Inicio > Noticias > 2005 > Los científicos estudian cómo reducir la obesidad en EE.UU

Los científicos estudian cómo reducir la obesidad en EE.UU

Los científicos estudian fórmulas de terminar con el sobrepeso que padecen dos tercios de la población estadounidense, y parece que los ácidos Omega 3 podrían ser la solución si se introducen en alimentos más apetecibles o suculentos, ya que la población "no tiene el hábito de comer fruta y verdura".

Con dos tercios de la población estadounidense con sobrepeso y su deseo expreso de comer más saludable, cada cadena productora de alimentos ha encargado a los científicos encontrar "'el Santo Grial': productos que contengan menos grasa, harina, azúcar o sal y más fibra, aceite de pescado o cereales", según reseña un artículo del diario 'The New York Times'.

Ácidos Omega 3
El profesor de nutrición de la Universidad de Nueva York, Marion Nestlé, sostiene que la mejor manera de conseguir alimentos más saludables es con la introducción de ácidos Omega 3, que se obtienen del aceite de pescado. "Se trata de convertir la comida en medicina", señala, aunque se pregunta por qué se ha de introducir estos ácidos en otro tipo de alimentos cuando ya hay otros que lo contienen, como el pescado, el pollo o los huevos.

Pero para que las empresas alimenticias acepten introducir ingredientes más sanos en su línea de productos, éstos tienen que generar mayores ingresos y producir más ventas que los convencionales o de lo contrario "será difícil que las compañías los oferten".


Lo sano crece
En este sentido, la compañía Pepsi reconoce que su línea de productos saludables 'Smart Spot', entre los que se encuentran las patatas fritas Lays, el zumo Tropicana o la Pepsi Light, crece a un ritmo doble en comparación con sus otros productos.

Además, los alimentos etiquetados como saludables dan confianza a los miembros de la Administración, del Congreso, grupos de consumidores y abogados, que en definitiva "son los que controlan la respuesta de las cadenas alimenticias al problema de la obesidad".


Aditivos saludables
Las empresas que se dedican a fabricar aditivos facturan al año 4.000 millones de dólares a la industria de alimentos, y son responsables de muchas de las propiedades comunes de la comida procesada. Los aditivos, por ejemplo, aseguran que el pollo calentado en el microondas se caliente por todas las partes por igual y que otros muchos productos puedan permanecer sin frío en supermercados o en casa hasta nueve meses sin estropearse.

Hay empresas que buscan aditivos que añadidos a la comida la hagan más saludable, como la inclusión de fibra. El modo más obvio de comerla es aumentar el consumo de fruta y verdura, pero las compañías de comida dicen que muchos americanos no quieren hacer cambios significativos en sus dietas.

Así, el trabajo de los científicos es desarrollar los aditivos que tienen una textura agradable y que puedan ser introducidos en el pan o las magdalenas, para hacerles fuentes importantes de fibra.


Sano pero maloliente
La mejor fuente de Omega 3 es el aceite de pescado, que tiene un problema de olor para poder ser introducido en el pan, las magdalenas o las barras de cereales.

El científico Jim Zallie dice que una compañía de Seattle está probando el producto para su pan, pero la etiqueta del producto no quiere advertir de que el producto contiene aceite de pescado y, para evitarlo, simplemente cita la presencia de Omega 3.

Las compañías de comida insisten en que a pesar de las críticas son pragmáticos. Subrayan que sus estudios de mercado muestran que la conveniencia y el gusto "todavía sobrepasan a la nutrición como prioridades para la mayoría de la gente" y que los consumidores "no tienen la intención de dejar su comida favorita".

Esto es una buena noticia para la industria alimenticia actual, porque si los americanos dejasen de comer grandes cantidades de pollo frito, galletas, patatas fritas o cereales edulcorados, "sería la 'salud' financiera de las compañías la que se resentiría".

Los científicos estudian fórmulas de terminar con el sobrepeso que padecen dos tercios de la población estadounidense, y parece que los ácidos Omega 3 podrían ser la solución si se introducen en alimentos más apetecibles o suculentos, ya que la población "no tiene el hábito de comer fruta y verdura".
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 3242 veces