Inicio > Noticias > 2006 > La gente tiende a engordar dos o tres kilos cada año de media

La gente tiende a engordar dos o tres kilos cada año de media

El jefe de endocrinología del hospital malagueño insiste en que no hay productos milagro para perder peso. "El proceso requiere esfuerzo y un cambio a largo plazo de los hábitos de vida y la nutrición"

Los expertos se muestran muy preocupados por la incidencia que la obesidad y, sobre todo, sus patologías asociadas está teniendo en las sociedades desarrolladas. No dudan en calificarla como la `pandemia´ del siglo XXI y advierten sobre la necesidad de adoptar hábitos de vida saludables antes de que el sobrepeso se convierta en un problema de salud pública. La primavera, antesala del verano y el bikini, es quizás un buen momento para plantarse y adoptar hábitos de alimentación correctos. A largo plazo.

-¿Por qué existen tantos problemas y tanta preocupación por el sobrepeso en nuestra sociedad?
-La realidad es que la oferta calórica que tenemos supera nuestra demanda. Aun llevando una vida normal, el 80% de la población consume más calorías de las que necesita. En España, el 15% de la ciudadanía tiene sobrepeso, pero se estima que el porcentaje de población obesa crece un 2% cada cinco años.
-¿A qué se debe?
-Ello se debe a dos situaciones. La primera es el sorprendente cambio de actividad registrado en la vida laboral de las personas en los últimos 30 años. El trabajo físico casi se ha extinguido. De hecho, desplegamos un 30 ó 40% menos de actividad física laboral que hace 30 años. Por eso, la necesidad calórica es ahora menor, una circunstancia a la que la población, sin embargo, no se ha adaptado. Además, la oferta alimentaria es cada día más amplia. Por poner un ejemplo, 100 gramos de almendras tostadas, que constituyen un aperitivo, aportan casi la mitad de las calorías necesarias para un día. La oferta es tan amplia que, en circunstancias normales, el consumo de calorías supera lo necesario. Sólo en uno de cada mil casos hay una patología detrás de la obesidad, en los 999 restantes el problema es el exceso de calorías.
-¿Y cuántas calorías son las necesarias?
-Una mujer de tipo medio precisa 1.800 calorías al día y un hombre, 2.100. La mujer debe consumir menos calorías simplemente porque tiene menos masa muscular y, en general, menos talla.
-¿Cómo afecta esa ingesta excesiva a nuestro peso?
-Eso provoca que, de media, la población tienda a ganar al año de dos a cuatro kilos.
-Estamos en primavera, la etapa de los regímenes. ¿Por qué la gente se toma en serio lo de perder peso sólo en estos días?
-Lo que ocurre es que, por circunstancia diversas, ese sobrepeso se aprecia más en primavera. Es cuando mucha gente trata de intentar reducirlo. Y, en realidad, esa idea está bien, porque si no ponemos límites a esa situación podemos llegar a obesidades más extremas. La gente no alcanza un sobrepeso de 80 kilos de un día para otro. Es un proceso paulatino.
-Pero, en muchas ocasiones, quien pierde peso vuelve a recobrarlo con facilidad.
-Sí, eso es así, y ese efecto `yo-yo´ consistente en perder algo de peso y luego ganar siempre más de lo perdido una y otra vez, de forma sucesiva, es muy pernicioso para la salud, pues puede tener efectos perjudiciales en el sistema cardiovascular. La gente no debe plantearse estrategias a corto plazo, sino cambios en los hábitos de nutrición y de vida, aunque eso resulte difícil porque supone luchar con todo lo que nos rodea y que tiende a hacernos la vida más cómoda.
-¿Cómo es posible perder kilos de una forma equilibrada?
-Hay una verdad oficial que es la que avalan los datos científicos y ésta dice que para perder peso no hay otra vía que bajar la ingesta de calorías con una dieta hipocalórica y hacer ejercicio físico. Es una verdad dura, porque mucha gente quiere perder esos kilos demás en dos meses, pero perder esos tres o cuatro kilos que sobran es un trabajo a medio plazo que exige esfuerzo.
-¿Por eso prosperan los productos milagro en estas fechas?
-Perder peso sin hacer ejercicio o en una semana es un canto de sirena. Todo el mundo sabe que las dietas y los productos milagro no existen, pero la gente se agarra a un clavo ardiendo. Si lo piensa bien, vivimos en la sociedad de la gratificación inmediata y perder peso, por pura biología, no es algo inmediato. La verdad es muy dura.
-¿Entonces, qué camino aconseja seguir?
-Hoy casi todo el mundo sabe o conoce de alimentación o tiene una pirámide de alimentación en casa. Existe una buena cultura de la alimentación; en general, sabemos qué engorda y qué no. El problema no es la información. No obstante, el que no tenga claro los conceptos debe acudir a un médico. Los médicos de familia, por ejemplo, están capacitados para orientar a los pacientes en este sentido. De hecho, aunque nuestro servicio no nota más afluencia de pacientes en estas fechas, los facultativos de atención primaria sí deben estar notándola ya. Asimismo, cuando ya hay un problema de obesidad es mejor acudir a alguien que te ayude y controle.
-¿Quiénes presentan más problemas de obesidad: los hombres o las mujeres?
-La incidencia por sexos es similar, si bien es cierto que la mujer sufre un incremento más acusado de peso a partir de la menopausia, mientras que la prevalencia es mayor en el varón a edades más tempranas.
El jefe de endocrinología del hospital malagueño insiste en que no hay productos milagro para perder peso. "El proceso requiere esfuerzo y un cambio a largo plazo de los hábitos de vida y la nutrición"
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 7349 veces