Inicio > Salud > ¿Está gordito? Dele cosas nutritivas

¿Está gordito? Dele cosas nutritivas

Que su hijo esté gordo no significa que esté sano. Esas ‘libras’ de más pueden ser el producto de alimentos poco nutritivos y altos en grasas saturadas

Si usted permite que coma todo lo que le provoca a cualquier hora del día y en cantidades grandes puede contribuir a que muy pronto caiga en la obesidad, dice la nutricionista Nora Tello.

Esto se puede evitar si los padres le dan al niño alimentos nutritivos (verduras y frutas en su estado natural, granos, lácteos, cereales, carnes).


1 Descarte cualquier enfermedad llevando al niño al pediatra, él también le dirá si su hijo está con sobrepeso. La nutricionista Tello dice que no hay que decirle al niño "ya no comas" sino hay que saber ¿qué  está comiendo? “Prohíbale  solo cuando sean alimentos ricos en calorías (hamburguesas, pizzas, papas fritas, chitos y refrescos libres de azúcar)”.

2 El niño gordito necesita un cambio en su estilo de vida. Es común que los pequeños lleguen de la escuela a la casa en la cual solo está la empleada o la abuelita y se dediquen a ver televisión mientras comen todo lo que encuentran en la despensa. Restrinja la  televisión a 2 horas diarias.

3 A pesar de que estén gordos deben comer de los cinco grupos de alimentos. Lácteos de 3 a 4 porciones al día pero semi descremados (yogur, leche o queso). Las frutas son importantes pero limite aquellas que tienen excesiva cantidad de calorías como el plátano, el orito, las uvas y el coco. Los cereales (arroz, avena, trigo, cebada) son necesarios en la dieta, pero no hay que dar en exceso.

Las proteínas (carnes) son indispensables para el crecimiento, se recomienda que el trozo  sea del tamaño de la mano del pequeño. Las verduras y  granos no pueden sacarse de la dieta, pues aportan con vitaminas y minerales

4 Ojo con las grasas, esto es lo que más les puede perjudicar. Se recomienda que los niños ingieran grasas monoinsaturadas (aceite de oliva y aguacate) y que eviten las grasas saturadas (todo lo que es frito en aceite).

5 Los niños gorditos sí pueden hacer sus colaciones a más de las tres comidas grandes. Pero deben contener frutas (plátano, kiwi, manzana, pera, papaya, frutillas, uvas, etc.), granos (chochos, choclo, habas), frutos secos (nuez, maní, pistacho) y verduras (zanahoria, apio, tomate y pepinillo cortados en trocitos).

6 Reduzca la comida chatarra (hamburguesas, papas fritas, chitos y todo lo que tenga  grasa) a una vez por semana. Las comidas procesadas industrialmente contienen altos niveles de colorante y químicos que no benefician en nada al organismo.  Si reduce la cantidad de “comida chatarra” que hay en la nevera y alacenas, logrará que su hijo consuma  frutas, vegetales y granos.

7 Mantenga el equilibrio. El prohibir de por vida las golosinas es imposible. De vez en cuando si van al cine o salen de casa bríndele un helado, un hotdog, canguil, una gaseosa, etc. Lo malo está en hacer de eso una costumbre.

8 La actividad física es fundamental. Hágale caminar 15 minutos diarios, también es adecuado que suba y baje  escaleras todos los días. Planifique en los fines de semana actividades que incluyan pasear, caminar, jugar a la pelota, montar bicicleta o simplemente hacer ejercicios al aire libre.

9 La familia debe comer a una misma hora, si usted llega del trabajo y sus hijos ya han comido no deje que lo acompañen en la mesa porque les apetecerá seguir comiendo y estos excesos son los que subirán de peso al niño.


Datos

El huevo es una proteína animal muy importante en la alimentación, pero no ponga más de 4 en el menú de la semana. Altérnelos con otras proteínas (carne, pollo, pescado, atún).

Cada miembro de la familia tiene su ración de comida. Si quieren repetirse un plato procure que no sean alimentos que lo engorden, repita solo las verduras y las frutas. El arroz, las papas, las grasas y los fideos pueden contribuir a que el niño suba de peso.

Evite usar al postre como recompensa a un buen comportamiento. El niño a más de su postre querrá servirse otro y eso lo puede engordar.

No use la comida como muestra de amor. Abrace al niño, dedíquele un tiempo y elógielo cada vez que pueda.


La cifra

5 comidas diarias  debe hacer el niño gordito. Eso sí, deben ser verduras y frutas frescas.

Las dudas

¿Si mi hijo vomita luego de obligarle a comer tengo que darle más alimentos?

Aunque a una medre le parece que su hija ha comido poquito, es evidente que ha comido demasiado. Pues incluso contando lo que ha vomitado, le ha quedado dentro suficiente comida para desarrollarse adecuadamente y no enfermar. 

¿Hay un factor hereditario? ¿Existen niños más predispuestos a ser obesos?

Existe cierta evidencia científica de que hay rasgos genéticos que pueden predisponer a la obesidad. Es decir niños que alimentándose correctamente y desarrollando una actividad física normal para la edad tienen una tendencia a engordar y otros, que se lo comen todo y son delgados. Esto tiene que ver con su metabolismo. Pero lo que más tiene relación es con su ambiente, vale decir, dos padres obesos tienen alta probabilidad de que su hijo siga esa misma tendencia.

¿Todos los niños con sobrepeso no tratado serán adultos obesos?

Sí, por eso es importante que al niño lo revise un especialista y luego se cambie la alimentación y su estilo de vida.

¿Es un mito de que adelgazarán con el desarrollo?

Muchas personas piensan que en la edad de la pubertad por el incremento importante de la talla que se produce el niño finalmente adelgaza, eso hay que erradicarlo definitivamente, a la pubertad entra el niño con todos sus hábitos y su exceso de peso.

¿No importa si no comen? Lo importante es que se mantengan bien hidratados.

No. Los niños deben tener  5 comidas en el día, pero sino se logra esto el desayuno, el almuerzo y la cena no deben pasarse por alto, así sea en cantidades pequeñas.

Que su hijo esté gordo no significa que esté sano. Esas ‘libras’ de más pueden ser el producto de alimentos poco nutritivos y altos en grasas saturadas
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 9541 veces