Inicio > Noticias > 2006 > Los jóvenes beben y fuman menos que hace 10 años pero comen peor

Los jóvenes beben y fuman menos que hace 10 años pero comen peor

Un informe que evalúa los hábitos de vida desde 1996 alerta también del sendentarismo. Descuidan los buenos hábitos en la alimentación, pese a estar preocupados por su peso corporal

Los jóvenes consumen menos tabaco, alcohol y drogas ahora que hace diez años, además de ser también más prudentes al volante, aunque sus hábitos alimenticios no son los mejores, puesto que consumen poca fruta y son muy sedentarios, especialmente las chicas.

Así se desprende de los resultados del último informe realizado a través del Sistema de Vigilancia de Factores de Riesgo asociados a Enfermedades no Transmisibles (Sivfrent), dirigido a la población juvenil, y que evalúa desde 1996 hábitos de vida relacionados con la salud, para luego establecer estrategias de intervención.

Entre los datos obtenidos tras realizar 2.000 encuestas, destaca que uno de cada cuatro jóvenes considera que tiene exceso de peso, uno de cada cinco ha hecho dieta en el último año y el 72,5% consumen dos o más raciones de productos cárnicos, bollería y chucherías saladas al día.

Frente a esto está el hecho de que más de la mitad de los encuestados no toman las dos raciones diarias de fruta aconsejables en una alimentación saludable y el 37,7% no consume ni una ración de verdura al día.

Las cifras alarmantes sobre los buenos hábitos alimenticios entre los jóvenes madrileños prosiguen, ya que el 16,2% de los varones y el 7,7% de las chicas tienen sobrepeso u obesidad. Estas cifras se explican porque a la dieta diaria deficitaria en frutas y verduras se suma además el factor de riesgo añadido de una actividad física insuficiente, que asciende al 43,5% de las chicas y al 10,9% de los chicos.

Dieta mediterránea

La Comunidad de Madrid, con el objetivo de paliar esta situación que no sólo afecta a los segmentos más jóvenes de la población, acaba de presentar una campaña para promocionar la dieta mediterránea en comedores escolares, restaurantes y en otros canales de consumo alimenticio habitual.

Se pretende que los más pequeños hagan una dieta equilibrada, siguiendo el patrón ideal, que es la que aporta el 12% de calorías totales a partir de las proteínas, el 30% de la grasa y el 58% que resta a partir de los hidratos de carbono.

En función de la cantidad de alcohol que ingieren, el 9,3% de los jóvenes que participaron en el estudio pueden ser clasificados como bebedores de riesgo.

En lo que respecta a los hábitos de consumo de alcohol, éste se realiza casi exclusivamente durante los fines de semana, lo que da lugar a borracheras frecuentes.
Un informe que evalúa los hábitos de vida desde 1996 alerta también del sendentarismo. Descuidan los buenos hábitos en la alimentación, pese a estar preocupados por su peso corporal
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 4525 veces