Inicio > Noticias > 2005 > EE.UU. aconseja cómo comer bien

EE.UU. aconseja cómo comer bien

Frente a la epidemia de obesidad que afecta principalmente a los Estados Unidos, el gobierno de ese país renovó una guía de salud con recomendaciones para tener una vida más saludable. Reducir las calorías y el ejercicio son los principales consejos

La alimentación polariza al mundo. Mientras en muchos lugares hay gente que muere de hambre, en otros sufren por el exceso de comida. Los Estados Unidos es el ejemplo del último caso, en el que la obesidad se transformó en una epidemia reconocida por al Organización Mundial de la Salud.

En ese país, dos tercios de la población es obesa o tiene exceso de peso y la mayoría son sedentarias. Por este motivo, el gobierno federal lanzó una guía actualizada con las nuevas recomendaciones para obtener una vida más saludable. La premisa básica fue la siguiente: consumir menos calorías y practicar más ejercicio.

Dietary Guidelines for Americans 2005 (Directrices Alimenticias para los estadounidenses) es la sexta edición de estos consejos que buscan mantener a los ciudadanos más saludables y promover la prevención de enfermedades. Estas directrices son renovadas cada cinco años. La "pirámide de los alimentos" que acompaña estas pautas, no está aún disponible.

Este proyecto conjunto entre los Departamentos de Salud y Servicios Humanos y Agricultura representa la más reciente de las revisiones quinquenales según lo dispuesto en la ley federal.

Constituye la base de los programas federales de alimentos y los de educación sobre nutrición, y sostiene los pilares de la nutrición y la forma física contenidos en la Iniciativa del Presidente ‘Un Estados Unidos Mas Saludable’ (HealthierUS).

Las guías incluyen algunas alteraciones con la intención de que las personas la puedan seguir con mayor facilidad. Un ejemplo de esto es que se utilizarán medidas de peso en vez de tamaños de porción, para medir la cantidad de alimentos a ingerir.

A su vez, los puntos clave que pueden tener aplicación a la vida cotidiana, se han desarrollado en materiales fáciles de leer y entender, como folletos y sitios de Internet.

"Estas nuevas Guías Alimentarias representan nuestros mejores consejos basados en las ciencias destinados a ayudar a los norteamericanos a llevar una vida más sana y vivir una larga vida – aseguró el Secretario de Salud y Servicios Humanos Tommy G. Thompson-. El informe da pasos para alcanzar metas realistas en cuanto al control del peso, los músculos y huesos más fuertes, y una nutrición balanceada a fin de ayudar a prevenir las enfermedades crónicas como la enfermedad del corazón, la diabetes y ciertos tipos de cáncer. Promover los buenos hábitos en la alimentación es la clave para reducir el creciente número de problemas de la obesidad y la inactividad física, y para obtener los beneficios de salud que conlleva una dieta balanceada y nutritiva."

A su vez, la Secretaria de Agricultura Ann M. Veneman explicó que las nuevas Guías Alimentarias enfatizan el principio de que los estadounidenses deben mantener su peso dentro de límites saludables y practicar extensamente la actividad física.

“El proceso que usamos para elaborar estas recomendaciones fue más riguroso y más transparente que nunca. Tomadas en su conjunto, las recomendaciones ayudarán a los consumidores a elegir con mayor criterio de cada grupo de alimentos, aprovechar al máximo las cualidades nutritivas de las calorías consumidas y encontrar el punto de equilibrio entre el comer y el ejercicio”, concluyó.

Por otra parte, especialistas aseguraron que el proceso de etiquetado de la Food and Drug Administration (ente encargado del control de medicamentos y alimentos) estaba bajo revisión para garantizar que las etiquetas de los alimentos sean fáciles de comprender y sean descriptivas.

Las directrices contienen 41 recomendaciones clave, de las cuales 23 son para el público general y 18 para ciertas poblaciones, tales como los niños y los adultos mayores. Entre los principales mensajes se encuentran las siguientes consejos:

- Balancear las calorías consumidas con las gastadas.
- Para reducir el riesgo de enfermedad crónica en la adultez, realizar actividad física de intensidad moderada durante por lo menos 30 minutos por día la mayoría de días de la semana.
- Para prevenir el aumento gradual de peso en la adultez, haga 60 minutos de actividad entre moderada y vigorosa la mayoría de días de la semana al mismo tiempo que se mantiene la ingesta de calorías constante.
- Para mantener la pérdida de peso en la adultez, realizar entre 60 y 90 minutos de ejercicio de intensidad moderada por día, mientras se mantienen las calorías constantes.
- Limitar la ingesta de grasas saturadas y las producidas por la hidrogenación de aceites vegetales, el colesterol, el azúcar adicional, la sal y el alcohol.
- En una dieta de 2.000 calorías, consumir dos tazas de fruta y dos tazas y media de vegetales diarios.
- Consumir tres tazas al día de leche libre de grasa o baja en grasa, o productos lácteos equivalentes.
- Ingerir menos del 10 por ciento de las calorías totales de ácidos grasos saturados y menos de 300 miligramos de colesterol por día. Mantener el consumo de ácidos grasos saturados provenientes de la hidrogenación de aceites vegetales tan bajo como sea posible.
- Mantener la ingesta total de grasa entre el 20 y el 35 por ciento de las calorías. La mayoría de las grasas deben provenir de fuentes de ácidos grasos poliinsaturados y monosaturados, como los aceites de pescado, las nueces y los aceites vegetales.
- Consumir carne magra baja en grasa o libre de grasa, aves y leche o productos lácteos y menos de 2.300 miligramos de sodio al día (cerca de una cucharadita de sal).
- Aumentar la ingesta de potasio a través de las frutas y verduras.
- Limitar las bebidas alcohólicas a una copa al día si es mujer y hasta dos copas para los hombres. Algunas personas, incluidas las mujeres embarazadas, no deben beber en lo absoluto.


Frente a la epidemia de obesidad que afecta principalmente a los Estados Unidos, el gobierno de ese país renovó una guía de salud con recomendaciones para tener una vida más saludable. Reducir las calorías y el ejercicio son los principales consejos
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 4301 veces