Inicio > Noticias > 2006 > Nutrición: para los argentinos, es todavía una materia pendiente

Nutrición: para los argentinos, es todavía una materia pendiente

Según un estudio nacional, se advierten falencias en todas las clases sociales

Obesidad, anemia, baja talla y bajos niveles de calcio en las mujeres son algunas de las consecuencias de una alimentación inadecuada que comienza a revelar la Primera Encuesta Nacional de Alimentación y Salud, cuyos resultados fueron presentados en el 34º Congreso Argentino de Pediatría y que ofrece una radiografía del estado nutricional de los argentinos.

"Se trata de un trabajo sin precedente en el país, ya que se hizo una encuesta personal para conocer los hábitos alimentarios, las conductas, el perfil educativo y las enfermedades pertinentes. Además, se midieron la altura y el peso y se realizaron exámenes clínicos para chequear en la sangre el estado nutricional de los consultados", afirma el ministro de Salud, Ginés González García.

Radiografía alimentaria

El estudio, que abarcó a niños menores de 6 años, mujeres de 10 a 49 años y embarazadas, encuestó a más de 30.000 personas en más de 100.000 hogares. Y no sólo se los interrogó sobre hábitos saludables, actividad física, alimentación y antecedentes de enfermedades, sino que también se pesó, se midió, se tomó la presión arterial y se obtuvieron muestras de sangre para medir la anemia y el colesterol.

"Todo esto se hizo durante las consultas, que duraron más de 45 minutos cada una", explica el doctor Pablo Durán, coordinador del trabajo.

"Los datos de la encuesta muestran que la situación nutricional más frecuente en el país es la obesidad, seguida por la baja talla y por la anemia", afirma Durán.

Para el especialista, el deterioro nutricional es un proceso largo, que empieza cuando finaliza la lactancia materna, que en el país se cumple bastante, pero podría prolongarse más. "Es entonces cuando la calidad de la dieta comienza a no ser adecuada, porque el tipo y la variedad de nutrientes no son todo lo deseables que podrían ser", afirma.

El equipo que diseñó la encuesta realizó un muestreo probabilístico de todo el país. Los resultados de peso y altura son representativos para cada una de las provincias y el resto de las variables son representativas en el nivel regional.

"Cuando comparamos nuestros resultados con los del Censo, comprobamos que la distribución es prácticamente igual -dice Durán-. En general, hay situaciones de inadecuación nutricional en todas las clases sociales, con patrones alimentarios que no son los más saludables. Un ejemplo es que más del 90% de las mujeres no llega a cubrir la ingesta recomendada de calcio. Se trata de un problema que tiene que ver más con la educación alimentaria que con la capacidad económica. Por eso, sobre la base de estos datos, el Ministerio está fomentando la educación y la comunicación de hábitos alimentarios saludables."

Hábitos

El estudio, realizado por mil integrantes de equipos de salud de las provincias, mostró que "si bien los patrones de lactancia materna son aceptables deberían ser mejores", afirmó Durán, e insistió en la necesidad de promover su prolongación en forma exclusiva.

Asimismo, expresó que se "ha observado la introducción tardía de algunos alimentos y temprana de otros, y un consumo de azúcares y grasas muy importante, lo que favorece un inadecuado patrón alimentario".

En cuanto al consumo de calorías en niños menores de 2 años, el 20 por ciento proviene de azúcares, índice que se incrementa al 25 por ciento en los menores de 5 años y a más del 30 por ciento en las mujeres, según indicó el especialista.

Los cereales, la leche y sus derivados aportan el 39 por ciento de la energía en los menores de 2 años. Sin embargo, el consumo de estos alimentos se va reduciendo al 9 por ciento en mujeres de 10 a 49 años. "Además, esto se asocia con que prácticamente el 90 por ciento de las mujeres no logra consumir el calcio necesario para prevenir la osteoporosis", subraya Durán.

La mitad de las mujeres encuestadas no realiza actividad física o lo hace en forma leve. La hipertensión pasa del 10 por ciento en mujeres de 10 a 19 años al 50 por ciento en los grupos de más edad.

Otro dato significativo es que el tabaquismo está presente en un 10 por ciento en mujeres de 10 a 19 años, mientras el hábito aumenta al 30 por ciento en las mayores de 20 años, "lo cual agrega factores de riesgo en salud para este grupo", dice el especialista

A partir de los datos de la encuesta, el Dr. Pablo Durán explica que el Ministerio de Salud de la Nación ha encarado una acción interdisciplinaria, convocando a la industria, para generar acciones desde la alimentación que favorezcan el acceso a alimentos saludables. Desde los ministerios de Salud, de Desarrollo Social, de Economía y de Educación se están coordinando acciones de promoción y educación a la población, junto con los gobiernos provinciales y la sociedad científica.

Durán agrega que "desde hace algunos años se distribuye leche fortificada con hierro, zinc y vitamina C" y que "desde hace dos años se ha fortificado la harina con ácido fólico y se están planeando otras estrategias para lograr que se fortifiquen otros alimentos". Por último, manifestó que "se está analizando modificar los contenidos grasos de los alimentos".
Según un estudio nacional, se advierten falencias en todas las clases sociales
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 2932 veces