Inicio > Noticias > 2005 > ¿Qué hago? ¡Mi hija come solo golosinas!

¿Qué hago? ¡Mi hija come solo golosinas!

Hace más de media hora que la comida está fría en el plato... Su hija no para de decir frases como: "no tengo hambre", "no me gustan las cosas verdes", "saca las cebollas", "está fea la carne", etc...

Día tras día la misma escena se repite y usted ya no sabe qué hacer para que su pequeña se alimente mejor. La nutricionista Nora Tello dice que a los niños hay que acostumbrarles desde pequeños a saborear alimentos de todos los grupos. ¿Cuál es la manera de hacerlos comer? Armarse de paciencia, sentarse a darles en la boca, restringir las golosinas, no gritarles ni tampoco castigarles. Esa es la clave.


1 Un niño en pleno crecimiento requiere de por lo menos las tres comidas principales (desayuno, almuerzo y cena) y dos colaciones (a media mañana y a media tarde).

2 No añada azúcar ni demasiada sal a los alimentos, prepárelos al natural para que el niño diferencie desde muy pequeño los sabores. A partir de los 2 años ya pueden comer de todo junto al resto de la familia, ya que desde el primer año hay que darle alimentos poco a poco para probar la intolerancia. Eso sí, las cantidades variarán de acuerdo con la edad.

3 Restrinja  en la dieta del niño el grupo de alimentos compuesto por colas (gaseosas), caramelos, chupetes, chicles, papas fritas, chitos, pizzas, embutidos, refrescos procesados,  etc. Esto se le puede dar de vez en cuando pero a partir de los 5 años.

4 Entre los dos y cuatro años los niños dejan de comer porque les atrae más el juego. En esta época procure que ellos prueben al menos las tres comidas principales (desayuno, almuerzo y cena) y si no quieren hacerlo disminuya la cantidad o distribuya los alimentos en seis u ocho raciones pequeñas de alimentos.

5 Un niño necesita comer de todo. Incluya en el desayuno los lácteos (yogur, leche, queso), cereal (galleta, pan, avena) y fruta (la que esté de temporada en trozo, jugo o cocinada a manera de compota). Las frutas se cocinan con miel o raspadura para lograr más calorías.

6 En el almuerzo es importante la sopa, se la puede hacer más nutritiva poniendo vegetales (zanahoria, acelga, espinaca, nabo, vainita, arveja, bróculi, zapallo) y carne (pollo, res o pescado). En el segundo ponga un cereal (arroz), ensalada de vegetales (mientras más colorida sea más nutritiva será), proteína (pollo, pescado, atún o huevo), granos (garbanzo, arveja, choclo, lenteja, fréjol) en menestra y una gran cantidad de jugos o agua durante todo el día.

7 En la merienda puede tomar sopa de verduras y una taza de leche o colada con galletas o pan. Si el niño tiene bajo peso se recomienda que el pan sea de dulce porque eso le da más calorías. La leche debe ir endulzada con raspadura o miel. Recuerde que mientras más cocinadas sean las coladas más alimento tendrán.

8 El ejercicio es fundamental. El niño puede escoger entre nadar, ciclear, bailar, correr, caminar, etc. Lo importante es que deje de ser sedentario y se mantenga en movimiento.

9 Si ya ha hecho de todo para que coma y aún así no ha logrado que su hijo pruebe los alimentos, llévelo al médico para descartar si tiene anemia o parásitos. Primero tendrán que tratarle eso para que su apetito aumente. El médico decidirá si le hace falta estimulantes del apetito o vitaminas, de acuerdo con las necesidades del pequeño.

10 La leche de soya es una gran fuente de nutrientes, si al pequeño no le gusta ofrézcale como parte de otra preparación. Mézclela con  avena y panela, también lo puede incluir en los batidos de frutas, el puré de papa, las salsas y hasta con los postres que tengan leche.

Datos

Mientras más pequeño es el niño más cortas serán las raciones de comida. A medida que pasa el tiempo incremente de dos a cuatro cucharadas tanto de sopa como de arroz.

Una colada hiper proteica  para niños desnutridos se prepara con leche, arroz, azúcar y una cucharada de aceite de maíz. Ponga a cocinar por unos minutos y dele al niño de bajo peso. Le dará  proteína y  energía.

Si a su hijo no le gustan los vegetales intente sirviéndole con salsas de queso, tomate o yogur. Tendrán mejor sabor que comérselos solos. 

Si al pequeño le da la oportunidad de participar en la preparación de la comida,  se mostrará mucho más interesado en comerse lo que ha creado.


Hay que evitar

No use  la comida como método pacificador o recompensa para un comportamiento que haya tenido el niño.
 Evite ofrecer demasiados líquidos, como jugo o leche, durante una comida. El líquido puede llenar el estómago de su niño, y no dejará espacio para el resto de la comida.

No juegue a las carreras para el tiempo de comidas. Al cerebro le toma 20 minutos asimilar e informar a todo el cuerpo que ha satisfecho su hambre. Los niños que comen lentamente son los que probablemente no coman con exceso.

Tampoco compare al niño con el resto de hermanos o primos, cada uno tiene sus preferencias y se tomará el tiempo necesario para terminar de comer sus alimentos. Si mismo ya no quiere comer y ha pasado más de media hora, retire el plato y no le dé golosinas durante el día, en la cena tendrá hambre y comerá mejor.

Hace más de media hora que la comida está fría en el plato... Su hija no para de decir frases como: "no tengo hambre", "no me gustan las cosas verdes", "saca las cebollas", "está fea la carne", etc...
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 7126 veces