Inicio > Noticias > 2004 > La obesidad infantil acorta la vida y predispone a desarrollar enfermedades de adultos

La obesidad infantil acorta la vida y predispone a desarrollar enfermedades de adultos

El sobrepeso en niños y adolescentes, que se ha duplicado y triplicado respectivamente en España en los últimos años, disminuye en dos y cinco años las expectativas de vida entre esa población y los predispone a desarrollar enfermedades propias de los adultos como la diabetes o la hipertensión

Según pusieron hoy de manifiesto en Granada especialistas durante el 27 Congreso Mundial de Medicina Interna, la obesidad en los adolescentes tiene fundamentalmente su origen en el aumento de las comidas altas en azúcar y grasa, la disminución de la actividad física y el consumo elevado de refrescos edulcorados.

Precisamente, el consumo diario de una lata de refresco edulcorado con azúcar, cuyas calorías necesitarían de 30 minutos de ejercicio físico intenso para ser quemadas, engorda 7,5 kilos al año en la mujer, explicó Wilhelmine Wiese, profesora de Medicina de la universidad estadounidense Wayne State, quien consideró la obesidad y el sobrepeso la "epidemia del siglo XXI", al ser más de mil millones en el mundo las personas que sufren alteración metabólica.

La prevalencia de la obesidad en la población de entre 12 y 17 años, explicó, ha aumentado de un 5 a un 13 por ciento en los varones y de un 5 a un 9 por ciento en las chicas, una circunstancia que afecta especialmente a Estados Unidos, donde un 10 por ciento de los niños preescolares tienen sobrepeso, la mitad de los cuales han desarrollado intolerancia a la glucosa y otros ya son diabéticos.

En el mundo, 22 millones de niños menores de cinco años presentan sobrepeso u obesidad, circunstancia que los expertos vinculan directamente con el consumo de comida rápida y el abuso televisivo por la inactividad física que esa práctica conlleva.

Por contra, la dieta mediterránea, acompañada del ejercicio físico y el no fumar y beber alarga la expectativa de vida hasta diez años más, según Wiese.

En España, más de la mitad de la población presenta exceso de peso y un 17 por ciento obesidad, alteraciones metabólicas que tienen una mayor incidencia en Andalucía, Canarias y Galicia.

Aunque la genética propicia la obesidad -no todos los grupos étnicos tiene la misma tendencia al sobrepeso-, una mala nutrición de la mujer durante el embarazo predispone a la obesidad al niño, pese a que en esas circunstancias suele nacer con menos peso de lo habitual, según explicó Manuel Serrano-Ríos, jefe del Servicio de Medicina Interna del Hospital Clínico de Madrid.

España, dijo, "no se libra de la epidemia creciente" con la que definió el vínculo cada vez mayor de la obesidad y la diabetes de tipo 2.

El síndrome metabólico, como se denomina a la suma de varios factores que multiplica el riesgo y la mortalidad cardiovascular, afecta al 22 por ciento de la población española de más de 40 años, y aumenta de forma progresiva hasta los 65 y 70 años.

Según Serrano-Ríos, es más prevalente en individuos con diabetes mellitus tipo 2, hasta el 60 y 70 por ciento, y en los pacientes con enfermedad cardíaca en el 37 por ciento de los casos.

El facultativo alertó del aumento en la prevalencia de este síndrome en los niños y adolescentes.

El 40 por ciento de los niños y adolescentes que sufren sobrepeso presenta enfermedad múltiple, cifra que asciende al 50 por ciento en el caso de las personas con obesidad manifiesta.

La prevención de ese síndrome se sustenta en una dieta equilibrada y el ejercicio físico, según el especialista, quien precisó que caminar 30 minutos a buen paso puede reducir más de la mitad la diabetes mellitus tipo 2, mientras que una dieta baja en grasas saturadas y con restricción de los hidratos de carbono y el alcohol disminuye la aparición de la obesidad.
El sobrepeso en niños y adolescentes, que se ha duplicado y triplicado respectivamente en España en los últimos años, disminuye en dos y cinco años las expectativas de vida entre esa población y los predispone a desarrollar enfermedades propias de los adultos como la diabetes o la hipertensión
Evaluación actual: 0 (0 votos)
Nota vista: 4764 veces