Inicio > Noticias > 2005 > Los hispanos, también objetivo de nueva guía contra la obesidad

Los hispanos, también objetivo de nueva guía contra la obesidad

Con recetas típicas de comer menos y hacer más deporte, el Gobierno difundió una guía para combatir la obesidad, un mal que afecta especialmente a la minoría hispana que vive en EEUU

"Promover los buenos hábitos en la alimentación es la base para reducir el creciente número de problemas de la obesidad y la inactividad física, y para obtener los beneficios de salud que conlleva una dieta equilibrada y nutritiva", declaró el secretario de Salud, Tommy Thompson.

De acuerdo con la Asociación Americana del Corazón, los hispanos son los menos dispuestos a hacer ejercicio y los más propensos a la obesidad y, según las últimas estadísticas, ocupan el segundo lugar detrás de los afroamericanos (29.3 por ciento) en la categoría de obesidad.

Los Departamentos de Salud y de Agricultura de EEUU han elaborado una Guía Alimentaria para 2005 dirigida a toda la población del país en la que recomiendan consumir más frutas, verduras y cereales integrales, reducir las calorías y hacer ejercicio diario entre 30 y 90 minutos.

Son las mejores fórmulas para combatir la obesidad, una enfermedad que nunca había sido un problema tradicional entre los hispanos hasta hace pocos años, a medida que nuevas generaciones de inmigrantes abandonaban las dietas con verduras y legumbres y adoptaban la estadounidense, con abundancia de grasas y sal.

Entre 1991 y 1998, según un estudio de los Centros de Control de Enfermedades (CDC), la tasa de obesidad entre los hispanos subió un 80 por ciento, del 11.6 al 20,8 por ciento de la población de esa minoría.

Los expertos que han asesorado al Gobierno para elaborar sus nuevas recomendaciones llegaron a la conclusión de que "comer menos calorías e incrementar al mismo tiempo la actividad física son las claves para controlar el peso", según el texto de la Guía difundida hoy.

Los estadounidenses ya lo saben, pero el problema para ellos es poder cumplir estas recomendaciones en un país inundado de establecimientos de comida basura adictos a la táctica de ofrecer más comida por menos dinero con ofertas del tipo "pague 1 y llévese 3" o "bebida gratis con ración extra grande".

A esto se añade el hecho de que, por poner un ejemplo, el precio de una pizza "gigante" es muy inferior al de un plato de verdura y no digamos ya al de uno de pescado.

El excesivo tamaño de las raciones, siempre acompañadas de salsas y patatas fritas, unido a la pasión por las conocidas como sodas o bebidas gaseosas azucaradas tampoco ayudan a llevar una dieta lo que se dice sana.

En contrapartida, los medios de comunicación bombardean a los ciudadanos con ofertas de gimnasios, de máquinas y pastillas milagrosas para perder peso, y los centros deportivos aumentan de forma paralela al del número de obesos.

La administración está cada vez más consciente de la necesidad de atajar como sea la obesidad ante datos cada vez más alarmantes.

Y es que los estadounidenses han acumulado una media de cinco kilos adicionales en los últimos 10 años y "casi el 66 por ciento tienen exceso de peso o son obesos", subrayó hoy la secretaria de Agricultura, Ann Veneman.
Con recetas típicas de comer menos y hacer más deporte, el Gobierno difundió una guía para combatir la obesidad, un mal que afecta especialmente a la minoría hispana que vive en EEUU
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 3068 veces