Inicio > Noticias > 2007 > Descubren mujer RD de mas peso

Descubren mujer RD de mas peso

Esta morena, madre de una niña de 12 años, que antes bailaba bachata y merengue hasta gastar los zapatos, estaba resignada a vivir aislada a causa de su gordura que no le permite caminar ni desplazarse siquiera distancias cortas

Elena Ramírez Susana, de apenas 38 años, vivía sin esperanzas, y “a lo que dios quisiera”, resignada ya a no salir de su humilde vivienda de Los Cachimbos, en Juma Adentro, Bonao, sin saber que se convertiría en una celebridad por ser la mujer de mayor peso de la que se tenga conocimiento en República Dominicana: 710 libras.

Esta morena, madre de una niña de 12 años, que antes bailaba bachata y merengue hasta gastar los zapatos, estaba resignada a vivir aislada a causa de su gordura que no le permite caminar ni desplazarse siquiera distancias cortas.

Pero toda la resignación se trocó en esperanza cuando su hermana de padre, Juana Santiago, decidió “hacer algo” por ella y trasladarla a la Capital "porque es una mujer joven con mucho futuro por delante, que aún puede llegar muy lejos".

Juana dijo que le daba pena ver a su hermana en esas condiciones por lo que decidió no perder tiempo y se la llevó a su casa en la calle 35 número 263 de Cristo Rey en esta capital.

"Los vehículos públicos no la querían montar porque estaba muy gorda y ocupaba todo el asiento", dijo mientras observaba cómo Digna Carrasco, una vecina, le lavaba la cabeza con “champú y rinse del bueno para que esté bonita”.

Elena cuenta que hasta los 26 años era muy bailadora, le gustaba mucho la bachata y el merengue, pero después que parió, en 1995, comenzó a engordar descontroladamente.

A medida que pasaba el tiempo se iba acostumbrando a ser "la gorda" de Los Cachimbos y comenzó a quedarse en la casa y a vivir de lo que se pudiera, especialmente de la venta de ganchos, pinchos redecillas y otros objetos que su hermana le mandaba para que los comercializara.

Juana, al ver que su hermana Elena tenía serias dificultades para vivir con el sobrepeso que la abrumaba, decidió llevársela para su casa donde vive con su esposo Félix Vargas y un hijo.

"La traje pero cuando vino destruyó esa camita de hierro que está ahí por lo cual tuve que acostarla en el piso, porque ‘no hay cama pa´ tanta gente’", dijo.

La llevó donde "el médico del pueblo", Félix Antonio Cruz Jiminián, quien de inmediato la atendió, le tomó la presión arterial y le recetó medicamentos para que rebajara algunas libras.

"Cuando traté de saber cuántas libras pesaba, destruyó la balanza de la clínica que es para personas de hasta 400 libras", dijo el doctor Cruz Jiminián.

Elena llegó a la clínica Cruz Jiminián con presión arterial alta, cansancio y edemas en ambas piernas por lo que tenía serias dificultades para caminar.

Cruz Jiminián ordenó estudios para determinar su situación endocrina, cardiológica y otros, para saber qué tipo de tratamiento le aplicaría.

"Ella ha rebajado cerca de 15 libras desde que vino aquí, y va a seguir bajando de peso", manifestó convencido el destacado médico que la examinará nuevamente el próximo miércoles.

Elena ha entendido que nunca es tarde para alcanzar un propósito y ha decidido bajar de peso y volver a bailar bachata como cuando tenía 26 años.

Ha decidido que no quiere tener el récord de la mujer dominicana más gorda.

Manifestó que está dispuesta a realizar todos los sacrificios del mundo, porque siempre hay esperanza, y vale la pena vivir la vida luchando.

Esta morena, madre de una niña de 12 años, que antes bailaba bachata y merengue hasta gastar los zapatos, estaba resignada a vivir aislada a causa de su gordura que no le permite caminar ni desplazarse siquiera distancias cortas
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 5495 veces