Inicio > Noticias > 2007 > Parques de diversiones XXL

Parques de diversiones XXL

Un video que circula por la web, en el que un niño obeso panica en una montaña rusa, puso en alerta a las autoridades de los centros de atracciones, que quieren ofrecer juegos extra large. La polémica está instalada

Un video titulado Fat kid on a little ride (Un niño gordo en un pequeño paseo) circula desde hace un tiempo en YouTube. En él se puede ver a un niño de cerca de 12 años que, debido a las características de la montaña rusa a la que se subió, pasa por una situacion incomoda.

Hoy, este escenario catastrófico está en el centro de la polémica, a la que se acaba de sumar, ni más ni menos, la empresa Disney. A principios de mes, el portavoz de la compañía anunció que el juego It’s a Small World de Disneyland cerrará sus puertas en enero para hacerse una especie de lifting: canales más profundos y flotación de barcos reforzada para poder transportar a los clientes más pesados, dado que muchas veces por día las embarcaciones "encallaban", inmovilizando el juego, escribió para Le Figaro la periodista Armella Vincent.

Todos los parques temáticos americanos están enfrentando este tipo de problemas. Sus atracciones fueron concebidas en una época en la que el peso promedio de los hombres era de 80 kilos y el de las mujeres de 61.



Según el Centro Americano para el Control y la Prevención de las Enfermedades, ambos sexos aumentaron 12 kilos en promedio en menos de 40 años. Esto deviene en que los parques no estén adaptados para los clientes que pasan los 100 kilos.

¿Evitar la humillación?
Para evitar que los obesos pierdan su tiempo haciendo filas en los entretenimientos, y que después no puedan subir a los juegos, los norteamericanos crearon los test seats ("asientos de prueba"), que se ubican en la entrada de algunas de las atracciones. Los que tuvieran dudas acerca de su posibilidad de caber en las sillas, pueden ensayar, con el fin de evitar la humillación de ser rechazado públicamente.

Sin embargo, en la mayoría de los parques sólo cuatro o cinco juegos cuentan con este mecanismo.

"De todas maneras, es incluso más humillante probarlos que ser rechazados cuando hacen la fila", escribe la internauta Rachel Crichton en un blog creado para discutir sobre este tema. En tanto, otro blogger, que firma como Brian Locjridge, afirma: "Me pone loco. Los parques van a cambiar su sistema a causa de irresponsables que deciden no controlar su peso, y todos vamos a pagar las consecuencias, porque es evidente que los precios van a aumentar".

Otros encuentran esta experiencia muy positiva. Por ejemplo, una mujer llamada Becky Clubbs dejó el siguiente mensaje en otro foro de discusión: "Después de haber sido rechazada por mi peso el fin de semana pasado en Silver Dollar City, por fin decidí ponerme a régimen".

Otros parques, como Cedar Point en Ohio, ofrecen asientos extra large, equipados con cinturones de seguridad más largos. "Sin embargo, si esto no resultase suficiente para algunos clientes, les recomendamos con mucho tacto que elijan otras atracciones", dijo Damon Andrews, el vocero de Bush Entertainment Corp., una compañía que dirige muchos parques en el país.

Por su parte, en Universal Studios han decidido que los elementos más grasos de los restaurantes de su predio van a ser suprimidos en pocos meses. Una medida igualmente adoptada por Disney en los EEUU este fin de año, y que en 2008 se hará efectiva en los parques de París, Hong Kong y Tokio.

El problema de la obesidad afecta también a otras industrias, como los transportes aéreos. En 2001, la empresa Virgin Atlantic tuvo que pagar 20 mil dólares de indemnización a una pasajera que había sufrido de ciática y flebitis, después de pasar horas al lado de un hombre tan gordo que no le daba posibilidad de moverse.

A partir de entonces, la Agencia de Transporte de Canadá considera como minusválidos a algunas personas obesas, que entonces pueden comprar un segundo pasaje a mitad de precio y estar cómodos sin molestar al pasajero de al lado.
Un video que circula por la web, en el que un niño obeso panica en una montaña rusa, puso en alerta a las autoridades de los centros de atracciones, que quieren ofrecer juegos extra large. La polémica está instalada
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 6163 veces