Inicio > Noticias > 2005 > Tabaco y obesidad dificultan la reproducción asistida

Tabaco y obesidad dificultan la reproducción asistida

La buena noticia es que la modificación de estos hábitos podría favorecer el éxito de la concepción

Ser fumadora o estar obesa son dos factores con "efectos devastadores" en las mujeres que están sometiéndose a procesos de fecundación 'in vitro', hasta el punto de que el tabaco puede añadir el equivalente a una década de edad reproductiva en pacientes de sólo 20 años con problemas de fertilidad. La buena noticia es que la modificación de estos hábitos podría favorecer el éxito de la concepción.

La colaboración de 12 centros holandeses, dirigidos por Bea Lintsen, de la Universidad de Nijmegen (Holanda), ha permitido comparar las tasas de éxito de 8.400 parejas en su primer ciclo de tratamiento, desde 1983 hasta 1995. Las conclusiones, que ahora da a conocer la revista 'Human Reproduction', demuestran que los perjuicios de tabaco y obesidad eran más evidentes en aquellos casos sin una causa de infertilidad conocida.

De hecho, se dividió a las parejas en cuatro grupo en función del motivo por el que no podían tener hijos: trompas de falopio, infertilidad masculina, causas desonocidas y otras (sobre todo ovario poliquístico y endometriosis). La tasa de éxito era del 15,2%, aunque las parejas con infertilidad de origen desocnocido aumentaban esta cifra hasta el 17,8%.

Las mujeres fumadoras, que representaban el 40% del total, tenían peores tasas de éxito en cualquiera de los grupos de edad; una diferencia que se hizo especialmente manifiesta entre aquellas cuya causa de infertilidad no estaba clara. En este subgrupo el porcentaje de nacimientos en el primer ciclo se redujo al 13% (frente al 20% de las no fumadoras).

El hábito tabáquico también incrementó el riesgo de abortos, de la misma manera que estar obesa reducía un 33% las probabilidades de dar a luz. Las madres más mayores, independientemente de los factores que les impedían quedarse embarazadas, tenían más dificultades para concebir, de manera que la tasa de nacimientos se fue reduciendo un 2%.

Como recuerda uno de los firmantes, el doctor Didi Braat, de la Universidad de Radbound (Holanda), las parejas podrían mejorar el resultado de la fecundación in vitro modificando sus hábitos de vida: "Teniendo en cuenta que el tabaco y la obesidad fueron especialmente dañinos entre parejas cuyas causas de esterilidad no están muy bien definidas, las conclusiones hacen pensar que este grupo en particular podría beneficiarse al dejar de fumar y perder peso".

La buena noticia es que la modificación de estos hábitos podría favorecer el éxito de la concepción
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 3328 veces