Inicio > Noticias > 2005 > La nueva mujer es rellenita y con músculos masculinos

La nueva mujer es rellenita y con músculos masculinos

De la mano de varias famosas, el ideal de cuerpo femenino está volviendo a la normalidad de sus curvas e incluso incipientes rollitos. Pero los años de estrés y delgadez excesivos hicieron que la mujer desarrollara tejidos abdominales como los del hombre

No se trata de imponer un nuevo estilo sino de romper con modelo de mujer imposible de alcanzar. La silueta flaca, casi raquítica, como símbolo de belleza universal causa estragos en la salud de miles de mujeres en el mundo, que hoy más que nunca llegan a la bulimia y anorexia como el paso siguiente a la niñez.

Además, nuevos estudios científicos descubrieron que la tendencia a la delgadez extrema hizo mutar algunos tejidos abdominales de las mujeres a otros con características masculinas.

Por fortuna, no comer terminó cansando a algunas famosas de Hollywood, que gracias a su exposición pública demostraron que tener un cuerpo normal también es símbolo de éxito. Las actrices Julia Roberts, Renée Zellweger, Cate Winslet o Catherine Z Jones, fueron algunas de las pioneras.

Kelly Osbourne (hija del conocido Ozzy Osbourne), por ejemplo, fue tapa de las revistas adolescentes Teen People y Rolling Stone, y la cantante Lissa, de Bandana, ocupa el lugar de la integrante más querida por los seguidores del ex grupo musical.

La rapera norteamericana Missy Elliott asegura que le hace caso omiso a las dietas de su doctor y su compatriota DJ Miss Kittin la apoya con la consigna “lo único que importa es el glamour”. Pink, la famosa cantante pop, afirma que se siente “muy bien” al mirar su silueta abundante frente al espejo.

Todas ellas le dijeron “no, gracias” al modelo que las compañías publicitarias impusieron con la flaquísima Kate Moss y, tarde o temprano, se dejaron fotografiar al natural.

Desde hace un año, una importante línea de cosmética para la mujer con sucursales en la Argentina captó el mensaje y comenzó dirigir sus campañas a mujeres que no tienen talles XXS y mostrar en la gráfica jóvenes con cuerpos normales.

En la provincia de Buenos Aires, además, las autoridades legislativas aprobaron una ley que obliga a los fabricantes de prendas de vestir femeninas confeccionarlas en todos los talles.

En los Estados Unidos, Torrad, una firma dedicada exclusivamente a la venta de ropa y accesorios de moda y muy sensuales, comenzó a agrandar sus plataformas de colores, vestidos roqueros, trajecitos posmodernos y minifaldas tableadas a tallas XL.

Formas masculinas

Las nuevas generaciones están empezando a comprender que el físico puede ser sensual y atractivo sin portar el look andrógino tan característico de las últimas décadas, aunque los años de estragos corporales ya dejaron secuelas para el futuro.

Un estudio realizado por un equipo de investigadores de la Universidad de Yale, en los Estados Unidos, reveló que el estrés que sufre la mujer por lograr un cuerpo desgrasado le está haciendo aumentar el tejido del abdomen, homologándolo así al de los hombres.

Según la investigación, en 1951, por ejemplo, las mujeres británicas tenían un promedio de cintura de 69.8 centímetros y hoy es de 86.36 cm.

De hecho, la semejanza del cuerpo de la mujer al del hombre, hizo que las distintas marcas de jean, por ejemplo, lanzara al mercado modelos con talle largo, cintura baja y sin la curvatura de la cola, como las líneas masculinas.

“El tema es que se pierde el buen vestido en una mujer, una prenda que le resalte el busto o algo particularmente sexy”, se queja el diseñador Lorenzo Rivera, en una entrevista publicada por el diario italiano Il Corriere della Sera.

Según las nuevas medidas en las que está mutando el cuerpo femenino, las mujeres con una cintura mayor a 86.5 cm tienen más riesgo a padecer problemas coronarios y de diabetes.

La integrante de la British Nutrition Foundation Joanne Lunn explicó que la causa del nuevo cuerpo de la mujer « es que está más nerviosa y eso hace aumentar el cortisol, que es el responsable de acumular grasas”.

Si bien esto no indica el fin de la femineidad, medida por unas cuantas otras cosas más que la cintura, la falta de identidad de la mujer puede terminar por causale daños en el organismo que pueden ser irreparables.
De la mano de varias famosas, el ideal de cuerpo femenino está volviendo a la normalidad de sus curvas e incluso incipientes rollitos. Pero los años de estrés y delgadez excesivos hicieron que la mujer desarrollara tejidos abdominales como los del hombre
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 15823 veces