Inicio > Noticias > 2005 > "Me siento sola por mi obesidad"

"Me siento sola por mi obesidad"

En Primera Hora, Adela Davila Estelritz comenta una carta recibida de manos de una persona que se siente sola por su obesidad.

Este es un extracto del articulo de Adela Davila Estelritz:

En días pasados recibí una carta de una simpática señora, de 48 años de edad, de Ponce, que me honra diciendo que se considera mi amiga. "Palabra grande, pero sincera", dice ella al tratarme de ese modo. Pero la dama en cuestión jamás podría imaginar cuánto me conmueve que se exprese del modo que lo hizo en su cartita de tres páginas. Aunque me pasa con muchísima frecuencia, apenas puedo creer que nada más de ver mi fotito aquí, en el periódico, y de leer mi relatos en esta columna tantas personas se sientan afines conmigo. Y mucho más me sorprende que "del saque" entiendan la seriedad y el respeto con que recibo y leo sus historias.

En cualquier caso, la dama -con su historia- me recordó cuán a menudo las personas que padecen de sobrepeso se sienten solas. Más allá de muchas otras diferencias -de raza, de color de piel, de nivel socioeconómico, de nacionalidad o de fe religiosa- los aspectos de nuestro físico -ceguera, inmobilidad, obesidad, por ejemplo- son los que más nos angustian. Pero no porque no podamos ver, porque estemos en silla de ruedas o porque seamos obesos, sino porque la gente nos rechaza y se burla de nosotros por ello.

Si alguien pusiera estos reclamos en duda, nada más tendría que considerar que personas como mi nueva amiga de Ponce me aseguran que llevan años sin atreverse a abrir las puertas de sus corazones al amor. Y con frecuencia, la razón principal para negarse a la posibilidad de la felicidad romántica obedece a que la experiencia les ha demostrado que si no tienen "un cuerpo perfecto", nadie los va a querer.

Debo, sin embargo, hacer la salvedad de que para los gorditos que son rechazados por su sobrepeso, "cuerpo perfecto" significa, sencillamente, no tener más de 10 libras de sobrepeso. Pues, por regla general, cuando se pesan de 25 libras de más en adelante -incluso sin llegar a lo que se llama obesidad mórbida, que es la que nos pone a riesgo de muerte- la gente nos considera feos. Y debido a ello, muchos de nosotros nos alejamos cada vez más de todo aquel que no padece de sobrepeso y prácticamente nos escondemos del mundo para que no nos hiera.

En Primera Hora, Adela Davila Estelritz comenta una carta recibida de manos de una persona que se siente sola por su obesidad.
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 5917 veces