Inicio > Noticias > 2005 > Gijón tendrá la primera unidad para el tratamiento integral de la obesidad

Gijón tendrá la primera unidad para el tratamiento integral de la obesidad

Estará en el Sanatorio Begoña y hará implantes intragástricos, una técnica no quirúrgica que permite al paciente perder de 20 a 30 kilos de peso

Gijón dispondrá de una unidad para el tratamiento integral de la obesidad. El servicio, el primero de estas características que se habilita en la ciudad, estará en el Sanatorio Begoña, dirigido por el médico Rafael Blanco Engert, especialista en la realización de implantes de balones intragástricos -técnica que permite, sin cirugía, una pérdida de peso de entre 20 y 30 kilos-.

La unidad comenzará a funcionar este lunes. Su máximo responsable, el doctor Blanco Engert, de raíces asturianas, se formó en Frankfurt, Alemania, en una de las clínicas con más volumen de pacientes en Europa en el tratamiento intervencional de la obesidad. Posteriormente, se especializó en Suiza y en el Hospital Monte Sinaii, en Nueva York (Estados Unidos).

El balón intragástrico, técnica en la que se especializó desde 1995, se perfila como una herramienta de ayuda al paciente obeso, tanto para solucionar su problema de exceso de peso como para disminuir los riesgos asociados a la gordura.

Globo de silicona

Pero, ¿en qué consiste este tratamiento? El balón intragástrico es un globo suave y expansible de silicona que se introduce en el estómago. Para su implante no es necesario recurrir a la cirugía invasiva, ya que se emplea la técnica de endoscopia (un tubo que va de la boca al aparato digestivo). Una vez dentro del estómago, el balón se rellena con una solución salina estéril, a través de un catéter fino sujeto al globo. Esta prótesis permanece en el estómago un máximo de seis meses. Este método está diseñado para perder peso en pacientes con obesidad grave, ya que al rellenar el estómago con el balón se logra un doble efecto: por un lado el paciente se sacia más rápidamente e ingiere menos alimentos y, por otro, se logra ralentizar el vaciado gástrico.

Tras el implante, los pacientes deben seguir un tratamiento multidisciplinar.
Estará en el Sanatorio Begoña y hará implantes intragástricos, una técnica no quirúrgica que permite al paciente perder de 20 a 30 kilos de peso
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 5311 veces