Inicio > Noticias > 2004 > Mujer discapacitada da ejemplo de fortaleza

Mujer discapacitada da ejemplo de fortaleza

Una nueva muestra de fuerza ha demostrado una mujer discapacitada. Pese a sus problemas físicos, ahora le ganó a la obesidad mórbida

Desde niña, Patricia Rocha le hizo frente a su enfermedad. A raíz de una poliomelitis, sus piernas fueron perdiendo movimiento y continuó su vida en una silla de ruedas.

Todo normal, pero la angustia la llevó a pesar 115 kilos. Ella se transformó en uno más de los casos de obesidad mórbida que afectan al país.

"Se te dificulta todo el doble, mucho más. Yo necesité de terceras personas durante casi tres años", cuenta Patricia, cuya discapacidad nunca consiguió derrotarla pero su sobrepeso sí le ganó la batalla. Dejó de trabajar y quedó postrada en su casa.

La mujer relató que "desde que tengo uso de razón, he vivido mentalizada que soy una persona discapacitada, pero no inútil. El hecho de engordar me volvió discapacitada e inútil al mismo tiempo".

Sin embargo, retomó fuerzas y decidió hacerle frente a esta nueva enfermedad iniciando un tratamiento e instalándole un balón intragástrico. Bajó 40 kilos y logró ponerse de pie.

"Dije no, si yo pude superar mi discapacidad física, mi secuela de polio y me paré de la silla de ruedas una vez, tengo que poder ahora. Simplemente lo que tengo que hacer es adelgazar", acotó Patricia quien ahora realiza sus actividades en forma normal, pero su caso no es aislado.

Los discapacitados tienen un riesgo mayor de adquirir sobrepeso porque gastan menos energía y toda la comida extra que consuman se transforma en grasa.

A juicio de la nutrióloga del Hospital Clínico de la Universidad de Chile, Karin Paprieto, "la obesidad en el discapacitado es un problema más difícil de solucionar porque no se cuenta con una de las herramientas más importantes en el tratamiento de la obesidad, cual es el ejercicio físico".

Esto es un problema doble para ellos. La obesidad afecta su proceso de rehabilitación y al igual que las personas no discapacitadas, corren el riesgo de generar una serie de enfermedades, que también enfrentan los niños de la Teletón.

Hace dos décadas, la mayoría sufría de desnutrición. Esa situación se ha revertido y hoy un porcentaje importante tiene sobrepeso. Eso ha obligado al Instituto Teletón a formar un equipo multidisciplinario para enfrentar este problema.

Es lo que le pasó a Kimberly, quien fue la niña símbolo de la Teletón 2002 y desde entonces ha subido alrededor de 12 kilos.

El apoyo para los niños incluye también un psicólogo porque, como en todos los casos, el sobrepeso va de la mano con algún trastorno psicológico.

Según explicó la nutricionista del Instituto Teletón, Katherina Fuentes, "en el caso de nuestros niños que están aquí para rehabilitarse, al ver ellos mismos que les cuesta mucho más poder rehabilitarse, que le cuesta mucho más todo su aparato locomotor poder moverlo, ellos pueden empezar caer en este estado ansioso",.

Por eso deben controlar su peso y su alimentación, para no legar a casos extremos y mantener siempre una sonrisa.

Una nueva muestra de fuerza ha demostrado una mujer discapacitada. Pese a sus problemas físicos, ahora le ganó a la obesidad mórbida
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 9700 veces