Inicio > Noticias > 2006 > Problemas sociales generados por la obesidad

Problemas sociales generados por la obesidad

El sobrepeso, sin distinción de edad, de sexo, y de nivel socioeconómico, supone grandes inconvenientes de salud. Todo tipo de problemas: pulmonares, respiratorios y hasta ortopédicos puede llegar a ocasionar; inclusive la muerte es factible también en obesos

Uno de los problemas más comunes asociado al estilo de vida actual es el exceso de peso.
La obesidad y el sobrepeso son graves problemas que suponen una creciente carga económica sobre los recursos nacionales. Afortunadamente, este mal se puede prevenir en gran medida si se introducen los cambios adecuados en el estilo de vida.
La obesidad es una enfermedad crónica originada por muchas causas y con numerosas complicaciones, se caracteriza por el exceso de grasa en el organismo y se presenta cuando el Índice de Masa Corporal en el adulto es mayor de 25 unidades.
La obesidad no distingue color de piel, edad, nivel socioeconómico, sexo o situación geográfica.
Anteriormente se consideraba a la persona con sobrepeso como una persona que gozaba de buena salud, sin embargo ahora se sabe que la obesidad tiene múltiples consecuencias en nuestra salud.
Con excepción de las personas que son muy musculosas, aquellas cuyo peso supera en un 20 por ciento o más el punto medio de la escala de peso según el valor estándar peso/altura, son consideradas obesas. La obesidad puede ser clasificada como leve (del 20 al 40 % de sobrepeso), moderada (del 41 al 100 por cien de sobrepeso) o grave (más del cien por cien de sobrepeso). La obesidad es grave en solamente el 0,5 por ciento de las personas obesas.
Sin embargo, no existe una definición satisfactoria para esta enfermedad, tampoco una proporción de peso a talla donde podamos definir que las enfermedades y complicaciones asociadas que limitan y acortan la vida.
La obesidad es una amenaza para la vida, es una enfermedad progresiva y crónica de proporciones epidémicas que afecta a todo el mundo.

Síntomas
La acumulación del exceso de grasa debajo del diafragma y en la pared torácica puede ejercer presión en los pulmones, provocando dificultad para respirar y ahogo, incluso con un esfuerzo mínimo. La dificultad en la respiración puede interferir gravemente en el sueño, provocando la parada momentánea de la respiración (apnea del sueño), lo que causa somnolencia durante el día y otras complicaciones.
La obesidad puede causar varios problemas ortopédicos, incluyendo dolor en la zona inferior de la espalda y agravamiento de la artrosis, especialmente en las caderas, rodillas y tobillos. Los trastornos cutáneos son particularmente frecuentes. Dado que los obesos tienen una superficie corporal escasa con relación a su peso, no pueden eliminar el calor del cuerpo de forma eficiente, por lo que sudan más que las personas delgadas. Es frecuente asimismo la tumefacción de los pies y los tobillos, causada por la acumulación a este nivel de pequeñas a moderadas cantidades de líquido (edemas).

Complicaciones
Las personas obesas corren un riesgo mayor de enfermar o morir por cualquier enfermedad, lesión o accidente, y este riesgo aumenta proporcionalmente a medida que aumenta su obesidad.
La obesidad abdominal se ha vinculado con un riesgo mucho más elevado de enfermedad coronaria y con tres de sus principales factores de riesgo: la hipertensión arterial, la diabetes de comienzo en la edad adulta y las concentraciones elevadas de grasas (lípidos) en la sangre. El motivo por el cual la obesidad abdominal incrementa estos riesgos es desconocido, pero es un hecho constatado que, en las personas con obesidad abdominal, se reducen con la pérdida notable de peso. La pérdida de peso hace bajar la presión arterial en la mayoría de las personas que tienen hipertensión arterial y permite a más de la mitad de las personas que desarrollan diabetes del adulto suprimir la insulina u otro tratamiento farmacológico.
Ciertos tipos de cáncer son más frecuentes en los obesos que en las personas que no lo son, como el cáncer de mama, de útero y de ovarios en las mujeres y cáncer de colon, de recto y de próstata en los varones. Los trastornos menstruales son también más frecuentes en las mujeres obesas y la enfermedad de la vesícula biliar se produce con el triple de frecuencia en ellas.

Tipos de obesidad
Según la distribución de la grasa corporal existen los siguientes tipos:
Obesidad androide: se localiza en la cara, cuello, tronco y parte superior del abdomen. Es la más frecuente en varones. Obesidad ginecoide: predomina en abdomen inferior, caderas, nalgas y glúteos. Es más frecuente en mujeres.

