Inicio > Noticias > 2005 > Hábitos familiares, factor decisivo de la obesidad

Hábitos familiares, factor decisivo de la obesidad

La herencia familiar no sólo es genética. Entre otras cosas, también adquirimos hábitos, costumbres y conductas que nos regirán de por vida

"La herencia familiar no sólo es genética. Entre otras cosas, también adquirimos hábitos, costumbres y conductas que nos regirán de por vida", asegura el doctor Juan Carlos Giménez, jefe de la división de Promoción y Protección de la Salud del hospital Pirovano.

El especialista se refiere en este caso a los patrones de alimentación y estilo de vida sedentario, "que tienen un vínculo directo con la obesidad, una enfermedad que crece drásticamente en todo el mundo, incluida la Argentina".

Aunque los datos no son suficientes y los estudios realizados hasta el momento tienen metodologías y criterios de diagnóstico muy disímiles, "se estima que casi el 50% de la población adulta sufre problemas de sobrepeso".

La encuesta dirigida por el doctor Giménez, con la colaboración de los alumnos del Instituto de Ciencias de la Salud y la Universidad de Buenos Aires, tuvo como fin investigar sobre la obesidad en la ciudad de Buenos Aires. "El estudio se planteó desde la perspectiva que muestran dos grupos de personas equivalentes en edad y sexo, pero bien diferenciados en su peso corporal, con el objetivo de analizar los grandes contrastes", explica.

Según su índice de masa corporal (IMC, que se obtiene dividiendo el peso por el cuadrado de la altura), los 376 encuestados, con un promedio de 50 años, se dividieron en obesos (IMC mayor a 30) y no obesos (IMC inferior a 25).

"Una de las conclusiones más sorprendentes fue que el 58% del grupo de los obesos tenía familiares obesos (padres, hermanos o abuelos), y sólo el 14% de los individuos con peso normal registró los mismos antecedentes -revela Giménez-. La relación es de 4 a 1, lo que indica que los hábitos familiares son factores condicionantes."

Deportes, sólo por TV

Alicia Serrano vive en Núñez y, si bien no participó de la encuesta, sus patrones de comportamiento coinciden con los del estudio. Tiene dos hijos, es ama de casa y, desde hace más de 20 años, sufre de sobrepeso. "Mi marido también, y uno de mis hijos está en la misma situación -cuenta-. En general comemos comida casera, pero tanto en el almuerzo como en la cena casi siempre se repite el plato, y en ocasiones más de una vez." La familia Serrano tampoco hace actividad física, "los deportes en casa sólo se miran por televisión, y ahora también por computadora", confiesa Alicia.

Giménez reconoce que la actividad física es uno de los consejos más frecuentes en las consultas médicas, "y aquí constituye una de las variables fundamentales para conservar el peso corporal, ya que el 71% de las personas con peso normal manifestó practicar algún tipo de ejercicio físico en forma semanal, contra un reducido 24% del grupo de los obesos", detalla el especialista.

Para abordar los factores de riesgo cardiovascular, el estudio comparó los subgrupos de entre 40 y 50 años. "En esa década, cuando surgen los síntomas de diferentes patologías, el contraste es muy significativo. Sólo la condición de obeso implica serios riesgos para la salud. Este grupo, por ejemplo, tiene ocho veces más posibilidades de sufrir hipertensión arterial, y siete veces más de padecer hipercolesterolemia", detalla.

¿Cuál cree usted que fue la causa de la obesidad? Según las respuestas de los obesos, casi el 40% relacionó el factor desencadenante de la enfermedad con el sedentarismo y el tipo de alimentación.

"En las mujeres también incidió el embarazo y el puerperio [período posterior al parto], y en los ex fumadores el "clic" se produjo cuando cesó el hábito, ya que un tercio de los hombres obesos y ex fumadores argumentó lo mismo", dice el médico.

En este sentido, Giménez agrega: "Desde el enfoque psicológico, el fumar es un hábito que se relaciona con la oralidad, y frecuentemente comer en exceso se convierte en un sustituto. Pero también hay una explicación fisiopatológica -insiste-. El metabolismo se hace más lento por la disminución de la acción del ácido clorhídrico liberado por el humo del cigarrillo, y entonces, comiendo la misma cantidad de alimentos sin que aumente la actividad física, se produce sobrepeso corporal".

En el diseño del cuestionario los profesionales también consideraron la ocupación, lo que reveló que un tercio de las mujeres obesas eran amas de casa, como Alicia Serrano. "Permanecen mucho tiempo dentro de la casa, y a diferencia de las mujeres que trabajan, disponen de más oportunidades para comer o «picar» en distintos momentos del día", concluye Giménez.

La herencia familiar no sólo es genética. Entre otras cosas, también adquirimos hábitos, costumbres y conductas que nos regirán de por vida
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 9128 veces