Inicio > Noticias > 2006 > Personalidad de mujeres contribuye a los trastornos de nutrición

Personalidad de mujeres contribuye a los trastornos de nutrición

Una pionera investigación de la Universidad Mayor señala que las mujeres vulnerables, aquellas que están permanentemente a dieta, tienen estilos emocionales que las pone en peligro de ser víctimas de trastornos alimenticios

Carmen Eugenia Bravo

¿Se reconoce usted como es una mujer inhibida o desinhibida? Si cabe dentro de estás categorías, ponga atención porque esta característica de su personalidad o estilo emocional influye en que esté propensa a sufrir trastornos alimenticios.

Ésa es la conclusión a la que llegó el sicólogo Jaime Silva, jefe del Laboratorio de Neurociencia Afectiva y Psicopatología de la Universidad Mayor, después de siete meses de estudio en 105 mujeres de clase media alta.

El equipo que lideró Silva quería contribuir al esclarecimiento de los trastornos alimenticios que sufren miles de mujeres vulnerables. La principal conclusión del estudio fue que el estilo emocional, con ciertas características de la personalidad, predispone al desarrollo de trastornos de la alimentación en mujeres que viven constantemente a dieta.

El informe consideró las características emocionales o de personalidad de las féminas analizadas y realizó una prueba experimental para generar sobreconsumo de alimentos.

LAS INHIBIDAS Y DESINHIBIDAS

Los resultados demuestran que las mujeres de estilo inhibido y que realizan dieta, presentan una sobrealimentación pronunciada, lo que las hace propensas a caer víctimas de la epidemia de sobrepeso u obesidad que azota al país.

¿Quiénes son inhibidas? Las personalidades con este estilo emocional se distinguen por ser sensibles al fracaso, tienen mucho temor a situaciones nuevas, especialmente sociales, y muy cuidadosas para tomar decisiones, señala el psicólogo Silva.

Por el contrario, y para sorpresa de los investigadores, se encontró que las vulnerables desinhibidas restringen su consumo alimenticio en situaciones que tienden a favorecerlo. Las personalidades desinhibidas se distinguen porque buscan permanentemente situaciones nuevas, son muy competitivas y tienen la tendencia a enfrentar sus dificultades impulsivamente.

Según el psicólogo Silva, “es probable que las mujeres con estilo afectivo inhibido sean más propensas a desarrollar obesidad en situaciones de stress prolongado. En cambio, quienes tienen un estilo emocional desinhibido, en condiciones similares de estrés, están en peligro de desarrollar anorexia”.

Silva precisa que están estudiando los descubrimientos hechos y explorando cómo enfrentarlos para ver cómo se incluyen en las políticas educativas del país. “Hay que desarrollar estrategias para controlar los estilos emocionales, reconociendo las enormes dificultades que implica cualquier cambio en la personalidad”, concluye.

Una pionera investigación de la Universidad Mayor señala que las mujeres vulnerables, aquellas que están permanentemente a dieta, tienen estilos emocionales que las pone en peligro de ser víctimas de trastornos alimenticios
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 4974 veces