Inicio > Noticias > 2009 > Se halla prejuicio contra la obesidad entre los futuros dietistas

Se halla prejuicio contra la obesidad entre los futuros dietistas

Un estudio reciente ha hallado que apenas el dos por ciento de los que se preparan para ser dietistas tienen actitudes positivas o neutrales hacia las personas obesas. El resto tiene prejuicios moderados contra sus pacientes prospectivos

"En esencia, esto muestra que los dietistas futuros no son inmunes a los prejuicios sobre el peso y que hay actitudes negativas contra los pacientes obesos que podrían tener efectos negativos sobre la calidad de la atención", señaló Rebecca Puhl, autora líder del estudio y directora de investigación e iniciativas sobre la estigmatización del Centro de políticas alimentarias y obesidad Rudd de la Universidad de Yale.

La mayoría de los cerca de 200 estudiantes de dietética que participaron en el estudio tenía percepciones peyorativas sobre el atractivo, el autocontrol, el exceso de comida, la inseguridad y la autoestima de las personas obesas. También consideraron que las personas obesas tenían menos probabilidades que las que no lo eran de cumplir con las recomendaciones de tratamiento. Los hallazgos fueron publicados en la edición de marzo de la revista Journal of the American Dietetic Association.

Sin embargo, los estudiantes no están solos en sus creencias y comparten sus prejuicios con otros proveedores de atención de la salud, aseguró Puhl, y agregó que otros estudios han demostrado que muchos profesionales de la salud tienen percepciones negativas sobre los pacientes que tienen exceso de peso. Los pacientes han informado sobre "muchísimos ejemplos de proveedores que realmente hacen comentarios estereotipados que sugieren que están haciendo suposiciones sobre el carácter, la inteligencia o las capacidades de un paciente por su peso", dijo.

Entre otras señales de insensibilidad profesional, según Puhl, se encuentran pesar a los pacientes obesos en básculas de carga porque las de su consultorio no soportan su peso y no tener brazaletes suficientemente grandes para tomar la presión arterial a un paciente pesado.

Aseguró que las actitudes expresadas por los estudiantes de dietética del estudio muestran una falta de apreciación de lo difícil que es perder peso y de los factores biológicos involucrados. Además, el mensaje de que la obesidad es el resultado de la falta de autocontrol ignora la creciente evidencia científica de que es difícil perder peso y mantener el nuevo peso durante un período largo de tiempo, dijo.

"La mayoría de la gente, cuando entra al consultorio, ya ha intentado perder peso y, lo que es más probable, lo ha perdido y lo ha vuelto a recuperar", aseguró Puhl. "Yo creo que una mejor comprensión y apreciación de la complejidad y la dificultad de la pérdida del peso son necesarias para reducir la estigmatización".

Los 182 estudiantes que completaron el estudio provenían de 14 universidades y habían estado inscritos en un programa de grado en dietética durante unos dos años. La edad promedio era 23 años, el 92 por ciento eran mujeres y el 85 por ciento eran blancos.

Los investigadores les pidieron a los estudiantes que respondieran preguntas sobre un hombre y una mujer de peso normal y otros obesos. Se les preguntó si esas personas compartían las mismas características de salud, sin contar el peso.

El Dr. Nicholas H.E. Mezitis, profesor asistente de medicina clínica y nutrición del Colegio de médicos y cirujanos de la Universidad de Columbia, aseguró que los hallazgos podrían ser engañosos por la pequeña cantidad de estudiantes de las minorías y la predominancia de mujeres blancas entre los participantes. "Si se acude a comunidades étnicas, por ejemplo a la población negra, tienen percepciones distintas", dijo. En algunos grupos, explicó, ser delgado podría no ser considerado algo deseable.

"También tenemos que tener en cuenta que mucho de lo que estos estudiantes leen en las revistas, los lleva al otro extremo", advirtió Mezitis. "Lo deseable es lo muy delgado y... estos pacientes [obesos] están en el extremo opuesto".

Lona Sandon, vocera de la American Dietetic Association, agregó que los mentores de los estudiantes deben ofrecer modelos de rol positivos. "Si los mentores reflejan prejuicios por el peso, es probable que los estudiantes también", dijo. "Además, las propias actitudes sobre la imagen corporal podría influir sobre las actitudes hacia el peso de otros".

El estudio recomienda agregar la reducción de la estigmatización al programa de estudios estándar de dietética.


Artículo por HealthDay, traducido por Hispanicare
Un estudio reciente ha hallado que apenas el dos por ciento de los que se preparan para ser dietistas tienen actitudes positivas o neutrales hacia las personas obesas. El resto tiene prejuicios moderados contra sus pacientes prospectivos
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 3826 veces