Inicio > Noticias > 2005 > ¿El fin de la obesidad?

¿El fin de la obesidad?

Un nuevo fármaco llamado “Rimonabant” y desarrollado por un grupo francés puede ayudar a combatir la epidemia de la enfermedad que se extiende por el mundo

Un nuevo fármaco llamado "Rimonabant" puede ayudar a combatir la epidemia de obesidad y no sólo la desarrollada por culpa de la comida basura y la falta de ejercicio.

Dos terceras partes de las personas a las que se administró el fármaco durante un año y que siguieron al mismo tiempo un régimen controlado de calorías perdieron un 5 por ciento de su peso, y casi un 40 por ciento llegó a perder un 10 por ciento.

La nueva molécula actúa bloqueando un receptor que se encuentra en el sistema endocannabinoide, que es el que regula el apetito, la ingesta de comida y la masa corporal.
 
El experimento lo llevó a cabo un equipo del hospital universitario de Amberes (Bélgica), que trató con "Rimonabant" a personas con un índice de masa corporal superior a 30, es decir que sufrían de obesidad, y a otras con un índice de más de 28, pero con problemas adicionales de colesterol y alta presión sanguínea.

Según informa la revista médica "The Lancet" en su versión de internet, el tratamiento con Rimonabant condujo a "una pérdida de peso significativa desde el punto de vista clínico y a otras mejoras en la circunferencia abdominal, en las concentraciones de lípidos y la resistencia a la insulina".

Según David Haslam, presidente del Foro Nacional contra la Obesidad, del Reino Unido, citado hoy por el diario "The Times", "no se trata de un fármaco milagroso, sino que debe ir acompañado de un régimen adecuado y de actividad física, pero es un instrumento más que nos permitirá salvar vidas".

El fármaco no parece tener efectos secundarios graves, aunque algunos pacientes sometidos a dosis más altas se quejaron de síntomas leves como depresión, náuseas y cefalalgias.

Los resultados parecen esperanzadores, aunque haría falta más tiempo para ver si los pacientes mantienen la pérdida de peso, y si los laboratorios fabricantes obtienen finalmente la necesaria licencia, su potencial comercial es enorme.

Actualmente hay ya otros dos fármacos contra la obesidad en el mercado: uno es orlistat, que Roche comercializa bajo el nombre de Xenical y que facilita la excreción de la grasa antes de que aumente el peso.

La segunda es la sibutramina, comercializada por Abbott con el nombre de Reductil, que actúa sobre el cerebro, aumenta los niveles de noradrelanina y serotonina y produce una sensación de hartazgo.

Según estudios publicados en el "International Journal of Obesity" y citados hoy por "The Times", el primero de esos fármacos produjo una pérdida de un 2,9 por ciento de peso corporal al cabo de un año mientras que el peso perdido llegó a un 4,6 por ciento en el caso de la sibutramina.
Un nuevo fármaco llamado “Rimonabant” y desarrollado por un grupo francés puede ayudar a combatir la epidemia de la enfermedad que se extiende por el mundo
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 2787 veces