Inicio > Noticias > 2008 > Tallas grandes dudosas, segun la marca

Tallas grandes dudosas, segun la marca

La propuesta del Gobierno (español) de cambiar el tallaje de la moda femenina es aplaudido por unos y criticado por otros, que solo ven en ella una maniobra electoralista

La propuesta del Gobierno de cambiar el tallaje de la moda femenina basándose en un estudio según el cual el 40 por ciento de las mujeres españolas tiene problemas para encontrar su talla ha sido aplaudido por la mayoría de ciudadanas consultadas.

El diseñador Tolo Crespí ve "una medida positiva" la creación de nuevas tallas en la ropa para adaptarlas a la mujer actual, ya que "facilitará el trabajo a los profesionales y también a las clientas, que verificarán así su talla, ya que hay fabricantes que tienen diferente tallaje que otros".

No piensa lo mismo su compañero de profesión Sebastià Pons, que se pregunta "qué es eso de diábolo", en referencia a una de las tres categorías anatómicas que la Sanidad española ha inferido de los cuerpos de las habitantes del país (las otras son campana y cilindro), y duda de "tanto ruido sobre moda" ahora que llegan la pasarela Cibeles y las elecciones.

"Ya existe un tallaje internacional, que es en el que nos basamos los diseñadores. Estas tallas nacionales responden más al trauma de Cibeles, el de las modelos anoréxicas, y a la proximidad de elecciones", asegura Pons, quien, no obstante reconoce que el cuerpo de la mujer ha cambiado "mucho" desde los años setenta hasta ahora: "Antes tenía más curvas, era muy cilíndrico, y ahora es más plano".

Piluca Osaba y Manoli Cossano, propietaria y empleada de la tienda homónima del Born, calificaron de "necesarias" las nuevas tallas, ya que "hay mucha gente con sobrepeso que lo tiene difícil a la hora de ir de compras", aunque dudaron de la idoneidad de plantear un cambio que requeriría inversión "en tiempos de crisis" y señalaron a las "grandes cadenas de producción" como las protagonistas del problema.

Las reacciones a nivel nacional se han sucedido desde que el Ejecutivo anunciara su investigación, cuyas conclusiones presentará ante las autoridades de la UE. Así, la Asociación contra la Anorexia y la Bulimia celebró ayer a través de un comunicado el estudio, que demuestra que el sistema de tallas actual no se corresponde a la mujer actual y por dicho motivo "le provoca una insatisfacción personal". Lo necesario, según este colectivo, es que se fomente un "cambio de valores" para "promover una imagen más saludable de las mujeres".

En la calle el estudio antropométrico ha sido acogido con satisfacción y las mujeres-clientas consultadas por este diario piden una norma que vincule a todas las empresas que venden o fabrican ropa, "para acabar con la manipulación de determinados comercios", espeta Alicia Pérez, quien sostiene que "estas nuevas tallas que ahora proponen eran necesarias desde hace mucho tiempo".

Isabel García también cargó contra las estrategias de márketing y maniobras que desarrollan algunos grandes almacenes "al venderte una talla 40 cuando en realidad es una 38, por ejemplo", unas maniobras que "deberían ser vigiladas" por las autoridades.

Fide Pastrana se preguntó "por qué una talla 38 me queda pequeña y una 40, grande", denunció "el engaño de los tallajes actuales" y criticó a los fabricantes, los culpables de esta problemática. Mireia Cano y Patricia Campos, por su parte, afirmaron que la sociedad actual practica el "culto a la extrema delgadez" y que "las marcas que se fabrican son pequeñas".

G. RODAS
La propuesta del Gobierno (español) de cambiar el tallaje de la moda femenina es aplaudido por unos y criticado por otros, que solo ven en ella una maniobra electoralista
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 4718 veces