Una variada gama de factores podrían ser algunos causantes

La obesidad es el resultado del consumo de una cantidad de calorías mayor que las que el cuerpo utiliza. Los factores genéticos y ambientales influyen en el peso del cuerpo, pero su interactuación para determinar el peso de una persona no está todavía aclarada. 
Factores genéticos: investigaciones recientes sugieren que, por término medio, la influencia genética contribuye en un 33 por ciento aproximadamente al peso del cuerpo, pero esta influencia puede ser mayor o menor en una persona en particular. 
Factores socioeconómicos: estos factores influyen fuertemente en la obesidad, sobre todo entre las mujeres. En algunos países desarrollados, la frecuencia de la obesidad es más del doble entre las mujeres de nivel socioeconómico bajo que entre las de nivel más alto. El motivo por el cual los factores socioeconómicos tienen una influencia tan poderosa sobre el peso de las mujeres no se entiende por completo, pero se sabe que las medidas contra la obesidad aumentan con el nivel social. Las mujeres que pertenecen a grupos de un nivel socioeconómico más alto tienen más tiempo y recursos para hacer dietas y ejercicios que les permiten adaptarse a estas exigencias sociales. 
Factores psicológicos: los trastornos emocionales, que durante un tiempo fueron considerados como una importante causa de la obesidad, se consideran actualmente como una reacción a los fuertes prejuicios y la discriminación contra las personas obesas. Uno de los tipos de trastorno emocional, la imagen negativa del cuerpo, es un problema grave para muchas mujeres jóvenes obesas. Ello conduce a una inseguridad extrema y malestar en ciertas situaciones sociales. 
Factores relativos al desarrollo: un aumento del tamaño o del número de células adiposas, o ambos, se suma a la cantidad de grasas almacenadas en el cuerpo. Las personas obesas, en particular las que han desarrollado la obesidad durante la infancia, pueden tener una cantidad de células grasas hasta cinco veces mayor que las personas de peso normal. Debido a que no se puede reducir el número de células, se puede perder peso solamente disminuyendo la cantidad de grasa en cada célula. 
Actividad física: la actividad física reducida es probablemente una de las razones principales para el incremento de la obesidad entre las personas de las sociedades opulentas. En algunas, los Estados Unidos, por ejemplo, la obesidad es hoy dos veces más frecuente que en el año 1900, aun cuando el término medio de calorías consumidas diariamente ha disminuido un 10 por ciento. Las personas sedentarias necesitan menos calorías.
El aumento de la actividad física hace que las personas de peso normal coman más, pero puede que no ocurra lo mismo en las personas obesas. 
Hormonas: algunos trastornos hormonales pueden causar obesidad, como son el síndrome de Cushing, insuficiencia suprarrenal, diabetes, etc. 
Lesión del cerebro: sólo en muy pocos casos, una lesión del cerebro, especialmente del hipotálamo, puede dar como resultado la obesidad. 
Fármacos: ciertos fármacos utilizados frecuentemente causan aumento de peso, como la prednisona (un corticosteroide) y muchos antidepresivos, así como también muchos otros fármacos que se utilizan para curar los trastornos psiquiátricos.

Una infinidad de inconvenientes en la salud

  • Problemas cardiovasculares
  • Opresión torácica y estenocardia.
  • Desplazamiento cardíaco con disminución de la repleción de la aurícula derecha.
  • Estasis vascular-pulmonar.
  • Taquicardia de esfuerzo.
  • Hipertensión arterial.
  • Insuficiencia cardiaca.
  • Angina de pecho.
  • Infarto de miocardio.
  • Estasis venoso periférico.
  • Varices.
  • Tromboflebitis.
  • Ulceras varicosas.
  • Paniculopatía edematofibroesclerosa (celulitis).

Arteriosclerosis
Causa frecuente de retinitis, nefroesclerosis y alteraciones coronarias.
Menos frecuente la arterioclerosis cerebral, causa de trombosis y hemorragias cerebrales.
Diabetes mellitus tipo II.

Alteraciones metabólicas 
  • Hiperglucemia, intolerancia a la glucosa, resistencia a la insulina. 
  • Hipercolesterolemia. 
  • Hipertrigliceridemia. 
  • Hiperuricemia.
Problemas respiratorios 
  • Hipoventilación alveolar. 
  • Aumento de la incidencia de catarros, bronquitis crónica, neumonía... 
  • Síndrome de Picwick (cuadro de insuficiencia cardio-respiratoria). Apnea nocturna.

