Inicio > Noticias > 2005 > Una dulce decepción

Una dulce decepción

El encanto de los azúcares sin calorías o artificiales no alcanza para ocultar una amarga realidad: por sí solos, no ayudan a perder peso y en exceso pueden causar daño

Hoy en día es común encontrar en restaurantes y cafeterías esos pequeños paquetes rosados, azules o amarillos que contienen azúcar artificial sin calorías, o edulcorantes.

Muchas personas, de hecho, han eliminado de su dieta el azúcar calórica por estos sustitutos que endulzan usando una cantidad mínima. ¿Pero, cuál es la realidad de estos azúcares 'mágicos', conocidos bajo los nombres de Splenda, NutraSweet, Equal, Sweet One, y Sweet 'n Low, entre otros?

No se ha comprobado que el uso de estos sustitutos por sí solos ayude a reducir el peso. Además, no aportan nutrientes a la dieta y el consumo excesivo puede tener efectos negativos.

"No hemos visto ningún vínculo que nos indique que el consumo de éstos ayude a una persona a perder peso", dijo Sue Cunningham, del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en San Antonio.

El uso de edulcorantes, según Cunningham, no parece satisfacer la necesidad por algo dulce. "Por eso se buscan otros alimentos que contienen altas calorías".

Pese a que los azúcares artificiales tienen algunos beneficios, no se deben incluir en grandes cantidades en la dieta, agregó Alison Gernand del Centro de Ciencias de la Salud de la Universidad de Texas en Houston.

Además, se considera que los alimentos que contienen azúcares artificiales, como roscas, golosinas y refrescos, también contienen otros ingredientes altos en calorías y bajos en nutrientes.

Riesgos para la salud

La Dirección de Alimentos y Medicamentos (FDA) ha aprobado el uso de cinco azúcares artificiales: sacarina, aspartame, ace-sulfame K, sucralosa y neotame. Todos ellos han sido probados de diferentes maneras antes de permitir su venta.

Según Cunningham, quienes sufren una rara enfermedad hereditaria conocida como PKU (fenilcetonuria) no pueden consumir productos que contengan aspartame. Dicha condición impide que el cuerpo metabolice el aminoácido fenilalanina, uno de los componentes del aspartame. "La acumulación de éste puede causar retardo mental".

En el pasado hubo preocupación por el uso de sacarina porque en un estudio hecho en ratas éstas desarrollaron cáncer. Luego se dijo que el estudio no es aplicable a un consumo normal en seres humanos.

Por eso Gernand sugiere un uso moderado de los edulcorantes, siguiendo las cantidades establecidas por la FDA. Para ella, cualquier problema de salud estaría meramente asociado con el consumo excesivo. "Si una persona se toma 20 referscos dietéticos al día, entonces debería preocuparse".

El encanto de los azúcares sin calorías o artificiales no alcanza para ocultar una amarga realidad: por sí solos, no ayudan a perder peso y en exceso pueden causar daño
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 5103 veces