Inicio > Noticias > 2005 > El efecto Maradona: las operaciones para reducir el peso

El efecto Maradona: las operaciones para reducir el peso

La intervención que le sacó 50 kilos a Diego disparó las consultas en todo el mundo: subieron un 100%. Advierten sobre los riesgos

Todos quieren ser Maradona". La frase no tiene nada de novedoso. Solo que hoy todos quieren imitar a Diego en su batalla triunfal contra la obesidad y sus secuelas.

Según un relevamiento del diario argentino Clarín, muchos obesos argentinos, latinoamericanos y hasta Europeos quieren hacerse la operación que le pulverizó casi 50 kilos en siete meses. "La intervención de Diego fue un boom, disparó consultas de todo el mundo. ¡Fue como operar al Papa! Recibimos llamados y pacientes de todos lados y las consultas se triplicaron en los últimos meses", reveló a este diario Francisco Holguín, director de la clínica colombiana Medihelp Services, donde operaron a Maradona el 3 de marzo pasado.

"Fueron tan buenos los resultados y se lo ve tan saludable que la gente ha tomado conciencia de los estragos que provoca la obesidad. Las intervenciones se duplicaron: hacíamos 7 por semana y hoy estamos en un promedio de 15. Hasta hemos operado a una adolescente de 14 años", cuenta Holguín, todavía sorprendido por el "efecto Maradona". "El impacto fue tal que está afectando al sistema de salud colombiano. Ya hubo 16 personas que interpusieron medidas judiciales para que les hagan la operación gratuitamente", dice.

Argentina también acusó recibo. "Lo que ocurrió con Diego nos ha incrementado muchísimo la consulta. Creció más de un 100% y ya tenemos más de 400 pacientes en el Programa de Obesidad que aspiran a llegar a la operación", comenta el doctor Néstor Hernández, especialista en cirugía bariátrica y actual director del Hospital Argerich, el único centro de salud público que hace la operación de by-pass gástrico en Buenos Aires y con un equipo multidisciplinario especialmente capacitado. "El problema es que estamos desbordados. No tenemos capacidad física ni humana para responder a la demanda que estamos teniendo".

En el hospital ya hicieron más de 50 intervenciones de este tipo en lo que va del año. "Esta operación está indicada para pacientes que tienen obesidad mórbida (que genera enfermedades asociadas), con un índice de masa corporal arriba de 35 o 40. Son operaciones serias, que no deben hacerse en cualquier lado porque está en riesgo la vida. Nosotros encaramos el tema como una enfermedad de alta complejidad. No importa la estética sino la enfermedad del obeso", agregó.

En el Hospital Austral y en el Instituto Fleming también recogieron las consecuencias del éxito del by-pass gástrico de Diego. "Hay más consultas, pero sobre todo lo que observamos es que la gente viene más convencida y pide directamente la cirugía de Maradona", cuenta el doctor Oscar Brasesco, al frente de los Programa de Obesidad de ambas instituciones. "Ya hemos hecho unas 250 intervenciones y estamos muy contentos, porque los resultados son muy buenos".

También en el Hospital Italiano el efecto Maradona "fue explosivo". El doctor Demetrio Cavadas, jefe de la Sección Esófago, Estómago y Duodeno, asegura que la consulta "por lo menos se quintuplicó. No damos abasto, pero creemos que después del impacto habrá una meseta. Hasta hubo consultas ridículas, como obesos de 80 años que quieren operarse. La gente busca ayuda porque siente agotados sus esfuerzos personales y ve en su ídolo que la operación funciona. Pero hay que aclarar que no todos pueden conseguir el mismo resultado: después de los 60 años es más difícil", subraya.

En la Sociedad Argentina de Obesidad y Trastornos de Alimentación celebran las consecuencias que la operación de Maradona sembró entre la población con problemas de sobrepeso. "Observamos un impacto positivo y muy favorable. Motivó a mucha gente y eliminó miedos y fantasías. Muchas personas se decidieron a operarse y eso va a mejorar sustancialmente su calidad de vida", dice el nutricionista Julio Montero, representante de América latina en la Sociedad Internacional de Obesidad.

El sueño de seguir los pasos de Maradona muchas veces se estrella contra los costos de la operación. "La consulta creció. La gente se identifica y quiere lo mismo, pero muchos no se la pueden hacer porque es muy cara y la cobertura es casi nula", dice el doctor Rudolf Buxhoeveden, cirujano del Hospital Alemán.

La guerra contra la obesidad ya suma unas cuantas batallas exitosas. "Hoy hay más de quince intervenciones quirúrgicas para atacarla, pero las más comunes son la banda gástrica y el by-pass gástrico, que es el procedimiento más recomendado hoy en día porque las complicaciones que tenía se eliminaron a partir del 93, cuando se empezó a hacer por vía laparoscópica y todos los problemas asociados a la herida, que eran la mayoría, desaparecieron", explica Brasesco.

Ambas intervenciones se agrupan bajo el rótulo de cirugías bariátricas. Hasta hace unos meses, la que más se practicaba en Argentina (incluso en hospitales públicos) era la banda gástrica, que puede ser fija o ajustable. Consiste en un anillo de silicona, que se coloca en la parte superior del estómago (lo deja como si fuera un reloj de arena) para restringir la cantidad de alimentos que tolera. Es un procedimiento menos eficaz que el by-pass.

El by-pass gástrico, por su parte, además de reducir el volumen del estómago altera el proceso de digestión porque se hace una derivación de parte del intestino delgado. Por eso se lo llama procedimiento malabsortivo, porque implica que los alimentos pasen de largo de una porción del intestino delgado que absorbe nutrientes. La operación dura entre dos y cinco horas, según el paciente y la experiencia de los médicos, y requiere un par de días de internación.

Después de los procedimientos, se realizan controles periódicos y el paciente debe tomar de por vida complejos vitamínicos, ácido fólico y calcio en algunos casos para suplir las carencias nutricionales. Además, se suele recomendar apoyo psicológico. "Las consecuencias son fuertes. Son personas que han estado aisladas, con fracasos amorosos y problemas laborales, y en cuestión de meses van a tener que convivir con una realidad muy diferente", explica Hernández.

No es una panacea ni una solución mágica. Los médicos advierten que es una cirugía mayor y que tiene riesgos, pero aseguran que para los obesos mórbidos lo más grave es seguir así. "Maradona siempre sorprende. Esta operación requiere ciertas condiciones en el paciente y Diego no las cumplía: la adicción, por ejemplo, era una contraindicación. Pero él siempre rompe el molde: es la excepción que confirma la regla —dice el doctor Enrique Sívori, presidente de la Asociación Argentina de Cirugía—. En esto también es un fuera de serie".
La intervención que le sacó 50 kilos a Diego disparó las consultas en todo el mundo: subieron un 100%. Advierten sobre los riesgos
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 14294 veces