Inicio > Noticias > 2005 > La obesidad es la epidemia del siglo XXI, el mayor reto de la salud pública

La obesidad es la epidemia del siglo XXI, el mayor reto de la salud pública

España lidera en Europa el ranking de niños obesos: la consecuencia es que se acortará la vida diez años

La médico asturiana María Neira es la presidenta de la Agencia Española de Seguridad Alimentaria, con rango de subsecretaria. Antes de ser nombrada para este cargo ocupó durante nueve años distintos puestos de responsabilidad en la Organización Mundial de la Salud (OMS) en Ginebra. Entre 1998 y 2002 fue directora del departamento de Prevención, Control y Erradicación de Enfermedades Infecciosas, y anteriormente fue coordinadora del Grupo de Trabajo Mundial de la lucha contra el cólera y otras enfermedades epidémicas. La doctora Neira se licenció en Medicina en la Universidad de Oviedo y se doctoró en Endocrinología y Enfermedades Metabólicas en la Universidad René Descartes de París.

-Últimamente anda muy preocupada por el sobrepeso que poco a poco vamos ganando los españoles.

-Es una preocupación que compartimos muchos en la Organización Mundial de la Salud y en la Unión Europea. La obesidad es la epidemia del siglo XXI, el mayor reto al que nos enfrentamos para la salud pública.

-¿Y en los niños?

-En España tenemos ya un número importante de niños, con edades entre los seis y los doce años, que son obesos. Estamos en obesidad infantil a la cabeza de Europa, ya sólo nos gana Italia. Las consecuencias, como no se tomen medidas, nos quitarán diez años de vida.

-¿A este paso corremos el riesgo de llegar a la situación de Estados Unidos?

-Estamos a siete años de llegar a una situación tan preocupante como la de Estados Unidos, por lo que tenemos que actuar ya con una estrategia basada en la nutrición, actividad física y prevención de la obesidad. Ésta es la respuesta que hemos dado desde el Ministerio de Sanidad y es una iniciativa muy innovadora porque lo que pretende es un cambio social importante en los hábitos de vida, que son más difíciles de cambiar que la religión.

-¿Quiere decir que más moderación?

-Sobre todo ser menos sedentarios.

-¿Cómo se consigue el siempre difícil término medio en este mundo de prisas que nos toca vivir?

-Hay muchos factores que intervienen en la obesidad, y la vida moderna es uno de ellos con sus prisas, igual que el haber abandonado los buenos hábitos de cocinar por placer. Llegar a casa y comer algo rico hay que hacer que sea un acto compartido. Hay que recuperar el acto de cocinar en familia por placer.

-Y además...

-La estrategia es muy ambiciosa, en la que tiene que intervenir la industria alimentaria, los responsables de promover la alimentación, los comedores escolares, la publicidad, la industria de ocio, que nos desarrolla el pulgar y no los músculos como las videoconsolas... Hay que saltar más a la comba y jugar al pilla-pilla. En todos los colegios deberían prohibir los juegos como los de la Game Boy.

-¿Habla de poner a España a dieta?

-No, hablo de una cruzada a favor de disfrutar con la cocina de forma inteligente para sentirnos mejor y ser más felices.

-Ahora la dieta mediterránea parece que lo soluciona todo. ¿Se acabaron los problemas?

-Si se practica sí, pero el problema es que la hemos abandonado.

-Colesterol, triglicéridos, ácido úrico, hipertensión...

-De los diez factores de riesgo más importantes para enfermar cinco tienen que ver con la nutrición.

-¿Es partidaria de las dietas naturistas?

-Lo importante es transmitirle a la gente que no hablamos de una dieta en particular, sino de alimentarse bien. Mi abuela, que era sabia por intuición, sabía cómo alimentarse comiendo de todo un poco.

-¿Es importante comenzar el día bien?

-El desayuno es muy importante, pero pese a ello mandamos los niños al colegio sin desayunar y les damos un euro para que a media mañana compren un bocadillo. Es curioso que todo el mundo ve bien un bocadillo de picadillo a media mañana con sus calorías y grasas saturadas, no nos da miedo.

-¿Saltando el desayuno no se ahorran calorías?

-Esto son mitos urbanos falsos. Un desayuno abundante y equilibrado nos prepara para una mejor distribución de calorías a lo largo del día.

-Los últimos informes recomiendan el consumo moderado de vino, de jerez, de whisky y también de sidra por aquello de que es diurética. Pero como se tome de todo un poco...

-Despacín. Hay que entender lo que son bebidas alcohólicas y asociarlas siempre a la moderación y nunca a los niños, ni siquiera la sidra. El vino se ha demostrado que protege desde el punto de vista cardiovascular, pero lo que se da es un consumo opcional de hasta dos copas al día. En otras bebidas, como el whisky, desde el Ministerio de Sanidad creo que no ha salido ninguna recomendación similar. Además, es bueno recordar que tiene muchas calorías.

-¿Qué es lo que nunca daría de comer a su hijo?

-Me he hecho varias veces esta pregunta. Nunca le prohíbo nada y presumo de que con diez años come de todo. Si al niño desde pequeño le inculcas una serie de hábitos llegará a mayor con ellos. Si un niño japonés come pescado crudo y uno africano mandioca quiere decir que comemos lo que nos acostumbran. Lógicamente el niño tiende a comer aquellos alimentos con un sabor muy marcado, tanto sean los dulces, los salados o los grasos.

-Ferrán Adriá dijo hace poco en Oviedo que la alimentación debería incluirse como asignatura en los colegios.

-Me encanta porque esto lo llevo diciendo desde hace mucho tiempo. Comemos al menos tres veces al día y a muy poca gente se le ocurre pensar lo importante que es para nuestra vida. Se podrían dar pequeñas lecciones de gastronomía y enseñarles a que se diviertan cocinando.

-¿La Administración hace sus deberes y alerta a los consumidores de los peligros que le acechan?

-Hacemos muchos deberes, por lo menos desde la Agencia. Para empezar protegemos y controlamos los millones de raciones que se consumen todos los días para que no entren contaminadas, ni tengas riesgos microbiológicos y que en definitiva no pase nada.

-¿Qué me dice de la gastronomía asturiana?

-Los asturianos no tenemos disculpa para no tener una buena alimentación por la riqueza de los productos de la huerta y del mar, ni para no ir de sidrerías.

España lidera en Europa el ranking de niños obesos: la consecuencia es que se acortará la vida diez años
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 4017 veces