Inicio > Noticias > 2007 > Avalancha de pacientes sufriendo hipertensión

Avalancha de pacientes sufriendo hipertensión

Según los expertos, en 2025 habrá 1.500 millones de hipertensos en el mundo, pero no hace falta mirar tan lejos: miles de personas van a entrar muy pronto en este grupo de pacientes

Quienes encajan en el nuevo perfil de enfermo son individuos con valores de presión 'próximos' a 130/80 mmHg con algún factor de riesgo añadido, como la obesidad. Lo han dicho los expertos en la enfermedad durante un encuentro científico que acaba de celebrarse en Milán (Italia).

Los últimos cambios en las guías clínicas de la Sociedad Europea de Hipertensión (ESH, por sus siglas en inglés) implantan criterios más estrictos para el diagnóstico y la evaluación del riesgo de las personas hipertensas. La consecuencia más inmediata será una avalancha de nuevos pacientes.

Giuseppe Mancia, presidente del comité internacional de expertos que ha elaborado las nuevas recomendaciones, ha puesto como ejemplo de candidato a tratamiento «un paciente con valores de presión próximos a 130/80 mmHg que además padece diabetes u obesidad».

De todas formas, los cardiólogos han matizado que cada caso es distinto y, por lo tanto, habrá que tener en cuenta los factores de riesgo cardiovascular de cada persona para decidir qué tratamiento le conviene. Habrá pacientes que serán tratados únicamente con dieta y ejercicio, pero lo cierto es que es previsible que aumenten también los casos que será necesario controlar con medicación.

Síndrome metabólico
Gabriel Coll, Enrique Martín y Josep Mª Pipió, expertos en hipertensión de la Sociedad Española de Medicina de Familia y Comunitaria (SemFyC) presentes en el congreso, han coincidido al destacar la importancia que el nuevo documento concede al síndrome metabólico.

Más que una enfermedad, el síndrome metabólico es una combinación de factores de riesgo (obesidad abdominal, hipertensión y resistencia a la insulina, entre otros). Por sí mismo no constituye un trastorno, pero está demostrado que incrementa considerablemente las probabilidades de que una persona sufra alguna patología cardiovascular o diabetes en el futuro.

A partir de ahora, más que un vago conjunto de síntomas, se considera que el síndrome es una 'lesión' (en la categoría de riesgo que usan los especialistas), según aclararon los representantes de la SemFyC en un debate organizado por la compañía farmacéutica Novartis en el marco del congreso.

También han recordado que los médicos van a necesitar establecer una buena comunicación con sus pacientes si quieren que estos cumplan los tratamientos (los hipertensos son, de largo, los pacientes menos disciplinados, ya que su enfermedad no produce ningún síntoma). «Hay que olvidarse del tono paternalista del pasado, averiguar cuáles son las preferencias y motivaciones de cada persona para cumplir la terapia y adaptarse a ellas en la medida de lo posible», explican.

Disfunción eréctil
Una de las consecuencias menos conocidas de la hipertensión es la disfunción eréctil. Los datos presentados en Milán han dado motivos para el optimismo (y para cumplir la terapia) teniendo en mente este problema. Una investigación en la que han colaborado especialistas de varios países europeos constata que hay menos casos de disfunción eréctil entre los individuos que controlan bien la hipertensión.

Este hallazgo en particular hace tambalearse el tradicional rechazo a la medicación, a la cual se atribuye ese efecto secundario. «No ocurre con todos los medicamentos, y es posible evitarlo buscando específicamente la que más beneficia a cada persona», indica Pipió.

También hay que tener en cuenta que, según recuerdan los médicos, la disfunción eréctil puede ser un signo de enfermedad coronaria, así que lo ideal es detectarla y tratarla a tiempo. No es fácil porque, de acuerdo con los expertos, muchas veces los pacientes prefieren evitar la cuestión.

De todas formas, ellos recuerdan que una consulta a tiempo resulta de gran ayuda para los enfermos, que tienen muchas más probabilidades de mejorar, y para los propios médicos, que se encuentran con la doble dificultad de la escasez de tiempo y la necesidad de preguntar a los varones que visitan las consultas sobre la presencia de algún trastorno de este tipo.
Según los expertos, en 2025 habrá 1.500 millones de hipertensos en el mundo, pero no hace falta mirar tan lejos: miles de personas van a entrar muy pronto en este grupo de pacientes
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 17517 veces