Inicio > Recetas > Panes, galletas y postres > Pan de pita

Pan de pita

Pan de pita

Imagen por:

El pan de Pita es de influencia árabe aunque hoy en día se encuentra en los comercios de muchos países y forma parte de la tradición culinaria de muchas culturas.

Ingredientes para elaborar el pan de Pita:

• 500 gr. de harina de trigo (podemos usarla integral)
• 30 gr. de levadura prensada o de panadería .
• 1 cucharadita de sal marina sin refinar
• 1 vaso de agua templada
• 1 cucharada sopera de aceite de oliva (podemos usar también el que tengamos)

Elaboración del pan de Pita:

• Amasar todos los ingredientes juntos hasta lograr una masa fina y homogénea. Es importante que tanto nuestras manos como la superficie sobre la cual estemos amasando esté siempre harinada para que no se pegue la masa.
• Dividiremos la masa o bola resultante en bolas de unos 50 gramos. Las volvemos a amasar un poco cada una y las dejamos reposar unos 30 minutos.
• Aplastaremos y estiraremos cada bola hasta conseguir una tortilla o tortita redonda de unos 20 centímetros.
• Las colocaremos sobre una tela enharinada (para que no se enganchen) y las dejaremos reposar hasta que alcancen, más o menos, el doble de su volumen inicial.
• Las pondremos al horno, previamente calentado a unos 220 grados, sobre una bandeja ligeramente aceitada (para que no se peguen) durante unos 10 minutos. Durante la cocción veremos que se hinchan un poco. Al sacarlas se deshinchan y quedan ligeramente huecas por el centro.

Nuestro consejo:

Si las vamos a hacer para comer recién hechas es conveniente guardarlas entre paños limpios para mantener el pan de pita caliente y tierno.

Para comerlas hemos de hacer un corte o escisión en un lado y dentro podemos poner desde queso, a mermelada, paté de garbanzos (humus), paté vegetal….en fin cualquier alimento que nos guste.
Si hacemos muchas se pueden congelar y siempre tendremos a mano este delicioso pan.

En muchos comercios ya las venden prácticamente hechas (precocinadas). A menudo sólo hay que hornearlas o ponerlas en la tostadora unos minutos. Si antes las humedecemos ligeramente con agua aún quedarán todavía más crujientes.