Inicio > Noticias > 2004 > Más lechuga y menos papas fritas

Más lechuga y menos papas fritas

Los restaurantes de servicio rápido buscan sacudirse el estigma de servir ‘comida chatarra’ y agregan ensaladas y otros alimentos saludables a sus menús

Con la presión por lucir bien y el aumento de la popularidad de las dietas, los restaurantes de hamburguesas y papas fritas han tenido que cambiar sus menús para incluir desde los emparedados de pollo a la parrilla con pan integral hasta ensaladas tipo oriental.

Aunque las compañías de comida rápida no aceptan que el cambio en sus menús tenga que ver con una estrategia de marketing y aseguran que simplemente están contribuyendo a “una necesidad” de sus clientes por comer más sano, los grupos que promueven la alimentación sana sostienen que éstas sólo buscan mantenerse en el mercado.

La Asociación Nacional de Restaurantes (NRA) asegura que varios restaurantes de comida rápida o de quickservice, como esta industria los denomina, han cambiado su estrategia de marketing para tener una variedad de menús más saludables, una práctica que, según la organización, se vienen realizando desde hace varios años.

Katharine Kim, portavoz de la NRA, explicó que el compromiso de la industria restaurantera siempre ha sido promocionar una vida más saludable ofreciendo en el menú opciones con platillos que tienen menos calorías y brindando al cliente una tabla de ingredientes en las comidas.

“Mientras que el 76% de todos los alimentos está conformado por comidas hechas en casa, cuando las personas salen a comer los 878 mil restaurantes de la nación responden a la demanda de los consumidores de ofrecer más opciones en el menú”, dijo Kim.

Las cadenas de restaurantes de comida rápida que han sido presionadas por el público para que ofrezcan opciones más nutritivas han tenido que agregar más opciones en el menú.

Por ejemplo, McDonald’s Corp., la cadena más grande de comida rápida, incluyó el año pasado en su menú las Premiun Salads. Estas ensaladas contienen ingredientes más saludables —como espinacas y la opción de pollo frito y asado— que pueden ir acompañados con aderezo Newman’s Own. Además, también ofrecen una ensalada de frutas con yogur que todavía no está disponible en todos los mercados.

Esta cadena de restaurantes actualmente también ofrece en su menú dos hamburguesas servidas con pan integral: McVeggie y hamburguesa con pollo a la parrilla.

“Por más de 50 años McDonald’s ha tratado de ofrecer la comida que el consumidor está buscando, desde una hamburguesa con su refresco hasta un postre”, dijo Rick Marroquín, director de marketing de McDonald’s USA, la cadena que tiene más de 30 mil locales y sirve a 47 millones de clientes diarios en aproximadamente 120 países.

Por su parte, la cadena de restaurantes Burger King ha incluido cuatro tipos de ensaladas, una hamburguesa vegetariana y cuenta con la ayuda de expertos en nutrición.

“El cambio en el paladar de las personas nos ha empujado a tener una mayor variedad de platillos bajos en calorías o más saludables que estuvieran a la par de las necesidades de los clientes”, explicó Joanne Lichten, experta en nutrición y enfermera registrada de Burger King, quien señaló también que a principios de este año se presentó la nueva hamburguesa Whopper sin pan.

Burger King sólo se limitó a hablar de los menús que ofrece, ya que considera que los nuevos platillos sólo obedecen a una necesidad de sus clientes.

A pesar de que La Opinión trató de ponerse en contacto con las cadenas Wendy’s y Jack in the Box, éstas no devolvieron las llamadas hasta el cierre de esta edición. Sin embargo, la NRA envió a La Opinión una lista de los cambios que ha implementado Wendy’s en su menú.

Esta cadena está poniendo a prueba su nueva campaña de publicidad llamada “Four Under 10”, cuatro combinaciones de comidas por menos de 10 gramos de grasa. Además, está ofreciendo la opción de fruta en los menús para niños —Kids Meals—, entre otros.

En años recientes los restaurantes de comida rápida han sido blanco de ataques de grupos promotores de una alimentación más sana, que los responsabilizan del alto incremento en el índice de obesidad en el país. Entre ellos se encuentra The Green Guide, un grupo que está en contra de la alimentación que se ofrece en este tipo de restaurantes.

Por ejemplo, en mayo pasado Morgan Spurlock presentó el documental Super Size Me, que monitorea a una persona que goza de excelente salud y que opta por ponerse a dieta durante 30 días comiendo sólo hamburguesas de McDonald’s. La persona termina deprimida, obesa y sin apetito sexual.

“Nuestra elección de nuevos menús se debe a la necesidad de nuestros consumidores, nunca tratamos de responder a una acusación o estrategia de marketing, sino seguir sirviendo a nuestros clientes”, dijo Marroquín, quien a pesar de no contar con el porcentaje exacto del incremento en ventas en este tipo de comida, enfatizó que han aumentado en comparación con el año pasado.

Esta industria pronostica una derrama económica de 440,000 millones de dólares para este año, un incremento del 4.4% en comparación con 2003.

Los restaurantes de servicio rápido buscan sacudirse el estigma de servir ‘comida chatarra’ y agregan ensaladas y otros alimentos saludables a sus menús
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 5775 veces