Inicio > Noticias > 2005 > Los estadunidenses vivirán menos por sus kilos de más, señala estudio

Los estadunidenses vivirán menos por sus kilos de más, señala estudio

Después de realizar diversos análisis sobre el efecto de la obesidad en la longevidad, podemos concluir que el aumento estable de la esperanza de vida que ha tenido lugar durante los dos últimos siglos puede llegar pronto a su fin

Así de contundentes son las conclusiones de un informe elaborado por varios especialistas estadunidenses con respecto al problema del sobrepeso en EU, que ha visto la luz en la última edición del New England Journal of Medicine.
Según exponen los autores del documento, después de un periodo de estabilidad este problema ha sufrido una progresión imparable. De hecho, entre la década de los 80 y los 90, ha crecido en un 50 por ciento. Concretamente, dos tercios de la población adulta estadunidense es obesa o, como mínimo, pesa más de lo que debería.
Por si fuera poco, esta tendencia se está trasladando a los niños, lo que preocupa especialmente a los expertos, ya que incluso entre los más pequeños se ha incrementado la incidencia de diabetes tipo 2, un trastorno relacionado con el metabolismo de la insulina y que siempre ha sido propio de la edad adulta.
OTROS PROBLEMAS. Fallo renal, tumores, problemas cardiovasculares, dificultad respiratoria, alteraciones articulares... son sólo otras de las patologías directamente asociadas al exceso de peso que también se han propagado entre la población estadunidense y que repercuten en el aumento de la mortalidad prematura.
En este sentido, cabe recordar un trabajo, publicado el año pasado en la revista Health Affairs y elaborado por un equipo de economistas, que ya avisó de que los gastos derivados de la obesidad se aproximaban en estos momentos a los que origina el tabaquismo y que de seguir a este ritmo, llegarían a colapsar el sistema sanitario de ese país si no se tomaban medidas drásticas de manera urgente.
Ninguno de estos conceptos es realmente novedoso. Sin embargo, para dar una idea tangible de la magnitud de la epidemia, los autores del nuevo informe han realizado un cálculo de cuál sería la reducción de las tasas de mortalidad si todo el mundo que actualmente es obeso en EU perdiera los kilos que le sobran hasta alcanzar un Índice de Masa Corporal (IMC) óptimo.
Este valor, que se emplea para establecer el grado de obesidad de un individuo se obtiene de dividir el peso expresado en kilogramos por la altura, expresada en metros, elevada al cuadrado.
Si el coeficiente que se obtiene es mayor de 30 se considera que el paciente tiene sobrepeso y de ahí en adelante, obesidad. Pues bien, si los ciudadanos estadounidenses no ponen remedio a esta acuciante situación, su esperanza de vida se verá reducida entre dos y cinco años en las décadas venideras.
No obstante, y según los autores, la situación no es irreversible. Tenemos la esperanza de que se elaboren nuevas políticas sanitarias que den una rápida respuesta e impidan el deterioro que supone la obesidad tanto para la calidad como para la duración de la vida, escriben en sus conclusiones.
De lo contrario, los estadunidenses jóvenes que no se reconcilien con la báscula corren un serio riesgo de vivir menos que sus progenitores.
Por su parte, el autor del editorial que acompaña a este informe, elaborado por Samuel Preston, demógrafo de la Universidad de Pensilvania (EU) opina que estas previsiones le parecen demasiado pesimistas, aunque no niega la gravedad del problema de la obesidad en su país.
En cualquier caso, admite que este y otros trabajos de corte similar deben constituir una señal de alarma para no desperdiciar el rédito obtenido en estos años, respecto a la esperanza de vida, gracias a los avances científicos y sociosanitarios.

Después de realizar diversos análisis sobre el efecto de la obesidad en la longevidad, podemos concluir que el aumento estable de la esperanza de vida que ha tenido lugar durante los dos últimos siglos puede llegar pronto a su fin
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 2540 veces