Inicio > Noticias > 2005 > Los sistemas de salud, en peligro por el rápido aumento de la obesidad

Los sistemas de salud, en peligro por el rápido aumento de la obesidad

La gordura de los pequeños es justificada de alguna manera y entendida como “síntoma de salud y bienestar”...

Quince de cada cien niños son obesos, proporción que sube a 32 si se trata de sobrepeso, unas cifras que “ponen en peligro la existencia de los propios sistemas de salud”, según Rosaura Leis, profesora de Pediatría de la Unidad de Investigación en Nutrición y Desarrollo Humano de Galicia en el Departamento de Pediatría del CHUS, quien participó ayer en el espacio de Radio ObradoiroLa Tertulia, conducido por Reyes Leis.

La pediatra, junto con la profesora y pedagoga de la escuela infantil compostelana Antares, Leli Vizoso, y Rebeca Villaverde, delGrupo Correo Gallego, abordó la obesidad infantil como un problema epidemiológico, asociado a muchas otras patologías, algunas que son causa de muerte, como la tensión arterial elevada, colesterol alto y diabetes de tipo 2.

Tanto Rosaura Leis como Leli Vizoso coincidieron al poner de manifiesto que los padres siguen estrictamente las indicaciones dietéticas de los pediatras durante el primer año de vida del niño, pero ya en el segundo, “el gran desconocido”, según apuntó la doctora, comienza la ingesta de bebidas blandas -refrescos y zumos preparados- y snacks de forma abusiva, lo que contribuye a favorecer la obesidad.

Ambas profesionales resaltaron que tan importante es tener una buena alimentación, que en estos momentos se hace cuesta arriba debido a que “una dieta sana es cara”, como mantener unos hábitos de vida activa.

En este sentido, Leli Vizoso, desde su experiencia con niños de cero a tres años, apuntó que los padres centran su preocupación no tanto en la obesidad como en el hecho de que los pequeños se coman la dieta prescrita. La gordura de los pequeños es justificada de alguna manera y entendida como “síntoma de salud y bienestar”.

Sobre esta cuestión, la pediatra añadió que algo queda del pasado cuando la grasa corporal era “sinónimo de opulencia y poder económico”, y es por ello, dijo, que los padres en muchas ocasiones no reconocen el problema, en especial aquellos que también presentan sobrepeso.

Otro aspecto en el que ambas profesionales mostraron su acuerdo es en el hecho de que los niños, influenciados por el entorno, llevan una vida cada vez más sedentaria, en ocasiones promovida por “la comodidad de los padres” y también por una “sobreprotección”. Vizoso y Leis ejemplarizaron ambos aspectos aludiendo al abuso de la televisión, como fórmula de tener a los niños entretenidos, o al hecho de no caminar y utilizar el coche “hasta prácticamente llegar con el niño al aula” para que el pequeño no se moje si llueve.

Así, la pedagoga reivindicó espacios abiertos donde los niños puedan ejercitar actividades físicas “normales” sin tener que recurrir a las actividades extraescolares competitivas. Tesis compartida por la doctora, quien recordó que cada día es recomendable realizar entre 30 y 60 minutos de actividad física.

Rosaura Leis recordó estudios que demuestran que el cambio de hábitos alimenticios y el sedentarismo ha contribuido a que las niñas de 10 años hayan aumentado el contorno de la cintura cinco centímetros en quince años, y a elevar el peso 7 kilos entre 1979 y 2001.
La gordura de los pequeños es justificada de alguna manera y entendida como “síntoma de salud y bienestar”...
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 3162 veces