Inicio > Noticias > 2004 > Parques de diversiones instalan asientos para gente corpulenta

Parques de diversiones instalan asientos para gente corpulenta

Wayne Kavanaugh es un hombre grande, pero los asientos que veía lo hicieron sentirse pequeño. Estaban junto a la entrada de la montaña rusa, réplicas exactas de los que hay en el propio aparato, con un claro mensaje: No piensen montar en esto si su envergadura es excesiva.

Pruebe estos asientos antes de subir a los carros, instruye un letrero encima de los asientos situados junto al aparato de diversiones llamado Incredible Hulk, uno de los más populares del parque Islands of Adventure, de Orlando.

No sirve para mí, dijo. Monten ustedes.

Kavanaugh, de Nueva Jersey, que tiene 36 años, montó por última vez una montaña rusa cuando pesaba 100 libras menos. Quisiera decir que los asientos son muy pequeños, declaró suspirando. Pero es que yo soy demasiado grande.

Hay cuatro aparatos de diversiones en Islands of Adventure que tienen asientos de prueba, y en su parque asociado, Universal Studios. SeaWorld tiene un siento de prueba frente a su montaña rusa, llamada Kraken. En Walt Disney World hay dos.

Algunos vendedores de Universal dijeron que se ponen esos asientos para la comodidad y seguridad de los clientes. Disney insiste en que se instalaron para que los que usan sillas de ruedas puedan practicar cómo subir a las máquinas.

Pero Kavanaugh y otras personas pasadas de peso saben que esos asientos también están ahí para ellos: Un 64 por ciento de la población del país está muy gorda.

Me parece una buena idea: no hay que ir hasta el frente del aparato para darse cuenta de que no hay espacio para uno, opinó Traci Szala, de 20 años, de Amsterdam, Nueva York. Pero creo que los parques deberían hacer los aparatos con asientos más grandes.

Bolliger & Mabillard, la compañía suiza que fabricó la montaña rusa llamada Hulk, dice que no hay grandes posibilidades. El aparato que fabrican está hecho para darle cabida al mayor número de personas posible, de modo que tienen que caber en los asientos de 18 pulgadas de ancho.

Si se hacen los asientos más grandes, dijo Kim Jent, ingeniero de aparatos de diversiones, serán demasiado amplios para la gente delgada.

En los cines, las butacas normales de 18 pulgadas se están sustituyendo con otras de 20. Se están volviendo a instalar también los love seats, asientos amplios para parejas, con una amplitud de 40 pulgadas.

Los trenes subterráneos de Nueva York ya no encargan asientos individuales de 17.5 pulgadas de ancho. Las butacas de la Arena de American Airlines y el Pro Player Stadium en Miami son de entre 19 y 21 pulgadas de ancho.

La asociación de las aerolíneas, Air Transport Association, no dicta un tamaño mínimo de asiento. A pesar de que cada vez los pasajeros se quejan más, los asientos promedio de clase turística rara vez miden más de 17 o 18 pulgadas de ancho.

Las aerolíneas Southwest, Northwest y Continental insisten en que los pasajeros demasiado gordos compren dos asientos.

American Airlines recientemente hizo alarde de tener más espacio en turismo, pero se refería a espacio para las piernas.

Todo el mundo sabe que el problema de los asientos de las aerolíneas se pone cada vez peor, declaró Kathleen Robinette, directora de un proyecto nacional reciente que midió las dimensiones de 4,431 personas.

Pero si hacen los asientos más amplios, tendrán menos asientos y menos pasajeros. La gente prefiere ir apretada que pagar más.

Mientras, en Islands of Adventure, el propósito de los asientos de prueba no era comprendido por todo el mundo.

Wayne Kavanaugh es un hombre grande, pero los asientos que veía lo hicieron sentirse pequeño. Estaban junto a la entrada de la montaña rusa, réplicas exactas de los que hay en el propio aparato, con un claro mensaje: No piensen montar en esto si su envergadura es excesiva.
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 7692 veces