Inicio > Noticias > 2006 > Colesterol y sobrepeso: problemas frecuentes de los ejecutivos

Colesterol y sobrepeso: problemas frecuentes de los ejecutivos

En la valoración médica para prevenir enfermedades que se conoce como chequeo ejecutivo y que realizan algunos hospitales, se ha encontrado varios males, aunque no profesionales, sí relacionados con el estilo de vida y la actividad que se desarrolla

Para Luis Ernesto Rodríguez, director del programa de chequeos médicos preventivos de la Clínica Marly, los problemas más comunes que se detectan durante los exámenes son los trastornos de riesgo cardiovascular: lípidos, colesterol aumentados, obesidad e hipertensión.

En las mujeres, se detectan patologías previas al cáncer de cérvix o de seno. "Así mismo, identificamos altos niveles de estrés que repercuten en la parte gastrointestinal, dermatológica y cardiovascular".

También son frecuentes los problemas posturales, las lumbalgias y el estrés, desencadenado por una intensidad horaria alta (trabajar más de 10 horas al día), llevar una vida sedentaria. Por eso se hace énfasis en la valoración de salud ocupacional y la nutricional, en este programa que examina entre 50 y 60 pacientes al mes.

Por su parte, Jairo Sánchez, internista y cardiólogo del programa de la Fundación Valle de Lili, afirma que en los ejecutivos que se someten a los chequeos, el sobrepeso y la obesidad son males comunes. A eso se suman los malos hábitos: "muchos pacientes son fumadores y además sedentarios, lo que asociado a su actividad de trabajo trae como consecuencias desarreglos metabólicos (colesterol y triglicéridos altos) e intolerancia a los azúcares. Ocasionalmente, se encuentran lesiones tumorales como cáncer de pulmón o de páncreas en personas que no han experimentado síntomas".

Jaime Alberto Gallo, director del programa de chequeo ejecutivo en la Clínica Medellín, sostiene que en la evaluación que realizan con énfasis en la parte cardiovascular, en la mayoría de pacientes se detectan factores de riesgo como dislipidemia, hipertensión, tabaquismo, sedentarismo, obesidad y sobrepeso. "El estrés es un factor importante que incide en el estado de salud", concluye. En eso coincide el neurólogo Jaime Toro, director del programa de Chequeo Ejecutivo de la Fundación Santa Fe, quien agrega que durante estas evaluaciones se descubren con frecuencia enfermedades como cáncer, problemas coronarios, lumbalgias y estrés.

Por eso, antes de los 40 años, toda persona debe realizarse un chequeo médico por lo menos cada tres años. Un buen examen permite identificar el 80 por ciento de las enfermedades que se derivan de las pruebas más comunes como son cuadro hemático, análisis del colesterol, glicemia y orina. Entre los 40 y los 45 años, el examen debe realizarse anualmente.

"La idea es hacer campañas y que se conozca el tema de las enfermedades profesionales para que se empiecen a prevenir al interior de las empresas. Ahora estos males se reportan un poco más y nos estamos acercando a las tasas internacionales", sostiene Juan Carlos Llano del Ministerio de la Protección Social.

Sin embargo, el médico internista y cardiólogo, Jairo Sánchez, concluye que los ejecutivos en general son personas sanas, que por recomendación de las oficinas de recursos humanos o por su voluntad acuden juiciosamente a practicarse los chequeos para conocer su estado de salud.


¿Qué incluye un chequeo preventivo?

Todo depende de la Clínica y el programa que se escoja, igual que el precio. Según Mayra Alid Colmenares, directora comercial de la Clínica Marly, en los programas de chequeos médicos preventivos hay varias opciones. La de riesgo cardiovascular consiste en un examen en el cual el paciente ingresa a las 7:30 a.m. y se va a la 1 p.m. Tiene derecho a cinco especialidades médicas (las que requiera pero comúnmente son cardiología, medicina general, ocupacional, psicología y nutrición), así como a un examen de riesgo cardiovascular.

Debe incluir exámenes de laboratorio como cuadro hemático, colesterol, glicemia, triglicéridos, así como rayos X de tórax, electrocardiograma y prueba de esfuerzo.

Pero si el paciente prefiere un examen más exhaustivo, puede ingresar a las 7 a.m. y salir a las 5 p.m. Luego de la revisión del médico general, sigue con el cardiólogo, el urólogo, el oftalmólogo, una valoración optométrica, una psicológica y nutricional. Esta opción incluye 18 exámenes de laboratorio, que incluyen para los hombres antígeno prostático y para las mujeres, citología vaginal, así como rayos X de tórax, ecografía de abdomen total, audiometría, electrocardiograma, espirometría (evaluación de los pulmones), odontología con profilaxis y aplicación de la vacuna de Hepatitis B.

Hoy en día se ofrecen alternativas como la nueva técnica de TAC, un chequeo de cuerpo entero, que permite estudiar cráneo, tórax, corazón, pulmones, abdomen, pelvis, tumores y quistes.

En la valoración médica para prevenir enfermedades que se conoce como chequeo ejecutivo y que realizan algunos hospitales, se ha encontrado varios males, aunque no profesionales, sí relacionados con el estilo de vida y la actividad que se desarrolla
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 8750 veces