Problemas osteoarticulares 
  • Aplanamiento de la bóveda de la planta del pie. 
  • Aplanamiento de los cuerpos vertebrales de la columna, con neuralgias y espondilitis deformante. 
  • Artrosis generalizada: especialmente en rodillas, caderas y columna lumbar. 
  • Atrofia muscular. 
  • Gota. 
  • En niños: pie plano, genu valgum, desplazamiento de la epífisis de la cabeza femoral.

Problemas digestivos 
  • Dispepsia gástrica, con acidez, flatulencia, digestiones pesadas. 
  • Dispepsia biliar, con colecistitis y colelitiasis. 
  • Úlcera gastroduodenal. 
  • Estreñimiento, con frecuentes hemorroides. 
  • Insuficiencia hepática en grado variable por infiltración grasa. 
  • Aumento de la frecuencia de cirrosis hepática. 
  • Insuficiencia pancreática.

Problemas renales 
  • Nefroesclerosis con hipertensión arterial. 
  • Albuminuria y cilindruria. 
  • Retención líquida con edemas.
  • Problemas cutáneos 
  • Cianosis por estasis vascular y telangiectasias. 
  • Estrías cutáneas. 
  • Lesiones por rozaduras. 
  • Lesiones por maceración cutánea. 
  • Intertrigo. 
  • Mayor frecuencia de forúnculos, ántrax. 
  • Caída de pelo, a veces hirsutismo. 
  • Exceso de sudoración. 
  • Ulceras y celulitis.

Problemas gonadales 
Alteraciones menstruales variables: hipomenorrea, hipo e hipermenorrea, amenorrea.

Problemas gestacionales 
Mayor incidencia de toxemia preeclámpsica, malposiciones fetales y partos prolongados.

Problemas sexuales 
  • Disminución de la líbido, frigidez e impotencia (frecuentemente psicológica). 
  • Compulsividad e impulsividad sexual. 
  • Problemas de orden físico para realizar el acto sexual.
Problemas neurológicos 
  • Cefaleas. 
  • Insomnio. 
  • Múltiples trastornos psicosomáticos.
Problemas hematológicos
Policitemia con aumento de la hemoglobina.

En Corrientes: Un ejemplo de los más palpables

Hay un individuo correntino que es un claro ejemplo que la obesidad puede ser combatida y en algunos casos los resultados pueden llegar a ser tremendamente exitosos.
Daniel Sosa, el joven al que en julio le realizaron un bypass gástrico, ya perdió 37 kilos. Se espera que para dentro de un año adelgace cerca de 160 más. Asegura sentirse mucho mejor a pesar de que recién en cuatro meses podrá volver a ingerir alimentos sólidos. “No siento hambre, sólo extraño los sabores”, comentó a este medio.
El 27 de julio un calificado equipo de especialistas multidisciplinario encabezados por los médicos que operaron a Maradona en Colombia, practicó la intervención a Daniel Sosa, de 35 años, que para ese entonces pesaba 305 kilos. Desde el momento de la operación y hasta el 5 de septiembre, última vez que controló su peso, disminuyó 17 kilos, todo esto sin sumar los 20 que adelgazó en la internación previa a la cirugía.
La intervención quirúrgica consistió en reducir el tamaño del estómago dividiéndolo en dos partes, una grande y una pequeña. El objetivo de ello fue que el paciente sólo utilice la parte de estómago más pequeña, por lo tanto, al comer siente saciedad con muy poca cantidad y esto le permite bajar de peso.
“Ahora ni siquiera me agito al hablar”, comentó y aseguró que ya siente los cambios en su cuerpo. “Puedo estar más tiempo parado y caminar, antes sólo hacía movimientos mínimos”, recordó Daniel, un ciudadano que saltó a la popularidad por someterse a la primera intervención de ese tipo en esta parte del país. Los profesionales que llevaron a cabo la operación, de manera gratuita, Eduardo Bolaños y Felipe Chaux, miembros del equipo de especialistas en cirugía de la obesidad de la Clínica para la Obesidad “Solución de Vida”, son médicos colombianos que llegaron a Corrientes para capacitar a nuevos profesionales. En total, Daniel ya bajó 37 kilos. El tratamiento sigue ahora con una estricta dieta que sólo incluye alimentos líquidos. “Recién en cuatro meses podré comer alimentos sólidos”, explicó el joven y agregó que para dentro de un año esperan que baje poco más de 160.
El sobrepeso, sin distinción de edad, de sexo, y de nivel socioeconómico, supone grandes inconvenientes de salud. Todo tipo de problemas: pulmonares, respiratorios y hasta ortopédicos puede llegar a ocasionar; inclusive la muerte es factible también en obesos
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 28668 veces