Inicio > Noticias > 2015 > Sumar las calorías para perder peso, ahora es algo del pasado

Sumar las calorías para perder peso, ahora es algo del pasado

Sumar las calorías para perder peso, ahora es algo del pasado

Los nutricionistas sugieren que ahora hay que seleccionar los alimentos según la calidad de sus nutrientes

Durante años el mensaje estuvo centrado en la cantidad de calorías que se deben consumir de acuerdo al sexo, la edad y la actividad que uno realice. Pero esa práctica ha llevado a grandes trampas, como elegir un vaso de Coca en lugar de una manzana (tienen las mismas calorías), o un par de galletitas dulces en vez de un yogur, o un puñado de maníes antes que un huevo duro... en fin, hay miles de ejemplos de estas malas elecciones. Bueno, ahora los nutricionistas quieren cambiar el mensaje: no hay que seleccionar más los alimentos según sus calorías sino por la calidad de sus nutrientes. También quieren desterrar los conceptos de “dieta” y “regimen”.


El sobrepeso y la obesidad tienen variables de epidemia en algunos países. En Argentina, según la última Encuesta Nacional de Factores de Riesgo del Ministerio de Salud y el INDEC, seis de cada 10 personas están por encima de su peso saludable y de esos seis al menos 2 son obesos. Por eso, la Asociación Argentina de Dietistas y Nutricionistas (AADYND), la Sociedad Argentina de Nutrición (SAN), y la Federación Argentina de Graduados en Nutrición (FAGRAN) quieren fomentar una alimentación saludable, centrada en elegir alimentos con alta densidad nutricional: vitaminas, minerales y proteínas, y bajos en calorías.


Con el modelo anterior, dos alimentos con igual contenido calórico pero diferencias importantes en su aporte de nutrientes quedaban en la misma categoría: un plato de arroz común tiene las mismas calorías que un plato de arroz integral, pero nutricionalmente no aportan lo mismo, ya que el arroz integral tiene mayor contenido de fibras, vitaminas y minerales comparado al arroz común. Con este nuevo concepto de densidad nutricional se reconoce la existencia de alimentos que aportan las mismas calorías pero que son de diferente calidad nutricional, clave para pensar en una alimentación saludable. 


“El sistema de perfiles nutricionales es una herramienta que ayuda a diferenciar alimentos entre saludables y menos saludables. Entre estos últimos, están las verduras y frutas; el yogur y la leche (descremados), carnes y huevos. Entre los menos saludables -aportan muy pocos nutrientes positivos y muchas calorías-: las comidas rápidas, los azúcares, dulces, postres, golosinas, quesos, aderezos, manteca, crema, panificados y galletitas”, dicen nutricionistas de AADYND.


Los especialistas del Centro de Estudios sobre Políticas y Economía de la Alimentación (CEPEA), aseguran que importan más los patrones alimentarios que los alimentos individuales. Y cuentan que tienen un proyecto de investigación en el que usan un sistema que “suma” los nutrientes positivos de los alimentos y le “resta” los que deben limitarse (sodio, azúcares agregados y grasas saturadas), llegando así a un “puntaje nutricional” de la real densidad de nutrientes de cada producto. Recomiendan que a diario hay que consumir siete porciones de verduras y frutas, tres lácteos, no menos de ocho vasos de agua y una porción pequeña de carne. “Si se agrega aceite crudo y arroz integral o buena pasta o legumbres, se aseguran todos los nutrientes esenciales”.


Hay que “aprender a leer los rótulos de los productos envasados para evitar los que tienen más sodio, grasas y azúcares, y saber elegir los que tienen fibras, proteínas de buen valor biológico, hidratos de carbono complejos y grasas de buena calidad. Además del consumo de vegetales, legumbres, frutas con cáscara y semilla”.

Los nutricionistas sugieren que ahora hay que seleccionar los alimentos según la calidad de sus nutrientes
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 1415 veces