Inicio > Noticias > 2005 > Las dietas radicales pueden a conducir a las adolescentes a la obesidad

Las dietas radicales pueden a conducir a las adolescentes a la obesidad

Las adolescentes que están deprimidas o prueban dietas radicales son más propensas a ser obesas que aquellas que consumen alimentos ricos en grasa o que a veces comen en exceso

Los investigadores aseguraron que los métodos severos para controlar el peso --incluyendo saltarse comidas y usar laxantes -- pueden provocar un aumento de peso en lugar de una pérdida.

"Muchos de estos comportamientos a los que están recurriendo muchachas adolescentes no son efectivos para controlar la obesidad", declaró un profesor investigador de psicología de la Universidad de Texas en Austin, Eric Stice.

Una experta no implicada en el estudio indicó que los resultados no son nada sorprendentes. "Sabemos que las dietas estrictas de hecho llevan a comer demasiado o a un cambio en el metabolismo", señaló Lisa Dorfman, dietista y psicoterapeuta, portavoz de la Asociación Dietética Estadounidense.

"Tu cuerpo disminuye su actividad porque no sabe cuándo vendrá la próxima comida normal. Comerse un pedazo de pastel es más sano que hacer dieta durante una semana y entonces comerse todo un pastel", agregó.

El estudio, que incluyó a 496 chicas del área de Austin de entre 11 y 15 años de edad, fue publicado en la edición de abril de la revista 'Journal of Consulting and Clinical Psychology', de la Asociación Psicológica Estadounidense.

Stice señaló que el mensaje del estudio es que las jóvenes necesitan cuidar la cantidad de calorías que consumen y hacer ejercicio físico. "No consuman más calorías de las que necesitan", recomendó.

Aunque el estudio halló que ingerir alimentos ricos en grasa, darse una comilona o hacer poco ejercicio no aseguran que una persona sea obesa, Stice precisó que los efectos son difíciles de medir con precisión porque a muchas jóvenes les cuesta admitir que comen comidas grasas o que son sedentarias.

El estudio encontró que otro factor de obesidad es si los padres de las chicas son obesos, una relación que según Stice puede explicarse no sólo como algo genético, sino por los hábitos alimenticios de la familia.

Respecto a la relación con la depresión, quienes la padecen podrían comer de más por placer o distracción, pero el estudio indicó que también es posible que la falta del químico serotonina -- una condición a menudo vista en personas deprimidas -- lleva a un mayor consumo de carbohidratos.

Las adolescentes que están deprimidas o prueban dietas radicales son más propensas a ser obesas que aquellas que consumen alimentos ricos en grasa o que a veces comen en exceso
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 2912 veces