Inicio > Noticias > 2005 > Los adolescentes pesados

Los adolescentes pesados

Al escribir este artículo pienso en los adolescentes que en este momento sufren por tener peso de más y, sin embargo, continúan con los mismos hábitos de alimentación y ejercicio que los llevaron a esa situación

Lo más importante de tener un peso normal no es lucir de cierta manera, sino sentirse bien y mantenerse saludable.

Estar obeso no es lo mismo que tener unas libritas de más. Las personas obesas corren el riesgo de tener graves problemas de salud.

Carrera contra las calorías

Las personas aumentan de peso cuando consumen más calorías (energía) de las que queman. Este exceso de calorías se almacena como grasa.

El sobrepeso tiene factores hereditarios, pero, sobre todo, depende de los hábitos familiares. Por ejemplo, muchas familias comen los mismos alimentos, tienen los mismos hábitos y tienden a pensar de manera similar sobre temas relacionados con los alimentos (por ejemplo, la insistencia de que los niños coman mucho para ponerse "fuertes y grandes").

En muchos casos, las emociones también pueden estimular el sobrepeso. Muchos adolescentes comen cuando sienten tristeza o están nerviosos.

Uno de los factores más importantes en el aumento de peso es la vida sedentaria. Actualmente, los jóvenes son menos activos que en el pasado, ya que ocupan más su tiempo frente al televisor, los juegos de video y las computadoras. Pocos adolescentes caminan o utilizan la bicicleta como medio de transporte.

Además, cada día las familias comen más en restaurantes, compran comida ya preparada en tiendas o comidas listas para calentar. Estos alimentos, por lo general, contienen mucha más grasa y calorías que las caseras, preparadas con alimentos frescos.

El ejercicio no hace daño

La manera más sencilla de combatir el sobrepeso es haciendo ejercicio regularmente y poniendo atención al tipo y cantidad de alimento que elija comer. No quiere decir que se necesita ser atleta y tampoco quiere decir que todo el día hay que comer lechuga.

Para mantenerse activo, intente hacer ejercicio durante 30 a 60 minutos el mayor número de días de la semana. Caminar, andar en bicicleta, patinar o bailar son buenas maneras de quemar calorías y mantenerse en forma.

Realice las siguientes actividades para mantenerse en movimiento:

Salir a dar un paseo.

Utilizar las escaleras en lugar del elevador.

Caminar o utilizar la bicicleta en lugar del automóvil tan seguido como sea posible.

Ayudar en las tareas del hogar, como aspirar, lavar el auto o limpiar las ventanas.

Limitar el tiempo frente al televisor o los juegos de video. Hasta leer un libro consume más calorías.

Las bebidas gaseosas, los jugos de frutas y las bebidas deportivas contienen mucha azúcar. Opte por leche descremada o agua.

Comer por lo menos cinco porciones de verduras y frutas frescas todos los días.

Evitar los restaurantes de comida rápida.

No comer por aburrimiento.

Evitar comer frente al televisor.

Opinión profesional

Es importante que el adolescente con sobrepeso hable con un médico o especialista de la salud, además de los padres, antes de intentar bajar de peso.

Con ayuda profesional y apoyo de la familia puede idear un plan seguro, que se base en comer bien y hacer ejercicio. Los adolescentes necesitan comer en forma regular. Dejar de comer o hacer dietas raras podría ocasionar problemas al obstaculizar el desarrollo normal.

Tal vez también quiera llevar un diario de su progreso. Anotar todo lo que come, cuánto ejercicio hace y cómo se siente. Los cambios pueden llevar tiempo, pero ver los avances por escrito ayudará a mantenerse firme.

Al escribir este artículo pienso en los adolescentes que en este momento sufren por tener peso de más y, sin embargo, continúan con los mismos hábitos de alimentación y ejercicio que los llevaron a esa situación
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 5667 veces