Inicio > Noticias > 2005 > Padres obesos crían hijos de bajo peso en el tercer mundo

Padres obesos crían hijos de bajo peso en el tercer mundo

A medida que familias del tercer mundo abandonan las zonas rurales y se dirigen a las ciudades, aumenta la adquisición de alimentos de baja calidad y altas calorías, creando la paradoja de niños flacos cuyos padres son obesos, señalaron expertos

El doctor Benjamín Caballero advirtió por primera vez la existencia de madres obesas con niños muy flacos y desnutridos en una clínica de Brasil hace varios años. Luego de estudiar algunos casos, descubrió que el problema estaba bastante extendido, y era más agudo en países asiáticos que sufren una fuerte transición económica acompañada de la emigración hacia las zonas urbanas.

Una investigación cuyos resultados fueron publicados en la revista especializada International Journal de Obesity indicó que los países donde hay un índice más alto de padres obesos y niños delgados están en Asia: Kirguizistán con un 13%, e Indonesia con un 11%.

Esos países son relativamente pobres, pero los ingresos han comenzado a aumentar lo suficiente como para permitir a los padres ofrecer a sus hijos alimentos procesados y con ingredientes conservantes que carecen de nutrientes vitales. Como resultado, los niños carecen de suficiente nutrición. Y los adultos que los consumen lo único que consiguen es engordar.

Caballero, director del Centro de Nutrición Humana de la Escuela de Salud Pública Bloomberg, dependiente de la universidad Johns Hopkins, aludió al fenómeno en un reciente comentario en la revista New England Journal of Medicine.

En una entrevista, Caballero dijo que la globalización de los mercados de alimentos ha permitido la introducción, en países del tercer mundo, "de muchas comidas procesadas. Y eso está cambiando los hábitos alimenticios de las personas".

Familias procedentes de zonas rurales, que cultivaban sus propias frutas y vegetales, ahora deben adquirir todo en las ciudades, donde abundan las comidas baratas. Ese cambio, sumado a que más madres trabajan fuera del hogar y cocinan menos, y que las familias prefieren mirar la televisión en lugar de trabajar en el campo, ha creado hogares "con doble carga", indicó Caballero en la revista de medicina.

Una experta en nutrición dice que la mayoría de las familias indonesias que examina siguen teniendo un peso inferior al normal, aunque ha comenzado a ver más niños y padres gordos en familias de mayores ingresos.

"En las familias de bajos ingresos, generalmente la madre o el padre son muy flacos y los niños desnutridos", dijo Uken Soetrisno, que trabaja para la Junta de Investigación y Desarrollo para la Nutrición y los Alimentos, dependiente del gobierno.

Y aunque la mayoría de los hogares del tercer mundo no tienen la "doble carga" de padres obesos y de hijos flacos, Caballero dijo que ha recibido cartas de expertos de salud pública de todo el mundo denunciando el aumento de ese fenómeno.

Caballero dijo que el problema podría hacerse más grave a medida que aumente el ingreso per cápita en los países del tercer mundo. Señaló como ejemplo varios países de América Latina, donde en ocasiones, todos los miembros de una familia suelen ser obesos.

A medida que familias del tercer mundo abandonan las zonas rurales y se dirigen a las ciudades, aumenta la adquisición de alimentos de baja calidad y altas calorías, creando la paradoja de niños flacos cuyos padres son obesos, señalaron expertos
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 5397 veces