Inicio > Noticias > 2004 > Obesidad: la epidemia del siglo 21

Obesidad: la epidemia del siglo 21

La obesidad es el resultado del consumo de una cantidad de calorías mayor que la que el cuerpo utiliza, lo que se traduce en una acumulación excesiva de grasa en el cuerpo, en relación con la masa muscular.

Curiosamente, este es el trastorno metabólico más frecuente en los países desarrollados, afectando a un 25 por ciento de la población. La prevalencia en la edad infantil se aproxima al 3 por ciento y una de cada dos personas mayores de 50 años es obesa. Según las estadísticas, en los Estados Unidos, 93 millones de adultos sufren de obesidad o sobrepeso y afecta tanto a hombres como a mujeres y a todos los grupos raciales.

Causas

Las causas de la obesidad son múltiples, e incluyen factores relacionados con: 

La herencia – genética

El sistema nervioso

Sistema endocrino

Sistema metabólico

Estilo de vida

Factores socioeconómicos



No obstante, en la mayoría de los casos, la obesidad está relacionada con un desequilibrio del balance energético, es decir que la ingesta calórica es mayor que el gasto energético. Por otro lado, también se estudia la relación entre mutaciones del gen que se encarga de codificar los receptores de la hormona adrenalina llamados beta-3. Al disminuir la actividad de dicho gen se produciría una retención de lípidos en las células grasas, lo que origina un aumento del tejido adiposo. Aunque todo esto forma parte de un extenso programa de estudio, lo que sí se puede afirmar es que el origen de la obesidad es tanto genético como ambiental, incluyendo exceso de ingesta de calorías, escasa actividad física, factores sociales, económicos y alteraciones metabólicas y endocrinas.

"La genética es un factor muy importante. Es lo que carga el arma, pero el ambiente dispara el gatillo de la obesidad", explica el doctor Eduardo Sánchez, director del Departamento de Salud del estado de Texas, quien participó recientemente en el Primer Encuentro de Enfermedades Crónicas de las Américas y El Caribe.

De acuerdo con Sánchez, con el propósito de controlar la problemática que representa la obesidad en su estado, el Departamento de Salud de Texas desarrolló un programa que brinda diversas opciones en el tratamiento de la obesidad. De hecho, hasta el Departamento de Educación del Estado ha participado

"Ha prohibido la venta de refrescos y dulces en la escuela; además, hay una regla para contar las veces que los estudiantes pueden comprar papas fritas".

La obesidad será la principal causa de muerte en los próximos 15 años, según afirma el doctor Joaquín Fernández Quintero. Si la tendencia continúa, los niños que nacen hoy tienen una expectativa de vida menor que la de sus padres y se verán muchos niños de 10 y 11 años con diabetes tipo II.

La obesidad se ha convertido en un problema de salud a nivel mundial. La meta de reducción gradual de peso exige un genuino compromiso de la persona. En este punto es importante tener claro que para lograr el propósito de adelgazamiento se deben llevar a cabo algunos puntos esenciales, entre los que resaltan:

Modificación de hábitos: Esto implica necesariamente la voluntad de aprender a comer nuevamente, de aceptar los errores en la alimentación y corregirlos.

Actividad física: Se trata de una ecuación simple: gastar más de lo que se consume. Para ello es importante un programa de ejercicios que ayude a crear el déficit entre lo que se ingiere vs. lo que se quema. Es decir, mantener la vigilancia del equilibrio de entradas de alimentos y consumo de energía. Cada 250 gramos de grasa equivalen a 3,500 calorías. Si tenemos exceso de grasa debemos calcular las calorías que representan y disminuirlas en la ingesta en un periodo de tiempo adecuado.

Dieta: Esto está asociado directamente con la modificación de hábitos alimentarios. La dieta debe ser adecuada a la actividad necesaria, por ello una dieta muy intensiva en personas muy activas es contraproducente. Al iniciar una dieta hipocalórica, en primer lugar se consumen las reservas de glucógeno y proteínas, perdiéndose aproximadamente 0.5 Kg por día.

Apoyo psicológico: En ocasiones es necesario el apoyo psicológico para ayudar a la persona a alcanzar su meta. Si bien es cierto que a veces la obesidad se manifiesta porque la persona no sabe cómo comer y es necesaria la asesoría nutricional; también hay personas deprimidas o que no saben lidiar con los problemas de su diario vivir y se refugian en los alimentos para evadir su realidad.

Tratamiento farmacológico: Este recurso puede ser una herramienta de inicio que el profesional de la salud dispone en casos específicos.

Cirugía de la obesidad: Sólo se plantea en casos de obesidad mórbida (obesidad patológica grave).

La obesidad es el resultado del consumo de una cantidad de calorías mayor que la que el cuerpo utiliza, lo que se traduce en una acumulación excesiva de grasa en el cuerpo, en relación con la masa muscular.
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 5816 veces