Inicio > Noticias > 2006 > Expertos: No sólo la gula y el sedentarismo causan obesidad

Expertos: No sólo la gula y el sedentarismo causan obesidad

Exceso de comidas calóricas y déficit de actividad física no son los únicos responsables de la epidemia de obesidad que tiene al planeta más redondo de lo normal: Otros diez factores se suman a los dos "grandes" culpables.

Veinte expertos mundiales en el tema se reunieron, analizaron los cambios registrados en los últimos 40 años y establecieron 10 factores que, en combinación, estarían contribuyendo al aumento de peso. Ellos son: temperatura corporal, maternidad tardía, raza y edad, tabaquismo, la contaminación, falta de sueño, ser hijo de madre obesa, uso de ciertos fármacos, apariencia corporal y hasta la fecundidad.

1. Falta de Sueño

Quienes duermen menos de siete horas suelen tener una masa corporal superior a la de la gente que duerme más, según la Encuesta Nacional Estadounidense de Salud y Nutrición. Se estima que esto se debe a que la falta de sueño alteraría el metabolismo: hace caer la leptina (hormona que indica la saciedad) y eleva la grelina (hormona que estimula el hambre).

El Estudio de las Enfermeras, que siguió a 68 mil mujeres norteamericanas durante 16 años, encontró que las que dormían en promedio cinco horas por noche ganaron más peso que aquellas que dormían seis, quienes a su vez subieron más de peso que aquellas que dormían siete horas.

Cuando los kilos están de más, se produce un círculo vicioso. "La gente con sobrepeso duerme menos, oxigena poco y se despierta más cansada. Los obesos sufren una disminución en su calidad del sueño", explica el doctor Attila Csendes, director del departamento de Cirugía del Hospital Clínico Universidad de Chile.

2. Raza y edad

Algunos tipos de personas son más gordas que otras. Encuestas realizadas por el Centro Nacional Estadounidense para las Estadísticas de Salud determinaron que los mayores de 40 años tienen tres veces más posibilidad de ser obesos que la gente más joven. Las mujeres de raza negra tienen el doble de riesgo que las blancas.

3. Tabaquismo

Dejar de fumar hace subir de peso y los fumadores tienden a ser más delgados que el resto, ya que la nicotina inhibe el apetito. Además, al abandonar el cigarrillo, "la persona aumenta su sensación olfatoria -que estaba atrofiada-, lo que favorece el aumento del apetito", dice el doctor Patricio Mois, de la Sociedad Chilena de Obesidad. Asimismo, algunos elementos de la combustión del cigarro disminuyen el metabolismo basal.

Los expertos advierten que esto no debe entenderse como una invitación a fumar, sobre todo considerando que Chile tiene una de las tasas más altas de tabaquismo en la región.

4. Temperatura

Mantener la temperatura corporal constante implica un gasto de energía, el que no ocurre al estar en un ambiente templado debido al aire acondicionado o la calefacción de un lugar. En un estudio de mujeres expuestas a 27° C versus 22° C, la diferencia fue de alrededor de unas 239 kilocalorías por día.

5. Embarazo

La posibilidad de convertirse en obeso puede estar determinada antes de haber nacido. Diversos estudios muestran que los hijos de madres obesas tienen muchas más posibilidades de convertirse en gordos.

Si bien hay un factor genético, también existe evidencia de una cierta "programación fetal", en la que las condiciones (sobre todo restricciones de alimento) en el vientre materno pueden llevar a la obesidad con el correr de los años.

Asimismo, en las mujeres tener muchos hijos aumenta las oportunidades de subir de peso si no se cuidan, advierte el doctor Csendes. "Es una causa frecuente de obesidad femenina antes de los 30 años. Hay mujeres que entre el primer y el segundo embarazo suben hasta 30 kilos y nos los bajan".

6. Maternidad tardía

Aunque no se sabe porqué, un estudio del Instituto Nacional Estadounidense del Corazón, los Pulmones y la Sangre muestra que las posibilidades de un niño de volverse obeso aumentan alrededor de 14% cada cinco años extra en la edad de su madre.

7. Fecundidad

Un estudio de la Universidad Estatal Minot, en Dakota del Norte, halló una "pequeña, pero muy significativa relación" entre los kilos y la fecundidad: las mujeres con un peso normal tienen en promedio 3,2 hijos, mientras que aquellas con sobrepeso u obesas tienen en promedio 3,5 hijos (quienes tienen más posibilidad de ser obesos a futuro).

8. Fármacos

Varios medicamentos favorecen un aumento de peso: con los neurolépticos (usados para tratar la psicosis), por ejemplo, se puede subir cuatro kilos en las primeras 10 semanas.

Algo relativamente similar ocurre con los sicotrópicos y antidepresivos, los anticonvulsivos para tratar la epilepsia, los antihipertensivos y la insulina en personas con diabetes.

"Las hormonas masculinas (estereoides) y femeninas hacen subir de peso: las primeras aumentan la masa muscular, al dejar de tomarla esa masa se transforma en grasa. Las hormonas femeninas lo hacen a través de la retención de líquido", precisa el doctor Csendes. Se sabe que al tomar píldoras anticonceptivas durante más de dos años se aumentan unos cinco kilos.

9. Contaminación

Hay evidencia de que la exposición cotidiana a químicos disponibles en el ambiente interfieren en el funcionamiento de hormonas como el estrógeno, el cual, al no funcionar correctamente, aumenta la adiposidad. Claro que no hay pruebas concluyentes, advierte el doctor Mois.

10 Apariencia

El tamaño importa a la hora de buscar pareja, según los expertos, ya que los gordos tienden a casarse con personas con una estructura corpórea similar. Esto hace que aumenten las probabilidades de engendrar hijos obesos (la obesidad en parte es genética) o a repetir conductas que lleven al aumento de peso.

NÚMEROS REDONDOS

Mil millones de adultos en el planeta tienen sobrepeso y, al menos, unos 300 millones son obesos, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

61,3% de la población chilena en general tiene algún grado de sobrepeso u obesidad, de acuerdo con cifras del Ministerio de Salud.

Exceso de comidas calóricas y déficit de actividad física no son los únicos responsables de la epidemia de obesidad que tiene al planeta más redondo de lo normal: Otros diez factores se suman a los dos "grandes" culpables.
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 6805 veces