Inicio > Noticias > 2005 > Campaña escolar contra la obesidad

Campaña escolar contra la obesidad

Hasta en “prepas” de Connecticut vetarían la comida chatarra

HARTFORD, Connecticut.— En un esfuerzo por controlar los índices de obesidad infantil, Connecticut está a punto de adoptar la prohibición de más largo alcance en el país contra los refrescos gaseosos y la “comida chatarra” en las escuelas públicas.

Según la Conferencia Nacional de Legislaturas Estatales, propuestas similares fueron presentadas este año en 17 estados.

Los promotores dicen que la prohibición en Connecticut sería la más fuerte por su amplitud, ya que se aplica a todos los grados y sitios escolares donde se venda comida.

“Connecticut sería el primer estado en aplicar estas normas en las escuelas preparatorias”, expresó Margo Wootan, directora de política nutricional en el Centro de Ciencias en el Interés Público.

La semana pasada, los diputados votaron (88-55) después de un debate de ocho horas a favor de aprobar una ley que prohíbe los refrescos gaseosos y la comida chatarra en las cafeterías, máquinas expendedoras y tiendas escolares. También establece 20 minutos de actividad física fuera del gimnasio para menores, desde jardín de niños hasta quinto de primaria. La legislación pasará esta semana al Senado, donde se espera su aprobación.

Los diputados confesaron sus propios problemas de peso, pero muchos abrieron latas de refresco durante las discusiones.

Las compañías refresqueras protestaron contra la legislación, y a las escuelas preparatorias les preocupó perder dinero si desaparecen los refrescos.

Al final, los legisladores aceptaron un acuerdo que permite la venta limitada de refrescos dietéticos y bebidas deportivas en las preparatorias. Quienes se oponen dicen que la ley traspuso una línea, aplicando un mandato tipo “Gran Hermano”.
Hasta en “prepas” de Connecticut vetarían la comida chatarra
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 3637 veces