Inicio > Noticias > 2005 > Obesidad en EU obliga a fabricar ataúdes y sillones extragrandes

Obesidad en EU obliga a fabricar ataúdes y sillones extragrandes

La confección de ataúdes a medida para obesos pasó a ser un negocio en expansión en Estados Unidos donde el aumento de la obesidad hace que ese tipo de demanda esté en constante crecimiento

Se calcula que 64 por ciento de la población de Estados Unidos (unos 130 millones de personas) sufre de sobrepeso o es obesa, lo cual supone que son más propensas a padecer enfermedades cardiacas, diabetes, cáncer y otro tipo de problemas de salud.

Con el aumento de la obesidad entre los estadunidenses, la industria y los servicios debieron adaptarse a los nuevos estándares: las empresas aéreas aumentaron sus estimaciones del peso promedio de los pasajeros, las tiendas de ropa proponen talles XXXXL, los fabricantes de muebles construyen sillas y sillones cada vez más anchos.

Este mismo desafío es el que enfrenta la industria funeraria. En Indiana, se fundó hace 20 años la sociedad Goliath Casket, para ofrecer a los obesos difuntos ataúdes más cómodos.
Con sus 2.10 metros de ancho, el ataúd fabricado por Goliath Casket, la firma especializada en artículos funerarios de gran tamaño más antigua de Estados Unidos, es probablemente el más grande jamás construido en el país.

Fue fabricado para un hombre que pesaba 405 kilos fallecido en Alaska. La mayoría de las personas que tienen ese peso pueden entrar en los ataúdes más clásicos, de 1.40 metros de ancho, casi equivalente al de una cama de dos plazas.
Pero las piernas del difunto estaban rígidas y no pudieron ser flexionadas.
“Es realmente una pena”, señaló el propietario de Goliath, Keith Davis. “El cuerpo debe haber sido conservado en hielo. Por lo que sabemos, tomó mucho tiempo organizar el funeral”.

Primero comenzó por modificar el diseño del ataúd tipo de entonces, luego reforzó las estructuras para que la madera no se deforme con el peso de los cuerpos, y finalmente agrandó el ancho del cajón más allá de los 60 centímetros reglamentarios.

“En los años 90, nuestro tamaño mayor era de 84 centímetros de ancho. Creíamos que era grande”, señaló Davis. “Luego recibimos encargos para ataúdes cada vez más anchos, así que amplié la medida a 1.20 m. Y ahora los hago de 1.40”, añadió.

Las ventas de Goliath crecieron cerca de 20% anualmente y la firma, integrada por cuatro personas, apenas logra satisfacer la demanda. El año pasado vendió 600 ataúdes y Davis estima que en Estados Unidos se venden entre 200 y 300 ataúdes de gran tamaño por día.

“Hace 15 años, era dos o tres por día”, precisó.

Los fabricantes de ataúdes tradicionales entraron en el mercado de los extra grandes hace unos cinco años, pero la mayoría no alcanza a producir cajones de más de 84 centímetros por razones de adaptación de las líneas de producción, entre otras.
Para marcar una diferencia, la sociedad familiar Goliath apostó al servicio, especialmente a los envíos ultra rápidos, por avión o por carretera.

La confección de ataúdes a medida para obesos pasó a ser un negocio en expansión en Estados Unidos donde el aumento de la obesidad hace que ese tipo de demanda esté en constante crecimiento
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 6371 veces