Inicio > Noticias > 2005 > Vacaciones especiales para gordos

Vacaciones especiales para gordos

Bajo el nombre Big Adventures (Grandes Aventuras), Nichols organiza cursos de buceo para personas obesas

Quien participe en uno de los cursos de buceo de la organizadora de viajes californiana Liz Nichols debe atenerse estrictamente a dos reglas: durante las vacaciones no se habla de dietas y nadie puede criticar el volumen corporal de los demás viajeros. Después de todo, los participantes de esta actividad escuchan demasiadas veces en su vida cotidiana comentarios sobre su peso.


Bajo el nombre Big Adventures (Grandes Aventuras), Nichols organiza cursos de buceo para personas obesas, reseña DPA. La psicóloga de 43 años, buceadora aficionada, pesa unos 130 kilos y mide 1,69 metros. Cuando hace cinco años descubrió su entusiasmo por el buceo, ya nadie pudo detenerla, a pesar de las miradas despectivas de los delgados y el incómodo equipo, diseñado para personas con mucho menos peso. "El sobrepeso no supone en absoluto una sentencia de muerte", opina Nichols. "Cada vez más personas gordas tendrán experiencias especiales en vacaciones".


En Hawai y otras islas paradisíacas, la californiana trabaja con empresas de buceo que por iniciativa de ella ofrecen servicios para personas con sobrepeso. Eso supone, por ejemplo, más peso en el cinturón, para mantener a los obesos clientes debajo del agua durante los paseos.


Hasta ahora, no tuvo que rechazar a nadie por ser demasiado grande. Lo único que Nichols pide a sus clientes, en su mayor parte mujeres, es que puedan nadar 200 metros sin jadear.

Las personas con sobrepeso y con menos ambiciones deportivas pueden disfrutar cada año en julio de una semana de fiesta en la ciudad de los casinos, Las Vegas.


Lo que Joann Bellemore, fundadora de Big Beautiful Women Network (Red de mujeres gordas bellas) inició hace nueve años con un grupo de conocidos, atrajo este año a 600 hombres y mujeres obesos de todo el país e incluso del exterior.


Fue un éxito absoluto, dijo Bellemore. Para el décimo aniversario del evento en 2006, espera contar con más asistentes aún. El programa de vacaciones abarca cursos de danza del vientre, concursos de disfraces y fiestas en la pisicina.


También Bárbara Salas, que organiza desde 2003 cruceros para personas con sobrepeso, promete mucha diversión. En el alquiler de barcos, la mujer de 34 años presta atención a ciertos aspectos prácticos, como, por ejemplo, que las piscinas a bordo tengan escalones anchos en vez de escaleras finas.


Salas asegura que la diversión está garantizada justamente por el volumen de los participantes. "Cuando un gordo viaja solo y luego ve a 50 delgados en la pista de baile, lógicamente se siente mal. Pero nosotros salimos con veinte o treinta obesos y por eso todos nos divertimos".


La mayoría de sus clientes proviene de Estados Unidos, pero también holandeses y alemanes viajaron ya con la organizadora de viajes con sede en Florida.

Los estadounidenses son considerados el pueblo más gordo del mundo. Un tercio de la población padece obesidad mórbida, y otro tercio tiene sobrepeso, según las autoridades.


Los más de 110 kilos que pesa la californiana Debbie Machold no le impidieron subirse a la tabla de surf o bucear. "No deberíamos esperar a disfrutar de la vida cuando por fin estemos delgados. Ya ahora debemos ser activos", opina la pedagoga social.


La mujer de 35 años admite que no es feliz en traje de baño, pero esa frustración se le pasa con un grupo de personas con el mismo problema.


La oferta de ocio para estadounidenses con sobrepeso aumentó constantemente en los últimos años.

Bajo el nombre Big Adventures (Grandes Aventuras), Nichols organiza cursos de buceo para personas obesas
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 8308 veces