Inicio > Noticias > 2007 > Depresión, factor determinante en problemas de obesidad o sobrepeso

Depresión, factor determinante en problemas de obesidad o sobrepeso

Por la baja de serotonina, un deprimido aumenta el consumo de carbohidratos

Las personas deprimidas tienen mayor riesgo de desarrollar sobrepeso u obesidad debido a que la falta de ánimo, y la ansiedad y somnolencia que produce, las lleva a comer más, principalmente carbohidratos, como dulces y alimentos chatarra, que se transforman en el organismo e incrementan la producción del neurotransmisor llamado serotonina, que había disminuido al presentarse el cuadro depresivo.


Aunque la obesidad es multifactorial, la depresión es determinante y se convierte en un “círculo vicioso”, pues el deprimido se descuida y sólo se dedica a sobrevivir; le da igual comer “una torta con cientos de calorías que una ensalada de verduras”, pues nada le interesa, y mucho menos una alimentación equilibrada y nutritiva. Incrementa entonces el consumo de esos alimentos y va aumentando de peso hasta ser obeso, lo que a su vez le genera una depresión mayor.

Lo anterio fue señalado por Miguel Estrada Montelongo, sicólogo del hospital Morelos del Instituto Mexicano del Seguro Social, quien dijo que la depresión constituye un problema de salud pública que afecta más a la mujer, en proporción de tres a uno con respecto al hombre, debido a que está más predispuesta por las alteraciones hormonales, razón por la que su mayor incidencia es después de los 35 años, cuando se agudizan los cuadros depresivos y se favorece la acumulación de grasa en el cuerpo.

La depresión, explicó, es una enfermedad que afecta fundamentalmente al placer y a la voluntad, por lo que la persona pierde el gusto por las cosas y baja considerablemente su voluntad de vivir, de ahí que se sienta triste, pesimista y sin esperanza; tiene la sensación de que todo lo que hace es malo y con frecuencia llega a llorar. Otros síntomas son: alteraciones en el apetito, en el sueño y en la imagen corporal.

Es importante, dijo, reconocer que la depresión es una enfermedad y acudir al médico oportunamente, ya que en la mayoría de los casos se niega. Si se empieza a tener cambios en el estado de ánimo y no se disfrutan al cien por ciento las actividades cotidianas, es el momento de buscar ayuda.

Un ejemplo de lo anterior es que los obesos que dicen ser muy felices con su cuerpo, y muestran alegría y optimismo, sólo llevan una “careta de felicidad” para tratar de enmascarar su realidad, ya que un gran porcentaje de estos individuos esconden problemas depresivos. Sin embargo hay personas en las que es muy evidente esta depresión, pues se dicen: “estoy gordo, estoy feo, y entonces estoy triste”.

Añadió el doctor Estrada Montelongo que para muchas personas la depresión es una forma de vivir, de ahí la importancia de detectarla a tiempo, y sobre todo atenderse médicamente, pues en la medida en que controle su enfermedad, mejorará su calidad de vida y disminuirá el riesgo de caer en sobrepeso u obesidad.





Por la baja de serotonina, un deprimido aumenta el consumo de carbohidratos
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 6959 veces