Inicio > Noticias > 2005 > Tomó pastillas para adelgazar y quedó en coma

Tomó pastillas para adelgazar y quedó en coma

El presunto médico que le recetó el medicamento es intensamente buscado por la Justicia. En el consultorio del acusado incautaron una bolsa con remedios

Una fiscal rionegrina investiga el caso de una mujer de 51 años que sufrió una hemorragia cerebral y quedó en coma tras ingerir medicamentos recetados por un supuesto médico porteño que era ayer buscado por la justicia.

Los remedios fueron adquiridos en una farmacia porteña, cuyos responsables negaron ayer a Télam que sus productos tengan vinculación con el caso y advirtieron que podrían iniciar acciones legales contra los médicos rionegrinos que aconsejaron no consumirlos.

El médico acusado, Eduardo Goycoechea, aclaró por su parte a Télam que posee matrícula nacional que lo habilita como profesional y que los productos indicados "no pueden haberle causado el aneurisma" a la paciente, identificada como Yolanda Giordanella.

Goycochea reside en Buenos Aires pero explicó que una vez al mes viaja a Río Negro para atender a pacientes y admitió que no sacó matrícula en esa provincia.

La mujer comenzó a sufrir mareos y dolor de cabeza el domingo pasado, cuando se hizo atender en el sanatorio Juan XXIII y los médicos recomendaron su internación. Esa misma noche entró en coma.

Otra mujer, de 35 años, que ingería los mismos productos, sufrió un cuadro de descompensación metabólica pero ayer fue dada de alta en el hospital provincial de General Roca.

Autoridades sanitarias de la ciudad rionegrina de General Roca llamaron a la población local a abstenerse de consumir productos envasados en la farmacia Warnes, situada en la calle Warnes 315 de la Capital Federal, "hasta tanto se determine su inocuidad y ausencia de efectos adversos para la salud".

Consultados por Télam, los responsables de la farmacia dijeron que Giordanella estaba tomando medicamentos elaborados en base a fórmulas magistrales, "no homeopáticos", y afirmaron que "es imposible" que le hayan causado un accidente cerebral.

El imputado Goycoechea explicó que la mujer tomaba un producto llamado "Raniquidina, por una gastritis, y otros dos denominados Macindol y Fluoxetina para bajar de peso", pero ratificó que "ninguno puede provocar una hemorragia cerebral".

Tanto las autoridades de la farmacia, que prefirieron no brindar identidades, como Goycoechea atribuyeron la acusación a "una cuestión política y económica" por parte de médicos locales que ven peligrar sus fuente de trabajo "cuando van a General Roca colegas de la Capital Federal".

Tras la denuncia efectuada por autoridades del hospital de Roca, la fiscal local Marta Alacino dio instrucciones para dar con el paradero del profesional que recetó los medicamentos, quien atendía en domicilios particulares de Roca, Cipolleti, Fernández Oro y la ciudad neuquina de Centenario.

Goycoechea explicó a Télam que viajaba a Río Negro una vez por mes en reemplazo de "un colega que se enfermó" y reconoció que tal vez su "único error" fue no matricularse a nivel local inmediatamente.

"Estoy matriculado a nivel nacional y en la provincia de Buenos Aires. Si continuaba yendo a Río Negro me iba a matricular", dijo el médico.

Sobre la otra paciente que sufrió una indisposición y que también ingería los productos de la farmacia Warnes, el médico señaló: "Esa otra paciente estaba tomando la misma medicación para adelgazar pero parece que no estaba comiendo y sufrió una hipoglucemia".

La fiscal ordenó ayer dos allanamientos en domicilios particulares de General Roca donde atendía el médico, en uno de los cuales fue secuestrada una bolsa con remedios.

La paciente Giordanella "se atendía desde tiempo atrás por este supuesto médico que viajaba una vez por mes desde Buenos Aires y recetaba medicamentos 'naturales' para bajar de peso", denunció León.

"En caso de estar consumiendo los mismos y notar alguna molestia, consultar a un médico de confianza o al teléfono (02941) 435854 del hospital, en el que serán asesorados convenientemente", añade el parte oficial del hospital de Roca.

Los dueños de la farmacia Warnes dijeron que fue "exagerado" aconsejar a la población no utilizar sus productos y adelantaron que "hay 140 pacientes en Río Negro que certificarán lo que se les recetó".
El presunto médico que le recetó el medicamento es intensamente buscado por la Justicia. En el consultorio del acusado incautaron una bolsa con remedios
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 727 veces