Inicio > Recetas > Carnes y pescados > Conejo a la cazador

Conejo a la cazador

Conejo a la cazador

Imagen por:

Ingredientes:

Un conejo y medio.

El hígado del conejo.

Aceite, mantequilla, sal, pimienta, pimentón.

Tocino, jamón serrano.

Media bandeja de champiñones

Un vaso de vino blanco.

Caldo de carne, de verduras o agua.

Una cebolleta tierna.

Dos o tres dientes de ajo.

Tres o cuatro tomates maduros.

Patatas

Instrucciones:

Básicamente se trata de un guiso de conejo en el que intervienen los champiñones y un sofrito de tomate hecho aparte. Vamos a ello. Tabla de picar a mano y cuchillo cebollero en ristre. Para cuatro personas necesitamos un conejo y medio troceado. Mejor si lo partimos en trozos pequeños que quepan en un bocado. Lo salpimentamos, lo doramos bien en una sartén con aceite, y lo reservamos bien escurrido.

Ponemos parte del aceite usado para dorar el conejo –bien colado– en una cazuela. Picamos bien el hígado del conejo. Picamos también un poco de tocino y un poco de jamón serrano y limpiamos y fileteamos unos champiñones. Salteamos en la sartén, por este orden el hígado, los champiñones, y el tocino y el jamón.

Cuando esté todo rehogado, volcamos el conejo que teníamos reservado y añadimos un buen vaso de vino blanco. Bueno, pues todo esto lo dejamos hacerse a fuego lento hasta que el vino se haya casi evaporado.

Mientras, hacemos un sofrito con una cebolleta tierna grande, dos dientes de ajo y unos tomates. Añadimos una pizca de pimentón y lo dejamos sofreirse 10 minutos.

Una vez reducido el vino y hecho el sofrito, añadimos éste último a la cazuela donde tenemos el conejo, removemos bien, cubrimos con agua o caldo y dejamos que se haga todo unos 20 minutos a fuego lento. Y ya está. Vamos con el acompañamiento.

Pelen unas patatas. Córtenlas en trozos grandes, torneénlas y pónganlas a cocer en agua con sal. Cuando estén cocidas, las sacamos, las escurrimos y las salteamos en una sartén con mantequilla hasta que queden doraditas. Pongan un par de ellas en cada plato junto con el conejo y un poco de su salsa y sus comensales se harán cruces y besarán el suelo por donde usted pisa.  Se lo aseguro.