrigal.

Para reeducar la fisiología del organismo, corregir los malos hábitos mantenidos durante años y mantener el peso ideal, este experto en nutrición propone una serie de métodos, destinados a revertir los desajustes del estómago, los riñones, el intestino y el páncreas, que deben aplicarse siempre bajo control médico.

1. Reeduca la saciedad estomacal

2. Evita la retención renal

3. Normaliza la actividad de los intestinos

4. Devuelve el equilibrio al páncreas

5. Y controla al cerebro, el gran gourmet

Para algunos expertos el principal órgano digestivo es el cerebro, que controla lo que uno se lleva a la boca. Puede llevar tres o cuatro semanas superar los hábitos alimenticios nocivos que han calado en la mente, pero hay que insistir hasta cambiarlos.

Para la nutricionista Magda Carlas, "para mantener una alimentación sana y equilibrada y controlar el peso, hay que reemplazar los vicios, conductas automáticas y malas costumbres dietéticas, por buenos hábitos y una conducta adecuada".

"Algunas personas reducen la ingesta de pan o legumbres con la excusa de que engordan, cuando en realidad son imprescindibles, mientras que otras veneran la carne o la leche, que a veces consumen en exceso", explica la experta.

Para reeducar el cerebro es recomendable buscar la variedad y huir de las dietas monótonas, evitar las grandes comilonas, el picoteo continuo, el apetito insaciable; son todos excesos inducidos por el estado de ánimo.

También es importante alimentarse sentado, despacio, masticando y saboreando la comida, con tiempo y en un ambiente tranquilo, y tomar las comidas a horarios regulares, lo cual ayuda a evitar los vacíos de estómago y los apetitos incontrolados.

Comer demasiado, para satisfacer sensaciones, para superar emociones o como una reacción al estrés son otros hábitos que hay que eliminar para perder peso y mantenerse.

Para cambiar las conductas nocivas por otros beneficiosas, hay que identificar los hábitos nocivos: ¿Comes debido a hábitos de la niñez como ser premiado con comidas si te portas bien, para cambiar de ánimo, por aburrimiento o soledad, como reacción al estrés o la presión, para lograr un placer inmediato o para satisfacer una necesidad que sólo sacia la comida?

El siguiente paso es convencerse de que necesitas cambiar: concéntrate en los beneficios y recompensas de cambiar, o en los perjuicios o resultados de no hacerlo; el objetivo es que obtengas suficientes medios para hacer los cambios.

Después, establece qué desata tus conductas. Puede haber muchos estímulos que te hacen comer en exceso: descubrir cuáles son esos desencadenantes implica casi ganar la batalla; detente justo antes de comer algo no planeado; aísla lo que estás sintiendo, haciendo y pensando en ese momento.

Ahora ya puedes actuar contra los desencadenantes. Para evitar la reacción automática que te lleva a comer y poder controlar tu boca, intenta hacer ejercicios, respirar profundamente o practicar una actividad física que te haga cambiar de objetivo y le aleja de la tentación de llenarse de comida, siempre que sea necesario.

Para perder las libras de más y no volver a recuperarlas, hay que corregir las malas costumbres de los cinco grandes responsables del sobrepeso: el cerebro, que regula las grasas de los tejidos y controla el estilo de alimentación que nos hace engordar, y los cuatro órganos digestivos, cuyos desequilibrios son capaces de estropear los resultados del mejor programa para adelgazar.
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 5209 veces