Inicio > Noticias > 2004 > Mientras menos se duerme más se aumenta de peso

Mientras menos se duerme más se aumenta de peso

El estudio comprobó que las personas que tienen entre 32 y 59 años de edad y duermen cuatro horas o menos por noche, tienen un 73 por ciento más de probabilidades de ser obesas

Mientras menos duerme una persona, mayor es la probabilidad de que aumente de peso, según un nuevo estudio presentado hoy por la Asociación Norteamericana para el Estudio de la Obesidad (NAASO, siglas en inglés).

El estudio comprobó que las personas que tienen entre 32 y 59 años de edad y duermen cuatro horas o menos por noche, tienen un 73 por ciento más de probabilidades de ser obesas que aquellas que duermen entre siete y nueve horas cada noche.

Las personas que duermen cinco horas tiene un 50 por ciento más de probabilidades de obesidad que aquellos que duermen toda la noche. Aquellos que duermen seis horas tienen un 23 por ciento más de probabilidades de sufrir sobrepeso.

"Los resultados son opuestos a lo que intuíamos, porque una persona que duerme menos naturalmente quema más calorías", señaló el jefe del equipo investigador, James Gangwisch. "Pero creemos que tiene más que ver con qué le pasa al cuerpo cuando se le priva de sueño, que con la cantidad de ejercicio físico realizado".

El estudio, que abarcó a 18.000 personas, demostró una clara relación entre el riesgo de ser obeso y el número de horas que duerme la persona cada noche, incluso luego de tomar en cuenta factores como depresión, actividad física, consumo de alcohol, raza, nivel de educación, edad y género.

Según los investigadores, la privación de sueño hace que baje el nivel de leptina, una proteína sanguínea que suprime el apetito. También parece afectar al cerebro en su percepción acerca de si ha tenido suficiente comida. Un menor sueño también eleva los niveles de grelina, una sustancia que hace que la gente quiera comer.

Gangwisch cree que la razón puede estar en el mecanismo evolutivo que motivaba a los seres humanos a almacenar grasa durante los meses de verano, cuando las noches eran cortas y la comida abundante, un mecanismo de supervivencia para que el cuerpo se preparaba para los oscuros meses de invierno, cuando había menos alimentos disponibles.

"Como resultado, dormir menos podría considerarse un detonador para que el cuerpo aumente la ingesta de comida y almacene grasa", afirmó.

El estudio fue presentado como parte de un esfuerzo conjunto de NAASO y la Asociación Americana de Diabetes, para crear conciencia en Estados Unidos por el creciente problema de la obesidad y trastornos de salud relacionados con esta afección.
El estudio comprobó que las personas que tienen entre 32 y 59 años de edad y duermen cuatro horas o menos por noche, tienen un 73 por ciento más de probabilidades de ser obesas
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 4906 veces