Inicio > Noticias > 2005 > Asegura investigador que la obesidad es un mito

Asegura investigador que la obesidad es un mito

Nuevo estudio concluye que el sobrepeso no está asociado con muerte prematura, y que la mortalidad relacionada con la obesidad es menor de lo que dice en las estadísticas gubernamentales

Un profesor hispano de la Universidad de Colorado en Boulder indicó que el nuevo estudio publicado la semana pasada por una prestigiosa revista médica de Estados Unidos confirma su tesis que "la obesidad es un mito".

El profesor Paul Campos, un abogado dedicado al estudio de temas sociales y culturales, sostuvo que el artículo del Journal of the American Medical Association (JAMA), del pasado 20 de abril, refuerza la postura que la obsesión que existe en EU por la obesidad y la pérdida de peso "se basa en información equivocada".

Campos es el autor de "El mito de la obesidad", publicado en 2004, y relanzado este año como "El mito de la dieta: Por qué la obsesión estadounidense por la pérdida de peso es peligrosa para su salud".

En sus libros, Campos analiza cientos de casos clínicos, y concluye que la manera en que el gobierno federal define "obesidad" y "sobrepeso" no es una definición médica o científica, y, en realidad, incluye a personas con un peso adecuado.

Según Campos, en la clasificación tradicional (basada en la llamada "masa corporal"), Sylvester Stallone, Arnold Schwarzenegger, Brad Pitt, Michael Jordan y Mel Gibson serían "obesos". Y Russell Crowe, George Clooney y Sammy Sosa tendrían "sobrepeso".

Campos sostiene que los riesgos reales de la obesidad han sido exagerados especialmente por aquellos que dominan el lucrativo mercado de ventas de suplementos para adelgazar, dietas y equipos de ejercicio, que supera los 50 mil millones de dólares al año.

Para Campos, el exagerado énfasis en dietas saludables y en programas para perder peso ha tenido un efecto opuesto al deseado, y por eso "los estadounidenses son ahora más gordos y menos saludables que si esa obsesión por la obesidad no existiese".

Campos es conocido nacionalmente como un experto en el tema de la socialización y comercialización de la obesidad, tema que comenzó a explorar tras un análisis que él realizó de la cobertura de la relación entre el Presidente Bill Clinton y la becaria Monica Lewinsky.

El especialista notó que en los medios aparecían constantes referencias al peso o a la silueta de Lewinsky, aunque el contexto de la historia no requiriese esa información.

Según Campos, el artículo de JAMA, con la firma de los doctores Katherine M. Flegal, Barry I. Graubard, David F. Williamson y Mitchell H. Gail, respalda sus teorías, porque concluye que la gente catalogada como "con sobrepeso" tiene el menor riesgo de morir prematuramente que todos los otros grupos estudiados, y que el riesgo de muerte prematura es menor entre la gente "con sobrepeso" y "obesa" que entre aquellos que el gobierno califica como "de peso normal".

La hipótesis del artículo de JAMA es que existe una relación entre el peso corporal y la muerte prematura. Para verificar esa hipótesis, los autores analizaron los datos sobre mortalidad en Estados Unidos en el año 2000, para ver cuántas personas de peso normal, con sobrepeso y obesas murieron ese año y por qué.

La conclusión fue que el sobrepeso no está asociado con muerte prematura, y que la mortalidad asociada con obesidad es menor de lo que dice en las estadísticas gubernamentales. De hecho, más personas mueren por estar por debajo de su peso normal que por sobrepeso.

Campos dijo que también está de acuerdo con otra conclusión del artículo de JAMA, que afirma que en Estados Unidos el sobrepeso y la obesidad causan cada año unas 25 mil muertes, y no 400 mil como decían informes anteriores.

"Esa cifra estaba profundamente equivocada, como lo dije en mis libros", declaró Campos. "De la misma manera, la categoría llamada 'de sobrepeso', donde está incluida la mayor parte de la población, carece de bases científicas, es socialmente destructiva, y debería abandonarse inmediatamente".

Pero la situación se complica, explicó Campos, porque una de las autoras del estudio que erróneamente hablaba de 400.000 muertes por sobrepeso es la Dra. Julie Gerberding, actual directora del Centro de Control de Enfermedades (CDC, en inglés). "Esto muestra claramente el fracaso de las políticas de salud pública", indicó.

Con todo, tanto agencias federales como estatales piden subsidios o crean programas "para combatir la obesidad", dijo Campos.

Por ejemplo, la Senadora Estatal Paula Sandoval (D-Denver) presentó un proyecto de ley "para reducir la obesidad de los 4.000 hispanos más obesos de Colorado", argumentando que resulta más económico ayudar a que esas personas pierdan peso que tratar las enfermedades relacionadas con la obesidad.

Y en junio próximo habrá una conferencia organizada por la Latin American Research and Service Agency (LARASA), de Denver, sobre "La obesidad, la comida y la cultura de los latinos".

Para Campos, esa "obsesión por la obesidad" va en contra del hecho establecido que "los estadounidenses viven ahora más años y con mejor salud que nunca antes". La obsesión, dijo, es una "exageración que crea histeria cultural".

"La información de JAMA no nos dice nada que nosotros no sabíamos, sino que simplemente confirma lo que los estudios médicos ya sugieren cuando son analizados de una manera objetiva por investigadores que no reciben dinero de las compañías que venden productos para bajar de peso", concluyó.

Nuevo estudio concluye que el sobrepeso no está asociado con muerte prematura, y que la mortalidad relacionada con la obesidad es menor de lo que dice en las estadísticas gubernamentales
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 4961 veces