Inicio > Noticias > 2005 > Obesidad: enfermedad crónica

Obesidad: enfermedad crónica

Un sujeto con exceso de peso tiene una expectativa de vida más baja

Una persona obesa está enferma y esta es una verdad que no tiene atenuantes. La comunidad médica y científica ya lo declaró: La obesidad es una patología crónica que no tiene cura conocida y requiere un tratamiento a largo plazo.

Aún hay muchas cosas que se desconocen acerca de esta afección, a pesar de que ya se convirtió en una epidemia en muchas partes del mundo y que amenaza con tener magnitud de pandemia. Sin embargo, ya se sabe que las dietas demasiado restrictivas, los productos milagrosos y los regímenes que hacen perder muchos kilos en poco tiempo, lejos de funcionar, empeoran la situación de la persona obesa.

"Como enfermedad crónica, la obesidad debe ser debidamente diagnosticada, evaluada y controlada por profesionales de la Medicina capacitados para tratar a la persona obesa", dice Jesús Velásquez, presidente de la Sociedad Venezolana de Obesología, una organización que agrupa "a un colectivo médico que tiene tiempo tratando a personas con esta afección" y que se fundó en febrero de 2001.

Cuando Velásquez habla de profesionales capacitados se refiere a un equipo multidisciplinario, no a un solo médico, pues "el paciente obeso es una persona que desarrollará muchas complicaciones que deben ser atendidas por cada especialista". Así pues, endocrinólogos, nutrólogos, nutricionistas, internistas y cardiólogos, entre otros facultativos, deben intervenir en su tratamiento.


Más vulnerables

La expectativa de vida de una mujer obesa se reduce 7,1 años, mientras que la de un hombre obeso se recorta 5,6 años. En caso de que la persona haya engordado entre los 30 y los 49 años de edad, lo más probable es "no cruzarán la esquina de los 60" y esto es así "porque si no los agarra un cáncer, los mata un infarto".

Pero una situación que hace a las personas con exceso de peso más vulnerables es la proliferación de ofertas de dietas o productos milagrosos para perder peso rápidamente. "No se puede creer en sistemas que prometen eliminar 20 kilos en un mes, pues el individuo puede perder agua, músculo o hueso, todo menos grasa", comenta Heide Morales, especialista en Salud Pública y explica que "la grasa es muy lenta para moverse, pero el agua se mueve rápido". 

Y es que "la obesidad es un negocio redondo", dice Velásquez, y advierte que "ningún producto, ni los autorizados para uso médico ni los tapa amarilla, pueden curar la enfermedad". De hecho, "mientras más características milagrosas tenga un producto, es más probable que no esté avalado por ningún grupo médico o científico serio".

Los especialistas explican que la pérdida de peso al usar algunos productos "no respaldados por la comunidad científica" se debe a que contienen diuréticos o efedrina (sustancia estimulante del sistema nervioso central de venta prohibida en Estados Unidos).


Sentimiento de culpa

Además de ser atacados por los comerciantes de la obesidad y por múltiples afecciones, los obesos son agredidos por la sociedad: "Son personas que, además de estar enfermos, todo el mundo los ataca", señala Mariela Berrizbeitia, médico general.

Quienes no sufren de obesidad tienden a creer, según los expertos consultados, que las personas con exceso de peso son culpables de su condición por no poder dejar de comer las comidas engordantes o no hacer suficiente ejercicio.

Lo cierto es que, en este tema, "no hay que buscar culpables. La naturaleza dispuso que el ser humano debía guardar grasas para que le sirvieran de combustible para realizar las múltiples actividades físicas que tenía que hacer. Pero ahora los estilos de vida han cambiado y ahorramos más de lo que gastamos", dice Morales.

Como es lógico, "la obtención del alimento ya no implica el reto de cazar al animal, buscar la leña o encender el fuego", agrega Berrizbeitia.

Pero no se trata sólo del organismo y sus condiciones, el ritmo de vida moderno ofrece comidas más calóricas y raciones más grandes, "la publicidad también incita a comer con tamaños más grandes", resalta Velásquez.

Los especialistas de la Sociedad Venezolana de Obesología aseguran que la única manera de evitar la proliferación de víctimas de la destrucción orgánica producto de la obesidad, es informando y educando a la población y a la propia comunidad médica donde aún se presentan vacíos peligrosos en materia de conocimiento de la enfermedad: "En la medida en que existan más médicos informados, menos individuos abandonarán el tratamiento".


Un sujeto con exceso de peso tiene una expectativa de vida más baja
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 21643 veces